Recientemente al leer un enjundioso estudio legal del profesor de Derecho Administrativo y Constitucional Dr. José Ignacio Hernández de nuestra querida Universidad Central de Venezuela, UCV, el cual considero impecable y totalmente ajustado a la verdad jurídica, llegamos a entender con exactitud la gravedad de nuestra situación y lo difícil que representa tomar una decisión ajustada por igual a los requerimientos políticos y jurídicos, que no siempre van de las manos juntas, que contribuyan en la práctica de los hechos a solventar los graves problemas que sufre en la actualidad el bravo pueblo de Venezuela.

La oposición venezolana no escapa de esa crisis integral que está consumiendo al país. Sin embargo es importante hace notar como un hecho altamente positivo, que se concreta un esfuerzo de trabajo diario, de consultas, discusiones, de aportes de diversos sectores económicos, empresariales, trabajadores e intelectuales, jóvenes estudiantes universitarios, tecnócratas, parlamentarios y dirigentes políticos, plasmados en el PLAN PAIS, promovido por la dirigencia del Frente Amplio Venezuela Democrática, y cuyo acto de presentación fue realizado exitosamente en el Teatro Chacao de la ciudad de Caracas, teniendo un gran amigo de siempre el Dr. Antonio Ecarri, abogado, y actual vicepresidente del partido Acción Democrática, la presentación oficial del acto. Ya tenemos un plan para gobernar y construir la nueva Venezuela democrática y pluralista que todos aspiramos como la cristalización de un sueño colectivo.

Te puede interesar

Ahora bien, estamos atravesando un nuevo capítulo de nuestro “vía crucis” colectivo. Nuevamente hacen aparición en el escenario político las actitudes emocionales, radicales y extemporáneas, que se asemejan a una especie de “panal de abejas”, cuando hay mucha producción de miel, todas las diversas especies de ellas se acercan a tratar de disfrutarla a cualquier costo para saciar sus deseos, así no hayan aportado nada.

La diferencias se tensan entre los partidarios de dos posiciones políticas, una quienes no tienen nada que ver con la Asamblea Nacional, único órgano vigente originario por ser producto de una elección popular y democrática, que ha sido tan vilipendiada ,agredida y dividida, desde las aceras de Nueva York, Madrid, Miami y del este de Caracas, quienes ahora le reclaman, ordenan y imponen sus ideas, como poseídos por el “poder omnímodo de los dioses del Olimpo” y otras que defienden el derecho de la AN de tomar sus propias decisiones políticas sean acatadas por encima del interés político grupal, aplicando sus propias atribuciones legales, autónomas. soberanas y políticas constitucionales competentes del propio cuerpo democrático.

Pero que, también haciendo uso de un doble discurso, los primeros y sus propios socios del proyecto político, se adelantan a emitir juicios de valor, aludiendo que están seguros que la AN no acatará su llamado y por lo tanto se debe exigir al TSJ en exilio, designado por decisión soberana de la misma AN, para que el cuestionado Presidente de ese cuerpo, por tener doble nacionalidad española-venezolana, prohibida por la constitución y que hasta el presente, a pesar de sus vanos ofrecimientos no ha demostrado nada a su favor, asuma la presidencia del “gobierno de transición” del cual tantos se han hecho eco. Listo cuadrada la jugada, y la maniobra, ellos se harían “dueños del país”, y sus “socios” a disfrutar de las futuras prebendas de “gobernar para todos”. Bueno en teoría, porque su destino son las “cómodas habitaciones” de la ‘Tumba’ en el SEBIN, si se encontraran en el país., porque no creo que ninguno que viven en el exterior, en estas condiciones regresen a Venezuela. “Cachicamo trabaja pa’lapa”, O es que creen que el régimen no hará nada.

Yo tengo plena confianza en la dirección política de los partidos Acción Democrática, Voluntad Popular, Primero Justicia, Nuevo Tiempo, de los dirigentes del Frente Amplio, y en las propias consciencia de los integrantes de la genuina representación popular, los valientes Diputados, que han logrado soportar el martirio de la represión, amenazas físicas y psicológicas, como ejemplo el caso de Juan Requesens, además de estar ellos tres años sin cobrar dieta alguna, trabajando de gratis y corriendo los riesgos de la persecución política permanente en su contra, como por ejemplo tener prohibido viajar en los aviones del estado. También ellos deberán analizar políticamente las sugerencias y documentos enviados por venezolanos que actúan de buena fe, y tomar su decisión soberana, sin interferencia de nadie en especial, mucho menos sin chantajes de grupos, la cual en nuestro caso personal la acataremos y haremos su difusión democrática en la comunidad venezolana en el exterior. ¿Somos o no democráticos?

Debemos hacer énfasis en preservar por encima de cualquier circunstancias o conveniencias grupales, la condición constitucional y vigencia de nuestra Asamblea Nacional, el fin de Maduro y su dictadura, no puede estar sujetos a los presuntos “días o fechas históricas finales” que cada rato existe en algunas “mentes lucidas” para fijarla como “Ahora o nunca, si podemos”. Este proceso no tiene fecha ni calendario, solo las propias realidades y la dirección política acertada de la fuerza opositora, con sentido amplio y de unidad de participación, logre construir una verdadera Alianza Nacional de convergencia democrática, que promueva la derrota política, electoral, y estratégica de la dictadura castro comunista que dirige a Venezuela. Las pretensiones caudillistas y supra personales deben ser execradas como una forma de hacer política transparente, así como la manoseada manipulación del lenguaje de “colaboracionistas” a quienes no aceptan sus designios esotéricos.

La salida de Maduro es un reto permanente, sea cual fuere los tiempos, ellos no se quedarán con los brazos cruzados, y utilizaran todos los mecanismos de presión y chantaje, por encima de la retro violada Constitución Bolivariana, para afirmarse en el poder. Cuba necesita a Venezuela económicamente para seguir sobreviviendo en el espacio, y hará todo lo posible para que esto ocurra, y si le facilitamos el final de juego, ellos serán los dueños definitivos del país. Sea Maduro o no presidente. Cualquier “payaso o títere” cumplirá sus funciones al igual que su antecesor.

Pero nunca debemos perder la fe, la confianza para continuar luchando por la victoria final de quienes proponemos y defendemos una democracia real con libertades económicas y sociales. Así que Maduro, ve preparando tus maletas porque así lo quiere la inmensa mayoría de venezolanos. A la comunidad internacional agradecidos por su continuo apoyo y solidaridad. Maduro te queremos fuera, “Chao Chiguire contigo”

¡Es la hora de la madurez política y no de las aventuras destempladas!

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas