miércoles 3  de  julio 2024
NARCOTRÁFICO

Sobrinos de Cilia Flores revelaron los detalles de su detención

Aseguran que cuando los detuvieron pensaron que estaban siendo raptados porque “los secuestros son muy comunes en Venezuela”

JESSICA CARRILLO MAZZALI
NUEVA YORK.- ESPECIAL

A través de una declaración jurada que usará la defensa de Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores De Freitas como estrategia para suprimir, del grupo de evidencias, las declaraciones dadas por los acusados durante su detención y antes de ser presentados ante el Juez, los sobrinos Flores relataron con detalle el momento en el que la DEA los arrestó en Puerto Principe, Haití, el 10 de noviembre de 2015.

Los abogados presentaron varios documentos en conjunto y allí esgrimen las razones por las que estos interrogatorios deben ser descartados como evidencia. Aseguran que a los acusados se les violó el derecho a una presentación expedita. Pues a su juicio, no había ninguna emergencia u otra exigencia que justificara el retraso de 57 horas en su presentación ante un magistrado. Esto basado en el caso Corley v. Estados Unidos, donde la Ley Federal permite la supresión de una confesión voluntaria hecha con más de seis horas después de la detención, pero antes de la presentación de un magistrado, como consecuencia de la demora excesiva en la presentación.

Además, sostienen que las declaraciones se obtuvieron sin que los acusados conocieran sus derechos.

La detención ocurrió en un hotel cercano al aeropuerto de la capital del país caribeño. Los sobrinos Flores se encontraban allí en una reunión que había sido pautada para las 9:00 am de ese 10 de noviembre.

“A las 9:45 de la mañana, aproximadamente, el hombre con el que estábamos reunidos nos dejó para ir al baño. Apenas se fue unos 20 hombres fuertemente armados irrumpieron en la habitación. Estaban vestidos con ropa de estilo militar negra y usaban pasamontañas para cubrirse el rostro. Eran hombres armados con granadas, rifles de asalto y pistolas que no portaban ninguna identificación, insignia o algún distintivo visible en su ropa o equipo. Nunca se identificaron como oficiales de ningún cuerpo de seguridad y nunca llegué a pensar que pudieran serlo”, relata Franqui Francisco Flores De Freitas en su declaración jurada.

Flores De Freitas, narró que los oficiales trataron de esposarlo y él se molestó. Al resistirse, algunos de los oficiales lo apuntaron con sus armas a la cabeza. Campos Flores también fue esposado. También recalcó que para el momento de su “secuestro”, así califica la detención, no había comido nada desde la noche anterior.

“Pensaba que era un secuestro”

“No sabía por qué me habían raptado. Lo único que se me ocurrió es que estábamos siendo secuestrados para pedir un rescate o por razones políticas, debido a nuestra relación con el Presidente y la Primera Dama de Venezuela. Los secuestros son comunes en Venezuela y en las regiones cercanas. Personalmente conozco más de 15 personas en Venezuela que han sido secuestradas para pedir rescate. Dos de ellas fueron asesinadas por sus secuestradores. De hecho, una había sido asesinada por sus captores solo tres semanas antes de nuestro rapto —la mataron a pesar de que su familia pagó el rescate a los secuestradores. Yo estaba conmocionado y con mucho miedo de ser asesinado”, dijo el acusado.

Franqui Francisco Flores De Freitas narró que fueron llevados en autos separados a una casa en un vecindario residencial. Allí los retuvieron esposados en habitaciones separadas viendo hacia una pared. Asegura, que no le dieron ni agua, ni alimentos. Luego de unas cuatro horas aproximadamente, fueron trasladados a una estación de policía donde unos uniformados le quitaron las esposas, tomaron registro de sus huellas dactilares le tomaron una foto con un celular.  Asegura que Campos Flores pidió una explicación de lo que pasaba y solicitó hacer una llamada telefónica pero nadie respondió a sus peticiones.

“Cuando los oficiales se negaron a nuestras peticiones se reafirmó mi teoría sobre nuestro secuestro. Especialmente porque he oído que oficiales de policía participan en los secuestros en Venezuela”, dijo.

En el avión

El sobrino de la pareja presidencial venezolana detalló que fueron esposados nuevamente y llevados al aeropuerto donde los esperaba un jet. Una vez en el avión seis hombres vestidos de civil y sin placa o identificación visible los custodiaban. Allí Efrain Campos Flores pidió alguna explicación y solo respondió un hombre (que luego supieron que era el agente especial de la DEA Sandalio González) diciendo que le explicarían luego de salir del espacio aéreo de Haití.

“Durante el vuelo estuvimos esposados de pies y manos. Pude usar el baño del avión. Un agente abrió una bolsa de papas fritas y me ofreció. Yo no quise. Además de esa ocasión, no nos dieron comida en todo el día. Tenía mucho miedo y confusión’, comentó.

Según se lee en el documento, la DEA le mostró a Campos Flores un trozo de papel y les explicó que se trataba de una orden de arresto emitida en Estados Unidos. El agente especial González dijo que enfrentaban una sentencia que iba de 10 años a cadena perpetua. Luego de lo que les dijo el agente Campos Flores decidió cooperar  y fue llevado a la parte delantera del avión, mientras Flores De Freitas permanecía escoltado por dos hombres en la parte de atrás de la aeronave.

“Uno de los agentes empezó a hacerme preguntas. Antes de interrogarme los agentes no dijeron nada sobre mis derechos bajo la ley de los Estados Unidos. Ellos no leyeron, ni me dieron por escrito un resumen de mis derechos constitucionales. Yo no sabia que tenía el derecho de permanecer callado, el derecho de consultar con un abogado antes de responderle a los agentes o el derecho de tener un abogado libre de cargos si yo no podía pagar uno”, dijo Flores De Freitas.

Los derechos

Campos Flores volvió llorando del interrogatorio invitando a su primo a decir la verdad, tal y como él lo había hecho. Que los agentes le aseguraron que si cooperaban sería todo más fácil. Allí Flores De Freitas accedió a ir con los agentes a la parte delantera del avión, tal y como lo había hecho Efrain Campos Flores. González le dio un documento en español y le dijo que debía firmarlo por su propio bien. Se trataba de la “Advertencia de derechos”. Con su firma Flores De Freitas declaraba que conocía sus derechos constitucionales.

“Nadie, ni él ni ningún otro agente, leyó o explicó mis ‘derechos de Miranda’. Creyendo que de verdad estos agentes podrían ayudarme yo firmé el papel. Estaba nervioso, confundido y atemorizado. Habría firmado cualquier cosa para evitar morir en una prisión en los Estados Unidos”.

El documento muestra que la “Advertencia de derechos” fue firmada el 10 de noviembre a las 7:37 pm.

Para saber si esta estrategia de defensa fue efectiva es necesario esperar la respuesta de las otras partes de caso: Juez y Fiscalía. 

LEA TAMBIÉN:

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar