Actualizado el jueves 3 de octubre, 8:16 pm, hora de Miami

NUEVA YORK — Durante más de una década, el hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, se codeó con importantes narcotraficantes, con los que se reunía cargando una pistola y de los que recibía miles de dólares a cambio de ofrecerles información sobre investigaciones y operaciones policiales, dijo un testigo este jueves.

Te puede interesar

Víctor Hugo Díaz Morales, un extraficante que identificó y señaló a Tony Hernández, hermano del presidente, realizó esta declaración en una abarrotada sala de una corte de Manhattan donde se juzga a Hernández por tráfico de cocaína.

Díaz Morales aseguró que el papel de Tony no era sólo el de informador: el hondureño de 41 años, quien fue diputado del Congreso de su país, se dedicó también a producir su propia cocaína en un laboratorio colombiano y a distribuirla y venderla después de estampar sus iniciales, T. H., en ella, señaló.

“Era similar al logo de Tommy Hilfiger”, dijo Díaz Morales en referencia a la famosa marca de ropa estadounidense.

Díaz Morales, con uniforme de preso y semblante serio, testificó también que pagó 40.000 dólares en 2005 para financiar la campaña electoral del actual presidente hondureño a diputado en el Congreso de su país. Aseguró que Tony Hernández le pidió ese dinero y le dijo que de esta forma podría tener conexiones políticas importantes y ayudar así a traficantes como él.

Testificó que en total traficó unos 140.000 kilos de cocaína con la ayuda de Tony Hernández de 2004 a 2016.

“Tony Hernández daba información sobre los retenes policiales y sobre las investigaciones relacionadas con narcotráfico”, añadió Díaz Morales, quien además admitió haber estado involucrado en 18 asesinatos.

Hernández, vestido en traje azul oscuro, escuchó con atención lo que se dijo en la audiencia, que empezó a las diez de la mañana y duró hasta las cinco de la tarde.

En la corte de Manhattan, Díaz Morales dijo que pagaba 5.000 dólares a Tony Hernández cada vez que éste le informaba sobre retenes o sobre investigaciones policiales y que así era como evitaba decomisos. Los pagos eran de 10.000 dólares cada vez que le informaba sobre operativos en la base militar en Naco, Honduras, y sobre cada vez que le informaba cuando altos funcionarios de Tegucigalpa iban hacia allá. Era importante saber eso para aprovechar y sobornarles a ellos también, añadió.

Los pagos, dijo el extraficante, no los hacía él directamente a Tony: usaba como intermediario a un hondureño llamado Carlos Mauricio Toledo.

Mencionó también que un guardaespaldas del presidente, al que llamó simplemente Portillo, acompañaba a veces a Tony Hernández en sus reuniones con traficantes. Fue en 2004 cuando Díaz Morales conoció a Tony Hernández, dijo, en la casa del extraficante Carlos Toledo en San Pedro Sula.

Díaz Morales, apodado “El Rojo”, afirmó que se reunió con Tony Hernández unas tres o cuatro veces al año de 2004 a 2010.

A las reuniones entre traficantes, explicó, acudía también Juan Carlos Valenzuela, quien en la actualidad es diputado en el Congreso Nacional.

Otros detalles del juicio

En la mañana de este jueves, un detective hondureño testificó que el nombre de Tony Hernández estaba escrito varias veces en libretas que fueron encontradas el año pasado en un vehículo en el que viajaba un conocido extraficante de droga.

El exnarcotraficante, llamado Nery Orlando López Sanabria, fue arrestado y en su vehículo, además de las libretas, había compartimentos secretos con pistolas, bolsas repletas de dólares, relojes, joyas y un radio comunicador, señaló.

Richman mostró imágenes de páginas escritas a mano donde se leía “Tony Hernández mandó nava con 650 catálogos” y después “Tony mandó 650”.

“Cuando usted leyó estas libretas, ¿saltó a la vista ver el nombre de Tony Hernández en ellas?”, le preguntó Richman al detective, llamado Miguel Reynoso.

“Sí, en ese momento el caso era bastante sonado”, testificó Reynoso.

Las fotos con todo este material fueron mostradas en el juicio a Hernández, que se celebra desde el 2 de octubre en una corte de Manhattan.

El juicio, que podría durar dos semanas, se espera con expectación en Honduras porque ha salpicado al propio presidente, a quien los fiscales han acusado de utilizar 1,5 millón de dólares proveniente de las drogas para la campaña que lo llevó a la presidencia en 2013.

El miércoles el fiscal Jason Richman dijo en su monólogo de inicio de juicio que el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán pagó un soborno de un millón de dólares en persona a Tony Hernández para que éste se lo diera a su hermano, el presidente.

El mandatario negó las acusaciones en su cuenta de Twitter, pero este jueves, en un mensaje desde Tegucigalpa, insistió en la misma tesis utilizada desde el inicio del proceso: que todo es una estrategia de los narcotraficantes para conseguir reducciones de penas y vengarse de él. Además, alertó de posibles nuevas declaraciones en su contra.

“En los próximos días, tal como sucedió ayer (el miércoles) en un juzgado de Nueva York, se van a desprender una serie de historias novelescas provenientes de narcotraficantes que ven en este juicio de Juan Antonio Hernández, la oportunidad ideal de atacar a la persona responsable de que hayan sido extraditados y que estén encarcelados”, afirmó ante la prensa.

Así, ha manifestado en un mensaje a la nación que "el juicio se convertirá sin duda en una tribuna para que estos criminales busquen vengarse y, como se dice popularmente, sacarse un clavo contra la persona y el equipo de personas a quienes nos responsabilizan de que sus imperios del crimen y la violencia se hayan terminado y verse reducidos a vivir confinados en un espacio no mayor de dos por dos metros".

"Estos días estarán llenos de alegaciones absurdas basadas en mentiras, en odio, en fantasía, dirigidas no a respaldar hechos, sino a ganar titulares en los medios de comunicación", manifestó el mandatario.

"Nadie debe sorprenderse de las barbaridades que digan estos delincuentes, que fueron capaces de atropellar la libertad y la vida de miles de personas durante tantos años", agregó el mandatario hondureño durante su discurso.

En este sentido, se ha preguntado "cómo no van a ser capaces de decir lo que sea con tal de vengarse, de beneficiarse de una reducción en sus penas y además lograr otros privilegios tales como darle acceso a parte de los recursos que obtuvieron bañando de sangre al pueblo hondureño".

"Motivaciones sucias"

"¿Qué valor va a tener ante un tribunal declaraciones de este tipo de personas, con motivaciones sucias, más que desquitarse de quien es el responsable de su actual estado de privación de libertades y bienes?", cuestionó el presidente de Honduras.

Hernández recordó que su Gobierno ha logrado extraditar (a Estados Unidos) a 24 narcotraficantes, y otros que se vieron obligados a entregarse. "Como consecuencia de nuestro política, lo que recibí fueron amenazas de muerte y hasta varios atentados fallidos", denunció.

De esta forma, insistió en que estos planes no fueron únicamente "descubiertos y expuestos" por las autoridades hondureñas, "sino también por agencias de investigación de Estados Unidos como el FBI y la Embajada estadounidense, entre otras autoridades".

Por ello, el presidente hondureño hizo hincapié en que estas personas (exnarcos extraditados) usarán "tácticas" para "ganar en la disputa mediática lo que no podrán ganar en un juicio justo. Confiamos en la imparcialidad y la seriedad de la Justicia norteamericana y que se podrá separar la fantasía de la verdad", añadió.

Hernández agregó que "algunas declaraciones de estos narcotraficantes colindan con lo absurdo, con lo ridículo. Sólo falta que en algún momento vieron resucitar a Pablo Escobar y que vino a contribuir a la campaña", indicó.

No ha intervenido

"Tan importante como el hecho de marcar la diferencia entre los argumentos y las pruebas es la de dejar clara mi posición personal de que nadie está por encima de la ley y que nunca he intervenido para proteger a nadie, ni amigos, ni correligionarios, ni familiares. Absolutamente a nadie", afirmó el presidente hondureño.

Al mismo tiempo manifestó que fue "él quien le pidió a su hermano que se pusiera a disposición de las autoridades de Estados Unidos (...) para aclarar su situación" cuando surgieron las acusaciones.

Hernández señaló que "de eso es testigo el embajador de Estados Unidos en Honduras" y puntualizó que así se lo trasladó al enviado diplomático de Washington. "No pedí ninguna garantía ni consideración, más que lo justo", afirmó.

"Nuestra postura ha sido clara, es clara y seguirá siendo clara de luchar contra la corrupción y la delincuencia, sin distinción", puntualizó, al tiempo que subrayó su "compromiso de continuar luchando contra el crimen organizado, narcotráfico, maras, pandillas, sin importar las consecuencias".

"No podemos dar marcha atrás, y no lo haremos. Hemos recorrido un camino que nos ha permitido, poco a poco, ir recuperando la paz y la tranquilidad en el país, y no vamos a renunciar a seguir trabajando para convertir a Honduras en un territorio hostil para los narcotraficantes, maras y pandillas", subrayó.

En Honduras han proliferado desde hace meses las protestas contra el presidente, quien también ha acusado a sus opositores políticos de promover las denuncias en su contra por posibles vínculos con el crimen organizado.

Hondureños curiosos, además de periodistas, llenaron este jueves la sala de la corte. El miércoles unos 20 hondureños se plantaron con pancartas frente al edificio para denunciar corrupción entre las autoridades hondureñas.

El presidente Hernández ha logrado mantener una cercana relación de trabajo con Estados Unidos a pesar del caso criminal de su hermano en Nueva York. La semana pasada visitó esa ciudad con motivo de la Asamblea General de Naciones Unidas, firmó un acuerdo migratorio con Estados Unidos y se reunió con el presidente Donald Trump.

FUENTE: Con información de AP y Europa Press

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas