@pppenaloza

CARACAS.- El rumor de que el descontento entre altos mandos militares en Venezuela, puede desembocar en un golpe de estado contra Nicolás Maduro ha cobrado fuerza tras la detención el 14 de marzo pasado del exministro de Interior, mayor general retirado Miguel Rodríguez Torres, y de unos 19 efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), entre los que destacan comandantes de unidades operativas del Ejército con alto poder de fuego.

“No dudo en señalar que el gobierno de Venezuela enfrenta la peor crisis militar desde 1992. La del 2002 fue palaciega, de allí la diferencia”, alertó en su cuenta de Twitter la abogada Rocío San Miguel, directora de la ONG Control Ciudadano, recordando el complot que hace 16 años sacó del poder por unas horas al fallecido presidente Hugo Chávez.

Antes del encarcelamiento de Rodríguez Torres, San Miguel había advertido: “por primera vez en 6 años incluyo en mis escenarios ‘Coup D’etat’. No con alta probabilidad, pero sí como una variable en aumento sostenido. Y no necesariamente violento, sino como producto de un acuerdo del chavismo militar en la FANB”.

Distintos medios han reseñado que un grupo de tenientes coroneles se encuentra tras las rejas acusados de rebelión militar y traición a la patria. Entre los aprehendidos están el comandante Igbert José Marín Chaparro, responsable del batallón de infantería motorizada Juan Pablo Ayala, ubicado en Fuerte Tiuna, y el comandante Eric Peña Romero, antiguo ayudante de Rodríguez Torres.

La analista Sebastiana Barráez enfatizó que los detenidos “no son militares opositores, sino que están casados con la revolución. Tenían comando y solo a los más probados en la Fuerza Armada les dan poder de fuego”. A su juicio, Maduro “puso a toda la FANB bajo sospecha, porque acaban de caer ‘incondicionales’, los ‘profundamente chavistas’ y del componente más determinante, el Ejército. Está justificada su alarma”.

San Miguel subrayó que la captura de Rodríguez Torres “es apenas una muestra de la ruptura en marcha entre chavismo y madurismo dentro de la FANB”, y adelantó que “son previsibles, en las próximas horas, nuevas detenciones”. Al cierre de esta nota, trascendió que el exsecretario del Consejo de Defensa de la Nación, mayor general retirado Alexis López Ramírez, había sido apresado por el régimen chavista.

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, señaló que “aquí no puede haber golpe de Estado, estamos en pleno siglo XXI”, en declaraciones ofrecidas a Telesur. Sin embargo, el general en jefe de inmediato agregó: “ahora, que hay intentos y que siempre se esté conspirando y desde el imperio estén moviendo las marionetas acá en Venezuela tratando de calentar lo que es imposible de calentar que es la FANB para propósitos oscuros, eso no va a pasar. La FANB está curada, tiene suficiente madurez política, tiene suficiente entereza constitucional”.

El periodista de la fuente militar, Javier Ignacio Mayorca, indicó que el actual “es el segundo movimiento de disidencia al Presidente detectado en filas del principal componente castrense en apenas un año. En 2017 también fue desmantelado a última hora un grupo de tenientes y primeros tenientes, en su mayoría de la promoción 2012 de la Academia Militar”.

En formación

Al momento de referirse al encarcelamiento de su viejo amigo Rodríguez Torres, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, aclaró: “no está preso porque es de oposición, está preso porque en una investigación fueron detenidas unas personas con planes concretos para desestabilizar al país en estas fechas y las personas allí involucradas lo nombran a él como uno de los participantes, esa es la razón por la que está detenido”.

No obstante, el mayor general era en este momento uno de los promotores del llamado Frente Amplio Venezuela Libre, plataforma que pretende aglutinar a todas las organizaciones políticas y de la sociedad civil que rechazan al régimen chavista con el objetivo de “rescatar la democracia y cambiar al Presidente y el modelo anticonstitucional que se nos ha impuesto”.

“Proponemos una amplia alianza que exige elecciones libres y justas para cambiar y reconciliarnos en una Venezuela sin presos políticos, ni exiliados, ni perseguidos y sin esta trágica emergencia humanitaria que mata hospitales, escuelas y niños”, expresa el acta fundacional del Frente Amplio.

En el Frente están los principales líderes políticos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), con la excepción de la exdiputada María Corina Machado, el alcalde metropolitano, Antonio Ledezma, y el exgobernador del estado Lara, Henri Falcón, quien decidió postular su candidatura para las elecciones presidenciales del 20 de mayo.

Pero no se trata de una MUD reciclada o repotenciada, según sus impulsores. El chavismo disidente, encabezado por Rodríguez Torres, la exdefensora Gabriela del Mar Ramírez y el politólogo Nicmer Evans, también respalda esta iniciativa, junto con sindicatos, gremios, estudiantes y distintas agrupaciones sociales. Hasta la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha saludado positivamente este esfuerzo.

En medio de la aparente crisis que sacude a la institución castrense, los miembros del Frente Amplio enviaron un mensaje a los uniformados y les abrieron sus puertas. “Para la construcción democrática del futuro que queremos, el cambio que exigimos incluye a los integrantes de la Fuerza Armada Nacional, ciudadanos y venezolanos como nosotros”, sentenciaron el jueves 8 de marzo, día de su lanzamiento.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas