BOGOTÁ.- DIANA LÓPEZ ZULETA
@dianalzuleta
Especial

La nación indígena más grande de Colombia, Wayúu, establecida en el extremo norte de Colombia, muere de hambre y sed porque el río madre de la región fue represado y su agua privatizada para el servicio de la industria agrícola y la explotación de la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo.

Las cifras han conmovido al país: más de 37.000 niños indígenas sufren de desnutrición en esa zona (departamento desértico de La Guajira) y al menos 5.000 han muerto de inanición, aunque autoridades tradicionales Wayúu, como Armando Valbuena, sostiene que el número de pequeños muertos de hambre se acerca, en realidad, a los 14.000.Y la mortalidad no se detiene.

Niños Wayúu

Múltiples problemas aquejan a los niños de la nación Wayúu  (Gonzalo Guillén) 

El Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez tuvo linaje Wayúu por parte de madre y la influencia de esa cultura está presente en una buena parte de su obra.

La dimensión de la tragedia Wayúu no tiene cifras precisas debido a que la mayor parte del territorio que ocupa esta nación de origen prehispánico carece de control y presencia estatal colombiana efectiva.

La mayor parte de los niños que mueren no alcanzan a llegar a los centros de salud para ser atendidos debido a que deben caminar enormes distancias por el desierto por carecer de mejores medios de transporte.

Niño Wayuu

Niño Wayúu con un problema visual (Gonzalo Guillén) 

Por esta misma situación, más de la mitad de los niños que han muerto de inanición no son inscritos en el registro civil al nacer y sus fallecimientos tampoco son reportados. Por tanto, el gobierno no tiene cifras reales.

Niños Wayúu

Muchos niños Wayúu tienen bajo peso y problemas de desnutrición (Gonzalo Guillén) 

La Guajira, una península desértica, es la región más septentrional de Sudamérica.

El acceso al agua

Los Wayúu no tienen acceso al agua porque el río Ranchería (único de la región) fue secado en su totalidad y sobre su lecho muerto hoy transitan carros y animales carga. La etnia vive en condiciones paupérrimas, carece de alimentos y de servicios básicos como electricidad, acueducto, salud y educación.

Esto ocurre a pesar de que La Guajira, con una población de 500.000 habitantes, durante los últimos 20 años ha recibido más de 1.000 millones de dólares en regalías por la extracción de sus recursos naturales (carbón y gas), además del dinero que le corresponde cada año del presupuesto nacional. La mayor parte de ese dinero es robado por la corrupción que domina las administraciones públicas locales.

El Gobierno colombiano destina desde Bogotá recursos para la etnia Wayúu pero no llegan a los indígenas. Por ejemplo, el Programa de Alimentación y Nutrición –PAN- cuya inversión anual es de más 15 millones de dólares, se queda atrapado en redes de corrupción que lo capta ilegalmente y ha sido utilizado para recoger votos en campañas políticas, denunciaron Armando Valbuena y Javier Rojas Uriana, los voceros Wayúu.

En medio de esta situación que la estatal Defensoría del Pueblo (órgano gubernamental encargado de la defensa de los derechos humanos) ha calificado en un informe oficial como “crisis humanitaria”, la comunidad Wayúu acudió por primera vez a la Comisión Interamericana de Derechos Humamos –CIDH–, de la OEA, con sede en Washington, para que tutele sus derechos fundamentales.

En efecto, el 6 de febrero de 2015, a través de su representante legal, Javier Rojas Uriana, y cinco autoridades tradicionales indígenas, pidió a la CIDH dictar medidas cautelares urgentes que le permitan recuperar el uso del único río que poseen y con ello detener la actual mortandad por inanición de niños y adultos mayores.

Mujer Wayúu

Mujer Wayúu se dirige a buscar agua con un bidón (Gonzalo Guillén) 

El acompañamiento legal de la gestión judicial internacional está a cargo del Consultorio Jurídico de la Universidad de Bogotá  Jorge Tadeo Lozano, dirigido por la abogada Carolina Sáchica Moreno, quien elaboró la solicitud legal de medidas cautelares. Esta demanda pretende que el organismo interamericano ordene la apertura inmediata de las compuertas que restringen el paso del agua del río Ranchería, que es acumulada en la represa El Cercado.

La comunidad Wayúu

Toda la comunidad aprovecha cada gota de agua de la que dispone (Gonzalo Guillén) 

De acuerdo con Sáchica Moreno, el agua del río, un bien público, fue privatizado y la primera consecuencia de ello es el proceso de exterminio en que se encuentra esta etnia colombiana, sumida en la miseria y el abandono.

La mayor parte del río quedó completamente seco, pues su caudal hoy está destinado exclusivamente a grandes haciendas del sur de La Guajira y a las operaciones industriales de las minas de carbón a cielo abierto de Cerrejón.

El sustento legal

El pedido a la CIDH se acoge a legislación internacional y nacional, y en estudios de la Defensoría del Pueblo y la Contraloría General de la República, según los cuales los primeros destinatarios del agua deben ser siempre (sin excepciones de ninguna clase) los seres humanos y solamente después de que ellos la tengan garantizada a satisfacción, los excedentes que resulten pueden ser usados en menesteres agrícolas, industriales y otros.

De acuerdo con el escrito judicial, además de pedir la apertura inmediata de las compuertas de la represa para que el agua llegue cuanto antes a los indígenas, se pide que se ordene suspender de manera inmediata las tomas de agua de La Guajira que Cerrejón obtiene de otras fuentes públicas distintas al río, principalmente subterráneas, hasta que una evaluación técnica idónea e imparcial determine si después de abastecer satisfactoriamente a los seres humanos en la región, quedan excedentes de agua para destinarlos a la agricultura a gran escala y la explotación de las minas de Cerrejón.

Una mujer mira desde lejos a la represa

Una mujer Wayúu mira desde lejos a la represa, con toda el agua que tanto le cuesta obtener a su comunidad (Gonzalo Guillén) 

 “Esto, con el fin de que la comunidad Wayúu pueda acceder y disfrutar de forma segura, indefinida, prioritaria y exclusiva del agua, un bien de uso público que hoy se encuentra en una represa a la cual los indígenas no tienen ningún acceso”, declaró Sáchica Moreno.

Un documental inédito que acaba de terminar el periodista colombiano Gonzalo Guillén, El río que se robaron, será utilizado como prueba judicial para ilustrar a la Comisión sobre los hechos denunciados a través de imágenes sobrecogedoras de La Guajira y testimonios de víctimas y victimarios.

El río que se robaron será estrenado próximamente en un canal de TV de Miami.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.98%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.6%
26786 votos

Las Más Leídas