MIAMI.- JOSÉ PERNALETE/ DLA
jpernalete@diariolasamericas.com
@jpernalete

Para el periodista venezolano Leopoldo Castillo, el rumor extendido recientemente sobre secuestros de niños en su país, fue una estrategia del Gobierno para “que los sectores más extremistas mordieran el anzuelo” y aceptaran la idea de que la información que circula a través de las redes sea regulada por el oficialismo.

En los presuntos secuestros que fueron expuestos  en las redes, mostrando abiertamente los rostros de las supuestas captoras.

Al quedar desmentida esa versión, por parte de comunicadores especializados en investigaciones policiales, así como de autoridades locales, el Gobierno  en lugar de responsabilizar a los autores de la mala información, a través de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, aseguró que hay que regular las redes sociales.

En entrevista exclusiva con DIARIO LAS AMÉRICAS, el controversial periodista dijo estar seguro de que de que ese rumor fue expuesto y extendido por el Gobierno. Para el ex conductor del programa televisivo “Aló ciudadano”, el régimen bolivariano cuenta con una sistematización en “la forma como se manejan los rumores” para regarlos en las redes sociales.

“¿Qué genera eso? Reacciones como la de la fiscal [Luisa Ortega Díaz], ‘tenemos que regular las redes sociales’ […] toda acción política y reacción social venezolana hay que analizarla”.

El controversial periodista, de visita en Miami calificó de positivo que autoridades de la política local venezolana como el alcalde del municipio Sucre, del estado Miranda,  Carlos Ocariz, haya salido al paso por anticipado denunciando que en su jurisdicción no había registro oficial de ese delito.

Por otra parte, Castillo considera que lejos de lo que muchos piensan, en Venezuela “la situación no está estática, más bien hay una dinámica propia que se genera allí, pues no existe ni ha existido, ni siquiera en comparación con Cuba”.

LEA TAMBÍEN: La fiscal venezolana pide no hacer eco de falsos rumores de secuestros de niños

El comunicador apuntó que las diferencias que distan de la realidad venezolana con relación a otros países suramericanos que tienen sistemas de gobierno militarizados, es la presencia de lo que llamó “aparataje marxista”.

Asimismo señaló la técnica de movilización de la población, el control de la gente a través de los organismos de seguridad y la presencia “de un gobierno sin ética, que ha desaparecido 250.000 millones de dólares, que no se saben dónde están”.

Considera que en Venezuela existe una sustitución de élites políticas y económicas. Y “decir que no está pasando nada, no es así […] son detalles de los que hay que estar pendientes, para leerlos e interpretarlos”.

Aseguró que espera volver a la televisión porque no ha “guardado ni el guante, ni el bate”.

 Y finalmente instó a participar en las venideras elecciones parlamentarias venezolanas con el argumento de que “por donde haya posibilidad de expresar mi opinión y voluntad tengo que hacerlo, sea en marcha o en elecciones” dijo.

Agregó que los venezolanos son conspiradores por naturaleza, pero “que los mayores conspiradores están en el Gobierno”. 

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

El anuncio de la inminente reapertura de las escuelas públicas en Miami-Dade pone a muchos a pensar. ¿Y Usted?

Creo que es una decisión bien pensada y necesaria
Deberíamos seguir con las clases a distancia un poco más
Hay que volver a la normalidad y que cada uno se cuide y cuide a los suyos
Estoy altamente preocupado(a) por la reapertura y el riesgo de contagios
ver resultados

Las Más Leídas