Los residentes del municipio de Calimete, en la provincia de Matanzas en Cuba, denunciaron desde el mes de abril la contaminación del agua en la localidad debido al deterioro de la infraestructura que se construyó en el central azucarero Jesús Rabí para procesar los desechos de la molienda.

Yoelkys Morales Acosta, habitante de la zona, explicó al periódico estatal Girón que “el agua salía turbia, fétida, con partículas verdosas; su consistencia era gelatinosa, y su color de un amarillo tan fuerte que manchaba las tazas sanitarias y los lavamanos”, informó Diario de Cuba.

Te puede interesar

“Por supuesto no podríamos utilizarla en los animales o el riego. Ahora la recibimos mediante carros cisterna que, aunque abastecen con regularidad, hasta el momento no resuelve la situación de la totalidad de los pobladores del central por la incapacidad de algunos para almacenarla”, añadió.

Para evitar esta situación, que afecta a más de 1.900 habitantes, poco menos de diez años atrás los responsables del central construyeron un sistema de lagunas “valorado en más de un millón de dólares que, utilizando técnicas de impermeabilización, permitiría purificar los residuales y utilizar el agua resultante de este proceso para el riego y fertilización de las plantaciones cañeras”, indicó el medio estatal.

Pero ese costoso complejo colapsó enseguida, dijo Oscar Luis García Peña, jefe de riego en la UEB de Atención a Productores Jesús Rabí, “porque se diseñó para procesar un volumen determinado de sustancias que resultó insuficiente al incrementarse la capacidad de molida de la industria, así como las producciones de mieles y alcoholes, lo cual provocó la obstrucción de los conductores”.

Añadió que “la dirección de (el grupo empresarial estatal) Azcuba determinó construir un nuevo proyecto de tratamiento a los residuales con técnicas modernas donde se tendrá en cuenta, además, las sustancias de desechos que pueda generar la Bioeléctrica que se edifica en áreas del central”, pero no se revelaron los plazos en que será realizado.

El director de la UEB Este Aprovechamiento Hidráulico Matanzas, Amaury Anchía Sánchez, comentó que tras analizar los pozos contaminados concluyeron “que la calidad del agua estaba dada por los cambios físico-químicos provocados por la descomposición de materia orgánica, producto de varios procesos industriales que se realizan en Jesús Rabí, y que con el transcurrir de los años pudieron acumularse”.

Los expertos alertan que el peligro va más allá de la contaminación del agua, pues “la descomposición de la materia orgánica subterránea emite gases hacia la superficie que pueden provocar otras situaciones desagradables como las quemaduras graves, producto de una reacción del fuego con el metano, el daño permanente al canal de Soplillar ubicado en la Ciénaga de Zapata, o las alteraciones a las zonas costeras”.

Milaida Hernández Álvarez, especialista municipal en gestión integral de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente, advirtió que “existe presencia de grasas e hidrocarburos, ácido clorhídrico, potasa, cachaza y todo tipo de residuos con un alto contenido de azúcar que al infiltrarse al manto freático pueden producir afectaciones a la salud humana”.

También esta situación puede provocar “la contaminación de la cuenca Hanábana, la pérdida de la biodiversidad biológica, la degradación de los suelos y por consiguiente la disminución de las producciones”, añadió Hernández.

En busca de nuevas alternativas para solucionar el problema del agua en la localidad, se perforó un nuevo pozo en la primera mitad de junio, pero se comprobó que el líquido allí almacenado tampoco resultaba apto para el consumo humano.

Durante el mes de abril del pasado año ocurrió una avería en el central que provocó el derrame de unos 268.000 litros de petróleo sobre las calles del poblado, aunque las fuentes oficiales declararon que no hubo ningún impacto medioambiental, ni en el manto freático, ni en el suelo de la región.

FUENTE: Con información de Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las escuelas deben mantenerse abiertas y solo cerrar las que estén comprometidas con casos de coronavirus 29.02%
Deben volverse a cerrar todas las escuelas ante el riesgo de que aumente la propagación del virus 22.19%
Si se cumplen los protocolcos establecidos no debe producirse un incremento de los contagios 17.19%
Los padres necesitan las escuelas abiertas para poder trabajar y regresar a la normalidad 13.93%
Lo único que va a detener al COVID-19 es la responsabilidad individual de protegerse del contagio 17.66%
3001 votos

Las Más Leídas