Qué podrá lograr Raúl en dos meses que no hayan logrado él y la cúpula cubana en 60 años. Casi nada o quizás todo. La decisión de aplazar su mandato por escasos 50 días tiene más conjeturas que respaldo. El mandatario cubano ha suscrito hasta la saciedad y de forma pública que Cuba no cederá un ápice en su soberanía ni en sus principios, pero que sí se iba en febrero de 2018. Ahora se va en Abril sin otro escudo que un huracán que pasó hace seis meses y del que sólo explicaban sus avances y victorias, mientras la economía real sigue en caída libre.

El ápice de Raúl es el que sí se ha movido, dos meses más. Siendo condescendiente con unos y con otros dentro de su propio partido (y familia) que ahora está liderado desde las dos necesidades más perentorias del país: la economía y la incipiente profesionalización de sus opositores.

Si los poderes facticos cubanos mantienen a Raúl en su puesto un poco más es porque necesitan ganar tiempo para una acción concreta que nada tiene que ver con elecciones y sí con el pulso monetario y cambiario de un país cuyo gobierno solo tiene el asidero de las inversiones interesadas.

Raúl no dejará un legado económico, ni una situación productiva mejor que cuando tomó las riendas de Cuba con un sentido más pragmático que ideológico.

Cuba está en ruinas y esa situación no se arreglará en dos meses. Por eso la posposición de su mandato, escondida bajo una excusa inesperada e inverosímil, ha causado estupor más fuera que dentro. Los cubanos de a pie no saben que el país necesita más de 2.000 millones de dólares anuales de inversión extranjera para que la economía crezca. Tampoco son del todo conscientes de que la escalada de inversiones turísticas vas en detrimento del envejecido e insuficiente parque de viviendas.

El pueblo cubano imagina los privilegios de la clase dirigente y militar del país, pero no tiene acceso masivo a medios de prensa que le aporten información objetiva. Los habitantes de la Isla saben que el Producto Interno Bruto es bajo, pero no saben que la familia Castro gestiona la totalidad de la economía de la Isla.

Al sucesor de Raúl Castro le esperan dificultades inenarrables, pues no solo tendrá que levantar la economía con los mismos que la han mantenido en la ruina, también tendrá que soportar lo que hagan durante los dos meses de prórroga de su mandato.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué decisión debe tomar el Gobierno de EEUU con las familias de inmigrantes indocumentados en la frontera?

Mantener a las familias unidas bajo detención
Mantener a las familias unidas bajo supervisión
Detener a los padres y mantener a los menores bajo supervisión
ver resultados

Las Más Leídas