MADRID.- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se mostró a favor de la vuelta de la competición del fútbol en el país, a pesar de que este vive un repunte de contagios y fallecidos por coronavirus COVID-19 en los últimos días, y aseguró que los equipos tienen "nóminas millonarias" que solo podrían pagar con el retorno de la actividad.

"No soy médico, pero entendemos que se podría empezar a permitir los partidos con ciertos criterios y sin aficionados en un primer momento", señaló Bolsonaro, que recalcó sobre todo las consecuencias económicas que está teniendo el parón.

Te puede interesar

"Los equipos de fútbol, como Flamengo o Palmeiras, tienen unas nóminas millonarias, no están recibiendo dinero de imagen, algunos equipos ya están reduciendo sus salarios. Y el fútbol no son solo los grandes jugadores; la gran mayoría de los futbolistas gana entre 10.000 y 15.000 reales, o 5.000 reales. Estas personas también están siendo perjudicadas", indicó.

Bolsonaro y exministro de salud.jpg
  El ahora exministro de salud de Brasil Luiz Henrique Mandetta, derecha, aplica desinfectante en las manos al presidente Jair Bolsonaro durante una conferencia de prensa en el Palacio Presidencial de Planalto en Brasilia, el 18 de marzo del 2020.

El ahora exministro de salud de Brasil Luiz Henrique Mandetta, derecha, aplica desinfectante en las manos al presidente Jair Bolsonaro durante una conferencia de prensa en el Palacio Presidencial de Planalto en Brasilia, el 18 de marzo del 2020.

En los últimos días, las muertes por coronavirus COVID-19 se han duplicado en Brasil. En las últimas 24 horas, el país sudamericano confirmó 751 fallecidos por COVID-19, la cifra diaria más alta hasta el momento. En total, han muerto 9.897 personas, según datos del Ministerio de Salud.

En medio de los estragos causados por la pandemia, Bolsonaro había criticado el cierre de los negocios como algo más perjudicial que el propio virus. La primera cuarentena no se decretó oficialmente hasta esta semana, cuando el número de fallecidos ya superaba los 7.000.

Desde el mes pasado, la pandemia golpea con tanta fuerza algunas ciudades que sus autoridades no estaban preparadas para verse desbordadas por los cadáveres, a pesar de que los gobiernos regionales impusieron medidas para frenar la propagación del virus.

Desde Manaos, en la Amazonía, hasta las aparentemente interminables ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro, las tumbas recién excavadas llevan semanas ocupándose rápidamente con los cuerpos de los brasileños que sucumbieron al COVID-19.

En Manaos, una ciudad de 2,2 millones de habitantes en la vasta región de la Amazonía, la oleada de muertes fue tan extrema que en un cementerio se abrieron zanjas como fosas comunes y en otro los ataúdes se apilaban unos sobre otros. Algunos querían enterrar a sus seres queridos mientras que otros optaron por la cremación.

FUENTE: Con información de Europa Press

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas