Saltar de una conversación de fútbol a la política cubana y el anunciado retiro de Raúl Castro no es precisamente un ejercicio de equilibrio racional. Por eso Eduardo, veterinario en una cooperativa en las afueras de La Habana, hizo un silencio prolongado cuando el debate callejero emprendió un giro inesperado.

El grupo charlaba en una esquina de la barriada de La Víbora sobre la goleada que le endosó el Barcelona de Lionel Messi al Madrid de Cristiano Ronaldo, cuando Carlos, un amigo de Eduardo, de buenas a primeras, comenzó un monólogo sobre las carencias económicas de siempre y lo difícil que resulta "comprar la comida para Navidad y el fin de año".

Te puede interesar

"Todavía no he podido resolver la carne de puerco. Voy ver si hoy sábado puedo comprar cuatro o cinco libras de bistec o lomo pa' la cena de Nochebuena y el 31", dice Carlos.

Entonces el tema de las penurias cotidianas en Cuba se robó la tribuna. César, empleado bancario, señala: "Empieza por los bajos salarios y la escasez de comida, le sigue la falta de viviendas y los problemas del transporte. La lista es más larga. Cada día se hace más difícil vivir aquí".

En la calle, las diatribas contra el régimen de Raúl suelen ser agrias e incluso ofensivas. El difunto caudillo populista sigue despertando cierto respeto entre los cubanos, sean apolíticos o detractores del disfuncional sistema político.

Pero Raúl, elegido a dedo por Fidel después que el 31 de julio de 2006 éste se apartara del poder por problemas de salud, no inspira la misma consideración entre la gente de a pie. Sin cortapisas, no pocos habaneros, marginales en su mayoría, le llaman 'Raula', ponen en duda su hombría y cuentan chistes sobre su sexualidad.

Percepciones

Existe la percepción popular de que Raúl es más represor que Fidel. "Si tiene que tirar los tanques a la calle, pa' que esta mierda no se caiga, sin pensárselo dos veces lo hará", manifiesta un vendedor de periódicos.

Quienes alguna vez tuvieron trato con Raúl Castro, como el escritor Juan Juan Almeida y quien fue periodista de la televisión estatal Lissette Bustamante, presenciaron facetas poco conocidas del actual “presidente de la república”: la de un padre y un abuelo que adora a sus hijos y nietos, un hombre organizado que escucha opiniones.

Nikolai Leonov, viejo zorro de la KGB, que conoció al General cuando en los años 50 era un simple activista de la Juventud Socialista, en un informe a la inteligencia soviética lo retrató de cuerpo entero: un eterno conspirador.

Con discreción, Raúl Castro, ha estado en todas las cacerías de brujas y purgas acontecidas en estos 59 años de revolución. Desde el fusilamiento a los pilotos de la fuerza aérea de Batista y el proceso de la microfacción hasta el caso Ochoa y la destitución de Carlos Lage y Felipe Pérez Roque.

"Raúl es más comunista que su hermano. Fidel solo creía en él. Si se lo propone, Raúl puede ser cruel, pero tiene los pies en la tierra", asegura una persona que lo conoció cuando era ministro de las FAR.

A pesar de su fama de tipo repulsivo y sin mucho talento político, en sus once años al frente de los destinos de Cuba, autorizó reformas económicas más amplias que en la etapa de Castro I y derogó absurdas normativas que convertían al cubano en ciudadano de tercera categoría en su propia patria, como la legalización de la compra y venta de autos y casas, los viajes al exterior y alquilar hoteles exclusivos para turistas extranjeros.

Aunque ha mantenido la represión a la disidencia en la Isla y la injerencia cubana en Venezuela, Castro II negoció en condiciones ventajosas la deuda financiera de Cuba con diversos países y logró restablecer relaciones diplomáticas con Estados Unidos sin aparentemente ceder un milímetro en sus obsoletos principios políticos.

Según fuentes de todo crédito, la decisión de Raúl Castro de retirarse del poder es inapelable. Pero mientras viva, seguirá siendo primer secretario del partido comunista y, a la sombra, cumplirá un importante rol dentro de las alcantarillas del poder. "Eso es lo que a él le gusta. Manejar los hilos del poder, detrás del poder", afirma un exfuncionario.

El aplazamiento de su jubilación no parece ser una jugada dilatoria. Algunos analistas consideran que el actual estado de cosas, crisis en Venezuela, retroceso en las relaciones con Estados Unidos y una economía al filo de la navaja, pudo haber influido para que Raúl reconsiderara la decisión de jubilarse en febrero de 2018.

El exfuncionario considera que "se ha armado más barullo afuera que adentro. Creo que ese aplazamiento es debido a que se retrasaron, por causas del huracán Irma, las elecciones de los candidatos municipales. Los plazos que quedan hasta febrero son muy estrechos para poder elegir a los nuevos diputados. No creo que sea una jugada de Raúl para mantenerse como presidente dos meses más".

Escepticismo

A Daniel, barbero, no le interesa cuándo Raúl se va a jubilar ni quién lo va sustituir. "Se va mantener el mismo estilo de gobierno que nunca ha funcionado. Los cubanos seguiremos pasando las de Caín pa'conseguir comida. Lo que a mí me interesa, y supongo que al pueblo también, es que haya cambios que de verdad mejoren nuestra vida, no el cuento de la buena pipa que llevan haciéndonos desde hace 59 años".

Harold cumple una sanción penitenciaria barriendo parques y le da igual si Raúl se va en febrero o en abril. "Pa'nosotros nada va a cambiar y no importa si va antes o después".

Lo que debiera interesar a los analistas del tema Cuba en el exterior es la falta de carisma y exiguas cualidades de la nueva hornada de políticos en el país. La mayoría, se sienten incómodos ante las cámaras. Sus discursos son mecanicistas y trillados. Sustituyen su pobre creatividad cortando y pegando frases de discursos de Fidel Castro.

Nunca sonríen en sus comparecencias. Siempre se les nota serios, como de mal humor. Casi todo están gordos y barrigones y su expresión patética pide a gritos un asesor de imagen. Pero lo que más preocupa a los ciudadanos es que no tienen la menor idea de cómo se administra eficientemente una nación.

El gran problema de Cuba no es Raúl Castro, es lo que viene detrás.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 31.01%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.75%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.24%
18989 votos

Las Más Leídas