viernes 27  de  enero 2023
CUBA

Cayo Largo del Sur, en la turbia red 'offshore' del régimen

Muy poco se conoce de los términos del acuerdo firmado y anunciado por la prensa oficial, para la explotación durante 10 años de esta zona de relevancia económica

Por DARCY BORRERO BATISTA

MIAMI.-La cadena hotelera Blue Diamond Resorts y el Grupo Gran Caribe S.A. son las primeras entidades no estatales a las que Cuba cede el desarrollo total de una zona turística de alta relevancia económica, pero poco se conoce sobre el conglomerado y los términos del acuerdo establecidos por el régimen.

El proyecto consiste en la gestión conjunta de todas las instalaciones hoteleras y extrahoteleras de Cayo Largo del Sur [segunda isla en importancia perteneciente al archipiélago de Los Canarreos, al sur de Cuba, del que también forma parte isla de Pinos, actual isla de la Juventud] por 10 años, en un área de 37,5 km² y 25 kilómetros de longitud, con el valor añadido de ser playa casi en su totalidad.

La noticia fue presentada con grandilocuencia por el medio oficial Cubadebate en mayo, pero con pocos detalles.

En una entrevista el 3 de agosto con la emisora estatal Radio Habana Cuba, Miguel García, el director de promoción de la cadena Blue Diamond Resorts en Cuba, dijo que “a partir de noviembre venidero” se harán cargo de forma progresiva “de los hoteles y villas propiedad de Gran Caribe, así como de la red de servicios gastronómicos y tiendas”.

Según información oficial, el polo turístico cuenta actualmente con cerca de 1.348 habitaciones y todas serán gestionadas exclusivamente por Blue Diamond Resorts Cuba (BDRC) y Gran Caribe SA.

¿De dónde salió Blue Diamond?

Según Directorio Cubano, Blue Diamond pertenece al grupo canadiense Sunwing Travel Group, compuesta por los operadores turísticos Sunwing Vacations y Signature Vacations, la aerolínea chárter Sunwing Airlines y el servicio de chárter de jets privados de lujo SunwingJets.

También forman parte del grupo varias empresas minoristas de viajes, empresas de gestión de destinos y “la cadena hotelera de más rápido crecimiento en el Caribe”.

Aunque en la web no se menciona el nombre de esta última cadena, se puede inferir que se trata de Blue Diamond Resorts, cuya descripción coincide con la de “cadena hotelera de más rápido crecimiento en el Caribe”. No obstante, no aparece ningún vínculo explícito con Sunwing Travel Group en la página de Blue Diamond Resorts.

La cadena se presenta en su política de privacidad como “Blue Diamond Hotels and Resorts Inc.”, denominación con la que aparecen varios resultados en bases de datos corporativas —como Open Corporates y Panadata— relacionados con la operación de hoteles como el Royalton Punta Cana Resort and Casino en Punta Cana, República Dominicana.

El grupo afirma tener una cartera de 45 propiedades que supera las 15.500 habitaciones en diez países, principalmente en el Caribe. En Cuba se ha convertido en el segundo grupo hotelero de administración extranjera, solo superado por el grupo español Meliá.

Según un reporte de la Televisión Nacional, en 2015 Blue Diamond Resorts contaba con más de 8.000 habitaciones en la Isla, las cuales gestionaba con los socios locales Gaviota, Cubanacán y Gran Caribe en áreas turísticas de Jibacoa, Varadero, Cayo Santa María y Holguín, bajo las marcas Royalton Memories y Starfish.

En ese entonces, la prensa oficial también daba cuenta de que el grupo Blue Diamond llevaba tres años en Cuba, lo cual sugiere que su presencia en el país habría iniciado en 2012.

Blue Diamond Resorts declara en su web que fue fundado en 2011, por lo que alcanzar una posición dominante en el mercado cubano solo le habría tomado un año o menos desde su inicio.

Por otro lado, en la base de datos Panadata aparece una empresa registrada en 2012 como sociedad anónima, bajo un nombre muy parecido: Blue Diamond Hotels and Resorts SA. La compañía, con un capital de USD 10.000, fue incorporada el 19 de abril de 2012 al registro mercantil panameño.

Entre sus directivos figuran Colin Philip Hunter y Stephen Philip Hunter, cuya participación sugiere el lazo entre Blue Diamond y Sunwing Travel Group, cadena que representa según su web “la culminación de 40 años de experiencia en viajes y conocimientos acumulados por la familia Hunter”.

