LIMA.- Unos 30 venezolanos que se habían establecido en el pueblo andino peruano de Lircay huyeron a otros distritos tras recibir un ultimátum de la comunidad local como represalia por un asesinato, informaron hoy medios de prensa de Lima.

La versión online del diario "El Popular" señaló que los venezolanos tomaron la decisión ante amenazas de los pobladores de atacarlos, en lo que podría ser el peor caso de ese tipo en medio de la masiva inmigración de personas que huyen de la crisis en Venezuela.

Las amenazas comenzaron el miércoles después de que un hombre de 21 años fuera asesinado a cuchillo en una reyerta en una discoteca, hecho del que se culpa a tres venezolanos, de entre 28 y 45 años, que trabajaban como vigilantes en el lugar. El asunto está en investigación.

Lircay, con unos 25.000 habitantes, es un distrito de la provincia de Angaraes, en el empobrecido departamento de Huancavelica, al que, como en casi todo el Perú, han llegado en los últimos meses varios grupos procedentes del país caribeño.

Según "El Popular", la intención de los inmigrantes es ahora dejar no solo Lircay sino todo Huancavelica, para reacmodarse en departamentos vecinos como Junín o Ica.

El alcalde de Angaraes, Balvino Zeballos, intentó calmar a los pobladores, pero éstos insistieron en llegar hasta las casas de los venezolanos y atacarlos sino se iban hoy como máximo plazo.

Más de 450.000 venezolanos se han establecido en los últimos meses en el Perú, lo que convierte al país en el segundo mayor receptor de esa inmigración, solo superado por Colombia, en donde hay cerca de un millón.

Aunque la inmensa mayoría de venezolanos no ha tenido problemas de relación con los locales, en algunos puntos sí se han generado focos de xenofobia, agravados por la participación de algunos de esos extranjeros en actos delictivos.

FUENTE: dpa
 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas