CARACAS.- La Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento) aprobó este martes una ley que regirá el proceso de transición en el país y que entrará en marcha una vez Nicolás Maduro se aparte del poder.

La herramienta, llamada Ley del Estatuto que rige la Transición a la Democracia y el Restablecimiento de la Constitución, fue aprobada por la mayoría opositora de la Cámara y dispone, entre otras cosas, la duración de un Gobierno transitorio y sus competencias políticas y económicas.

El texto establece que deberán ser convocadas elecciones antes de los doce meses de haber sido instalado el Gobierno de transición, y que deben ser renovados los poderes públicos, incluido el electoral, para hacer efectivo el llamado a comicios.

Además, la ley faculta al Parlamento para asegurar "el ejercicio efectivo de los derechos a la libre postulación a cargos de elección popular y al sufragio", una clara alusión al levantamiento de la inhabilitación política que recae sobre varios líderes opositores, entre ellos el dos veces candidato a la Presidencia Henrique Capriles y el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López.

También le otorgará competencias para dictar leyes que permitan atender la "emergencia humanitaria" que padece Venezuela, y promuevan el rescate de la economía del país, que según la misma Cámara ha perdido más de la mitad de su volumen desde 2013.

El texto se desgrana en 6 capítulos y 40 artículos, 4 más de los iniciales una vez que fueran agregados los que autorizan al Legislativo para conformar la directiva de la estatal PDVSA y sus filiales, controlar activos recuperados, establecer una "gaceta" informativa y resolver todo lo que no haya previsto el estatuto.

El diputado y exjefe de la Cámara, Omar Barboza, calificó el documento como "indispensable" para la transición, y remarcó que establece "la ruta jurídica y política" para esta se haga "respetando el marco constitucional".

¿Por qué Juan Guaidó es el presidente encargado?

El Parlamento venezolano y más de 50 países, encabezados por Estados Unidos, Canadá, los miembros de la Unión Europea y la mayoría de América Latina, califican como ilegítima e inconstitucional la permanencia en la Presidencia de la República de Maduro, quien el pasado 10 de enero comenzó un segundo mandato de seis años con el respaldo de la Fuerza Armada y países como Cuba, Rusia, China, Irán y Turquía.

Este segundo mandato de Maduro surge de las elecciones del 20 de mayo de 2018, catalogadas como fraudulentas por el Poder Legislativo venezolano y las democracias occidentales. En señal de protesta por la ausencia de garantías, las principales fuerzas de la oposición no participaron en aquellos comicios, que terminaron registrando el mayor índice de abstención (48%) en la historia de las elecciones presidenciales en Venezuela, según los datos del Consejo Nacional Electoral dominado por el chavismo. El candidato que compitió en la contienda, Henri Falcón, tampoco reconoció los resultados por las irregularidades que se presentaron durante la votación.

El Parlamento declaró "usurpador" del cargo de Presidente a Maduro y ha basado sus acciones en tres artículos de la Constitución: 233 –referido a las faltas absolutas del Presidente de la República– y 333 y 350, sobre la desobediencia civil y la propia defensa de la Carta Magna.

Ante la usurpación de Maduro, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó asumió la titularidad del cargo de presidente encargado.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el régimen cubano aceptará los verdaderos resultados del referendo constitucional?

Las Más Leídas