Si alguna lección nos deja la afectación de fenómenos naturales como los huracanes, por ejemplo, es lo frágil que es buena parte de la tecnología a la cual le hemos confiado nuestras vidas.

Un hecho tácito es la incomunicación telefónica que está sufriendo Puerto Rico, tras el devastador paso del huracán María.

Pero los boricuas nos están enseñando que cuando no hay camino, sobre todo para la comunicación importante y útil, aún hay veredas por coger.

Y uno de esos atajos han sido los radioaficionados de la Isla del Encanto, quienes desde el 10 de septiembre ya estaban alistando sus equipos y antenas para lo que les venía encima.

Hoy día, esos voluntarios hablan entre sí con sus radios energizados con baterías de autos y a través de frecuencias en bandas de onda corta asignadas específicamente bajo licencia de la Comisión Federal de Comunicaciones.

De tal modo, han establecido enlaces con las principales oficinas de la Autoridad de Energía Eléctrica para coordinar las necesidades de cada brigada de técnicos desplegadas por el país.

Asimismo, ya están al habla con las autoridades gubernamentales y la Cruz Roja en la mitad del territorio, publicaba el pasado domingo la página web del diario Primera Hora.

Desde el viernes miembros de la Federación de Radioaficionados de Puerto Rico comenzaron a armar su red.

Gracias a una antena que instalaron en el barrio de Monacillos, en San Juan, se están enlazando con otros colegas afincados en ciudades ubicadas en la cordillera central como Caguas o en valles costeros del este como Bayamón, Arecibo, Río Grande, Fajardo, así como la Isla de Vieques.

También levantaban una repetidora en el municipio montañoso de Orocovis, en el centro del país, para establecer comunicación con el área sur de la isla.

Por otra parte, están al llegar a Puerto Rico 250 teléfonos satelitales solicitados por el gobernador Ricardo Roselló a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, conocida por sus siglas FEMA en inglés.

Eso aparatos serán usados de las máximas autoridades municipales en tareas de recuperación en poblados y ciudades del territorio, muchos de ellos aislados.

Tales teléfonos son móviles conectados directamente a un satélite de telecomunicaciones y funcionan aún cuando las líneas de comunicación terrestres estén interrumpidas.

Prestan servicios de voz, SMS y conexión a internet de banda ancha (2.4 - 9.6 kbps).

Sus precios oscilan desde los 340 a los 950 dólares por unidad.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas