LA HABANA — Varios gatos buscan residuos de comida en un recipiente desbordado de basura. Alrededor del depósito, otra montaña de desperdicios. Dos hombres vestidos con ropas andrajosas hurgan entre los escombros y en una carretilla improvisada amontonan trozos de ladrillos, latas vacías de cervezas y botellas de cristal. En la misma esquina, por una cañería rota de aguas albañales, corre el excremento y la orina. Hace dos días que el camión de basura no pasa a recoger los desechos.

Los vecinos de la zona tiran las bolsas con desechos en cualquier lado. Ana Gloria, profesora universitaria, dice que el barrio donde reside le recuerda a Luanda, capital de Angola, en los años 80. “El país estaba en guerra civil y los servicios públicos apenas funcionaban. La gente tiraba la basura desde los balcones y orinaba en la calle. El hedor era tremendo. Treinta años después, por un contrato de trabajo, estuve de nuevo en Luanda. El cambio ha sido increíble. Un enjambre de rascacielos y la higiene ha mejorado notablemente. Pero en La Habana ha sido a la inversa. Cada vez más mugrienta y repleta de roedores. Y la escasez de jabón, champú y detergente provoca enfermedades como la sarna”.

Te puede interesar

Ni siquiera escobas

Diego, funcionario de servicios comunales, reconoce que “la limpieza e higienización de La Habana es deficiente. Excepto el Vedado y Miramar o los barrios de Atabey y Siboney donde viven los pinchos (funcionarios de gobierno de alto rango), en el resto de la capital la suciedad y acumulación de basura es un problema grave. La población tampoco ayuda. Botan los desechos fuera de los tanques, se roban las ruedas de los depósitos o los rompen. Es imposible tener una ciudad limpia si las autoridades no garantizan el equipamiento y el combustible necesario. Y gracias que Japón donó 110 camiones de basura a La Habana. Pero son insuficientes. Se necesitarían alrededor de 200 y en algunos barrios recoger dos veces al día. Tampoco tenemos camiones cisterna para limpiar las calles. Ni siquiera los barrenderos tienen escobas. No existe un sistema funcional de reciclar la basura. Sin temor a equivocarme, creo que La Habana, Puerto Príncipe y Caracas son las capitales más sucias de América Latina”.

Pero la mala gestión de la recogida de basura es uno entre las muchas dificultades que afectan los servicios públicos. La lista es extensa. El transporte urbano, por ejemplo, es un caos. En una ciudad como La Habana, de dos millones y medio de habitantes, según Nelson, jefe de turno de una terminal de ómnibus, “se necesitaría no menos de 2.000 ómnibus y no menos de 5.000 taxis estatales que complementen la movilidad junto con los transportistas privados. Lo ideal sería tener trenes suburbanos o un metro, pero la construcción de un metro es carísima. En los años 80 por la ciudad circulaban 2.500 guaguas y viajaban con pasajeros colgando en las puertas. Imagínate en 2021, con mayor cantidad de habitantes y solamente circulan de 400 a 500 ómnibus diariamente”.

Ningún servicio funciona

Hilda, ama de casa, argumenta que “la eficiencia de un gobierno se mide por el buen funcionamiento de los servicios públicos como correos, recogida de basura, acueducto, transporte, gas y electricidad. Pero en Cuba, desde hace 62 años, ninguno de esos servicios funciona. Todos son pésimos. Desde que te levantas, encuentras un problema diferente. No entró el agua, las calles están desbaratadas, coger una guagua es una odisea, la basura se desborda en las calles y volvieron los apagones de varias horas al día. Cualquier ciudadano tiene todo el derecho del mundo a reclamar un nuevo gobierno. Olvidémonos de la política. Simplemente el gobierno nuestro es un mal gestor de los servicios públicos. A ello se añade que no hay comida, una situación también imputable al Estado”

DIARIO LAS AMÉRICA les preguntó a veinte personas, diez mujeres y diez hombres, de distintas profesiones y razas y en edades comprendidas entre los 20 y los 70 años, cuál es el peor servicio público en el país. Catorce dijeron que los peores eran tres: empresa eléctrica, transporte urbano y salud pública. Cuatro opinaron que la recogida de basura y dos afirmaron que eran la aduana y correos. Camila, una de las encuestadas, denunció que lleva seis meses "esperando un paquete de medicinas que me enviaron urgente desde España. Toda mi familia pasó el COVID y aún no he recibido los medicamentos. Es horrible. Y encima, te cobran un ‘chorro’ de pesos (mucho dinero) para recibir el paquete".

Aunque ninguno de los veinte consultados lo dijo, lo peor en Cuba es tener que comprar comida. Hacer colas de cuatro horas o más ya es algo así como un deporte nacional. Pero si de algo se quejan los cubanos es del elevado precio de los alimentos. “Aumentan por semana, tanto en el ‘mercado negro’ como en los mercados estatales. Además de carísimos, tienes que zapatear (caminar) toda la ciudad para conseguirlos”, expresa Cecilia, enfermera.

Los alimentos valen ‘oro’

La carne de cerdo, una de las pocas proteínas que los cubanos comían habitualmente, subió de 40 pesos la libra hace un año a 140 pesos. El pescado fresco, rara vez vendidos en las pescaderías estatales, de 50 pesos la libra de castero o emperador a 250 pesos, la libra, el más barato. En los agros del Estado, una libra de jamón artesanal ronda los 200 pesos, una libra de frijoles colorados 70 pesos y una libra de fruta bomba cuesta 22 pesos. [El dólar en el mercado negro se cotiza en el orden de los 60 o 70 pesos cubanos por cada dólar]

La mal llamada ‘Tarea Ordenamiento’, instaurada por el régimen en enero de este año, ha sido un desastre. En nueve meses ha multiplicado los precios de los productos entre dos y veinte veces. Se observan precios similares a los de Nueva York y se perciben salarios como si se tratara de Somalia. Un profesional de calibre cobra entre 5.000 y 6.000 pesos mensuales y si en su casa hay un equipo de aire acondicionado y electrodomésticos modernos, mensualmente tendrá que pagar de 3.000 a 5.000 pesos de electricidad.

Con la reciente apertura de los servicios gastronómicos, el comentario en las calles, en taxis colectivos y redes sociales son los precios astronómicos de restaurantes estatales y privados. Adrián, barbero, por el día del cumpleaños de su hija adolescente fueron a cenar cuatro personas a un paladar [restaurante privado] "y la factura fue de 6.000 pesos y centavos y no tomamos cervezas. Una subida de precios que no va acompañada de una mejoría en la calidad de la comida”.

En Facebook, un usuario mostró una factura de 11.000 pesos consumidos en un paladar. Pero el premio a la impopularidad en la Isla se lo llevan las tiendas MLC [tiendas por divisas] y los frecuentes apagones, que fuera de La Habana se extienden de cinco a seis horas diarias. Las tiendas en divisas son un total absurdo. Supongamos que usted vive en Miami, cobra en dólares y la mayoría de los artículos de primera necesidad tuviera que pagarlos en euros. Como en Cuba el sistema bancario no vende divisas, la inmensa mayoría de los ciudadanos dependen de los dólares o euros que les puedan enviar sus familiares en el exterior. O comprarlos en el mercado negro, donde un dólar se cotiza en 65 pesos y un euro en 85 pesos. Un lujo que no puede darse quien reciba un salario promedio, equivalente a 3.000 pesos cubanos.

Gustavo, economista, cree que “esa burbuja surrealista va a estallar en cualquier momento. Las ofertas en moneda nacional son insuficientes. Y los altos precios, derivados del desabastecimiento han provocado una inflación que de seguir escalando para el primer trimestre de 2022 se podría catalogar de hiperinflación”. Y la actual crisis económica todavía no ha tocado fondo. Los cubanos, cercados por los altos precios, escasez y frecuentes apagones no vislumbran una puerta de salida.

La válvula de escape es emigrar y publicar en las redes sociales comentarios críticos contra el régimen. Pero ya muchos cubanos hablan de salir a la calle a reclamar libertad y democracia. Porque incluso el miedo tiene un límite.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.97%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.34%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.69%
61381 votos

Las Más Leídas