Colin Philip Hunter tiene el rol de persona autorizada y director de Blue Diamond Hotels and Resorts SA. El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés) lo incluye en la base de datos Offshoreleaks, relacionada con los Paradise Papers. Hunter también está vinculado a la empresa Akard Enterprises Limited, registrada en Barbados.

¿Cuándo se firmó el acuerdo?

El acuerdo para la operación en Cayo Largo del Sur se firmó en julio, en el evento “Sunwing Loves Cuba” en Toronto, Canadá, organizado por Sunwing Travel Group.

“Cuba es un destino muy importante para nosotros y hemos crecido fenomenalmente a lo largo de los años”, dijo al sitio especializado en turismo Travel Trade Caribbean Eric Rodríguez, vicepresidente ejecutivo de asociaciones estratégicas de Sunwing Travel Group.

“Nunca hemos tenido un destino administrado por una compañía hotelera en Cuba. Este es el primero. También obtuvimos una licencia de importación para controlar qué mercancías ingresan, por lo que ahora (se) nos permitirá controlar la calidad dentro de los hoteles”, agregó.

El gobierno cubano, por su parte, no ha emitido declaraciones públicas sobre este negocio ni sobre los alcances de las licencias de importación otorgadas a Blue Diamond Resorts.

¿Qué sabemos de Gran Caribe SA?

El otro componente del grupo, Gran Caribe SA, fue registrada como sociedad anónima en Panamá el 21 de diciembre de 1992, por lo que está próxima a cumplir 30 años de antigüedad.

La empresa posee una página web en la que se presenta como una compañía hotelera cubana (“Gran Caribe es un grupo hotelero que opera hoteles 4 y 5 estrellas por toda la isla de Cuba”). Sin embargo, una búsqueda en Open Corporates arroja que se trata de una empresa offshore cuyo director y persona autorizada es Alfredo Raúl Corcuera Falconett.

Corcuera aparece en el registro mercantil de Zaragoza, España, asociado a dos empresas dedicadas a la comercialización, compra, venta, importación y exportación de todo tipo de productos alimenticios e industriales entre otros servicios.

La relación entre Gran Caribe y Blue Diamond antecede la actual alianza en torno a Cayo Largo del Sur. Por ejemplo, a finales del año pasado, en el balneario de Varadero, se inauguró el Hotel Mystique Casa Perla by Royalton, administrado y comercializado por ambas empresas. Asimismo, en mayo de 2019, la prensa estatal informó que Blue Diamond firmó dos contratos con Gran Caribe para administrar un hotel en Varadero y otro en Cayo Coco (Jardines del Rey).

Para este reportaje intentamos contactar a voceros de Blue Diamond Resorts y Sunwing Travel Group con la intención de conocer más sobre el acuerdo con el gobierno cubano, pero no se obtuvo respuesta a ninguna de los correos enviados, salvo un acuse de recibo en el que BDR contesta que está recibiendo un alto volumen de mensajes y que está trabajando para responder en un tiempo prudente. Esto fue el 21 de septiembre, hace ya más de dos meses.

La información más actual que sobre este tema ofrece en su web Blue Diamond Resorts, publicada el 2 de noviembre, indica que tras el anuncio realizado por esta y el Grupo Gran Caribe a principios de este año, ambas compañías se complacen en anunciar que cuatro de sus once propiedades renovadas en Cayo Largo del Sur abrirían sus puertas el 4 de noviembre 2022.

“Con una amplia serie de conceptos de hospitalidad que incluyen entretenimiento y habitaciones mejoradas, Memories Cayo Largo, Starfish Cayo Largo y The Villas Linda Mar y Marina serán los primeros hoteles que darán la bienvenida a los huéspedes a este idílico destino”. Los precios de las habitaciones del Starfish oscilan entre 62 y 178 dólares por noche. Nada que pueda pagar el salario medio cubano (3.838 pesos en octubre de 2021), apenas un 18% mayor que el valor estimado de la canasta básica en La Habana (3.250 pesos). Un análisis del economista Pedro Monreal concluye que este salario está muy próximo a dicha canasta, lo que puede considerarse como el equivalente de la línea de la pobreza.

Por su parte, Gran Caribe (Hotels) anunció en su página de Facebook que el 11 de noviembre un equipo de la empresa visitó Cayo Largo del Sur para evaluar la marcha de las operaciones a una semana de su apertura. Ya para el 21, trascendió en páginas de propaganda oficialista que un primer vuelo de la aerolínea Neos aterrizó ese día en el aeropuerto internacional Vilo Acuna, del cayo. Calificaron el hecho como “un éxito de las operaciones” al inicio del periodo de “mayor llegada de turistas a la isla”.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar