lunes 30  de  enero 2023
INSEGURIDAD

Colombia: grupos armados amedrentan a la población

Las confrontaciones entre el ELN y las FARC han sucedido en la zona rural del municipio de Puerto Rondón e Colombia, en el que habitan unas 5.000 personas

BOGOTÁ.- El departamento colombiano de Arauca, fronterizo con Venezuela, ha vivido en los últimos días un aumento de la violencia por cuenta de las confrontaciones registradas entre la guerrilla Ejército de Liberación Nacional y una facción de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Las confrontaciones han sucedido en la zona rural del municipio de Puerto Rondón, en el que habitan unas 5.000 personas, de difícil acceso para los organismos humanitarios dada la precariedad de las vías y la afectación de la población en las veredas El Paisaje, Normandía y Lejanías, donde hay confinamiento y han iniciado desplazamientos forzados a los cascos urbanos cercanos en busca de refugio, según confirmó el jueves la Defensoría del Pueblo, sin detallar el número de personas en movilidad.

El defensor del pueblo, Carlos Camargo, advirtió la víspera en un comunicado que en Puerto Rondón se hallaron varios cadáveres de hombres que habrían muerto en combates, sin especificar el número.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch aseguró en Twitter haber recibido reportes de al menos 10 personas muertas luego de los enfrentamientos. Mientras que en redes sociales circulan videos que muestran a personas disparando y luego varios cadáveres, cuya veracidad no ha sido confirmada por las autoridades.

https://twitter.com/elespectador/status/1613557144846045186

El ejército informó en la noche del jueves que activó un dispositivo especial para asegurar la entrada del equipo técnico de la fiscalía que permita iniciar un proceso de investigación y establecer las identidades de los cuerpos encontrados. Además, indicó que han desactivado de manera controlada más de 20 artefactos explosivos en la zona para evitar que la comunidad resulte afectada.

El presidente Gustavo Petro se ha propuesto abrir canales de diálogo con diversos grupos armados ilegales que incluyen al ELN, a las disidencias de las FARC y a bandas narcotraficantes en su política de “paz total”.

Al iniciar el 2023 el gobierno ordenó la suspensión de acciones militares, como parte de un cese al fuego bilateral, contra dos facciones de las disidencias de las FARC, el cártel Clan del Golfo y las Autodefensas de la Sierra Nevada.

El gobierno no se ha pronunciado sobre los enfrentamientos en Arauca entre las disidencias de las FARC y el ELN, guerrilla con la que tiene activa una mesa de diálogo desde noviembre del 2022 y que no se acogió al cese al fuego bilateral.

El gobierno invitó a verificar los ceses al fuego a la OEA, la Iglesia católica y la ONU. La víspera, Carlos Ruiz Massieu, jefe de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, dijo a la prensa que se trata de un acuerdo preliminar de cese al fuego en el que falta concertar con cada uno de los grupos armados los protocolos a seguir para determinar, por ejemplo, cuáles son las acciones prohibidas.

La Defensoría del Pueblo hizo un llamado la víspera a los dos grupos armados para que detengan las confrontaciones registradas en Arauca al inicio de la semana, y en general la violencia sostenida. El año pasado fueron reportados 352 homicidios en el departamento y 81 casos de secuestros y desapariciones, agregó la entidad.

Desde el 2021 la entidad ha advertido sobre el riesgo que corre la población civil por la presencia del ELN y las disidencias de las FARC que desertaron del acuerdo de paz firmado entre la guerrilla y el Estado en 2016. Se disputan el control del municipio, estratégico para trasladarse hacia otros departamentos colombianos y hacia territorio venezolano, y controlar rentas ilegales como el narcotráfico y el contrabando.

FUENTE: Con información de AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar