Esta época que comienza con el Día de Acción de Gracias es simplemente maravillosa. Todo conspira para que en los hogares se respire un aire diferente, más fraternal y de nuevos tiempos para acercarnos aún más a la familia. Es ese el eje primordial de donde nace todo, en donde está aquello que no puede comprarse ni adquirirse, por más dinero que se posea.

No hay nada que no pueda soñarse, ni meta que quede lejos si se cuenta con el amor de quienes nos rodean. Debemos agradecer, confiar y dar todo de nosotros, y para ello no es necesario hacer de esta celebración una competencia de regalos, ni hacer de lo material el centro de la Navidad que ya está a la vuelta de la esquina.

Y aunque muchas veces pensemos que esta celebración no es igual sin un buen regalo, debemos caer en cuenta de que eso no es lo realmente importante, aunque vivamos en una sociedad que se ha encargado de imponer tradiciones meramente comerciales. Nada puede compararse al abrazo de una madre, a la palmada en el hombro de un tío o simplemente a la risa del más pequeño del hogar. Eso, señores, es lo valioso de este camino al que se llama vida.

Nada más caluroso que un buen deseo, una postal escrita a mano o el simple abrazo que podría darse en cualquier momento, a cualquier persona. Hay que vivir y dar gracias, muchas gracias, porque aunque a veces no tengamos idea de que contamos con todo lo necesario para ser felices, sí lo somos y hay que aprender a apreciarlo, valorarlo y agradecerlo cuando aún hay tiempo para hacerlo.

Hay que dejarse envolver por el calor de estas fechas y tratar de mantenerlo. La cuenta regresiva para que inicie un nuevo periodo se agota, pero aún hay tiempo para cumplir todos los propósitos, proponerse hacer de usted una mejor versión y nunca dejar de apostar por la grandeza de cada persona, sin importar cuales sean sus circunstancias de vida.

Es simple, muy simple. Ofrecer para recibir, pero siempre hacerlo desde el corazón. No importa de qué manera aparezca la ayuda o el gesto amable, por muy pequeño que sea, con seguridad, hará el bien en alguien, y esa suerte de emoción retornará a quien la ideó. Porque esa es la magia y el misterio de la vida.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál cree que es la principal preocupación de los residentes de Miami-Dade y Broward?

Inmigración
Vivienda
Transporte
Economía y finanzas personales
Empleo
Servicios de salud
Otro
ver resultados

Las Más Leídas