lunes 16  de  enero 2023
VENEZUELA

Legalidad de Guaidó como presidente interino está clara, falla respaldo político

Desde una perspectiva política, el interinato de Guaidó se sustentaba en el respaldo político nacional e internacional. Tres años después, solo conserva parte del respaldo internacional, mientras el apoyo interno se diluye

Por EUGENIO G. MARTÍNEZ

CARACAS.- La continuidad constitucional del gobierno interino presidido por Juan Guaidó está asegurada a partir del 5 de enero de 2022 desde una perspectiva legal. No obstante, el apoyo político dentro de Venezuela a esta instancia es mucho más precario de lo que pueden suponer los aliados internacionales y está sujeto a una redefinición de las funciones de esta instancia.

Desde una perspectiva política, el interinato de Guaidó se sustentaba en el respaldo político nacional e internacional. Tres años después, solo conserva parte del respaldo internacional, mientras el apoyo interno se diluye entre acusaciones mutuas -entre los integrantes del interinato- sobre corrupción, tráfico de influencias, ausencia de redención de cuentas e inutilidad política.

Sin embargo, a pesar de la ausencia de respaldo de la mayoría de las principales fuerzas políticas y de la propia sociedad civil, no existe una alternativa jurídica, ni política viable para mantener el manejo de activos de Venezuela en el exterior y en especial encarar los litigios que sobre estos activos se mantienen.

En este sentido el debate institucional se reduce a la diatriba entre Nicolás Maduro y Juan Guaidó. Sin embargo, la posibilidad de que Guaidó se mantenga como Presidente Interino sin límite de tiempo específico y sin que la Asamblea Nacional electa en 2015 pueda decidir cambiarlo o eliminar el concepto de gobierno interino si lo considera conveniente, provoca críticas cada vez más contantes.

Un debate anual

El debate sobre la continuidad del Gobierno Interino y de la Presidencia Interina de Juan Guaidó se dio por primera vez en diciembre de 2020, cuando finalizaba el periodo constitucional de la Asamblea Nacional electa en el año 2015.

Un año después, se repite el debate, pero con más rechazo político y menos unidad en torno al llamado interinato.

Según el artículo 13 de la reforma del Estatuto para la Transición de 2020 se mantiene la Comisión delegada de la Asamblea Nacional hasta que se den elecciones auténticas en 2021 o hasta que se termine el periodo Constitucional legislativo.

La Junta Directiva de la Asamblea Nacional preside la Comisión Delgada y ahí es que surge la necesaria interpretación sobre si debe convocarse a plenaria de la Asamblea Nacional (electa en 2015) el 5 de enero de 2022 o si el gobierno interino sigue directo como está hasta 2025.

El problema básico para que Guaidó convoque esta sesión es que a la fecha carece de suficientes votos para mantener la estructura actual del gobierno interino y seguir encabezándolo.

La falta de apoyo político de los principales partidos opositores (Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia) a la continuidad de Guaidó ha provocado que por tres semanas consecutivas se pospusiera el debate en el Parlamento.

No obstante, la diatriba en el debate político no existe desde una perspectiva legal. En este sentido abogados constitucionalistas coinciden en que hasta que no haya unas elecciones libres, justas y auténticas el estatus del Presidente Encargado de Juan Guaidó debe mantenerse.

Según el constitucionalista Allan Brewer Carías, el 5 de enero de 2022 cuando vence el periodo de Guaidó, “lo ilegítimo -en alusión a Maduro- lo sigue siendo y el gobierno de transición continúa teniendo su base en el Estatuto para la Transición, instrumento jurídico importante tanto para el país como para la comunidad internacional.

Para el constitucionalista Juan Manuel Rafalli “hasta que no haya unas elecciones libres, justas y auténticas se continúa en el ámbito del artículo 333 (…) Pero el problema es político, el problema es que no hay acuerdos a lo interno y lo acabamos de ver, porque hubo votos negativos en una resolución que acaba de dictar la AN del 2015 en relación con el tema de Monómeros”.

Para el constitucionalista Rafael Badell Madrid, quien señaló que el Estatuto para la Transición y su reforma deben ser interpretados y adaptados a la dinámica actual. “Las mismas circunstancias que ratifican la inconstitucionalidad del ejercicio del cargo del presidente por parte de Maduro, hacen que sea constitucional el ejercicio de la actividades del Presidente Encargado Juan Guaidó (…) Si uno es inconstitucional el otro sigue siendo constitucional y hasta que no cese la usurpación de la inconstitucionalidad, no fenece el mandato ni el compromiso de representación que tiene el señor Juan Guaidó”.

Interinato a su mínima expresión

Abanderado por Julio Borges, el partido Primero Justicia pretende que se apruebe la continuidad del gobierno interino pero reduciendo notablemente la estructura burocrática que se ha creado durante los últimos dos años.

Esta propuesta (que extraoficialmente avalan los partidos AD y UNT) busca reducir las misiones diplomáticas, representantes de la Asamblea Nacional que mantiene y financia el Gobierno Interino en 40 países. Esta propuesta (que rechazan Guaidó y el partido Voluntad Popular) implica reducir esta representación a la Organización de Estados Americanos, Brasil, Colombia, Reino Unido (por los juicios sobre el oro en Londres), la Unión Europea (con sede de operaciones en España o Francia) y Estados Unidos.

Adicionalmente se plantea reducir las comisiones presidenciales que ha conformado Guaidó: Relaciones Exteriores, Derechos Humanos, Desarrollo Económico, Ayuda Humanitaria, Comisión contra Terrorismo y Crimen Organizado y Recuperación de Activos.

La nómina de burocracia del Gobierno interino oscila entre 1.600 y 2.400 personas según la fuente que se consulte.

Esta propuesta es ampliamente rechazada por los integrantes del cuerpo diplomático de Guaidó. En un encuentro coordinado por el embajador ante Canadá, Orlando Viera-Blanco y la representación diplomática en 40 países se acaba de acordar la agenda de acción internacional para 2022.

Guaidó sin dudas

El presidente de la Asamblea Nacional (electa en 2015) y presidente interino ha exhortado a “cumplir con la Constitución, con ese artículo 233 para lograr elecciones libres y justas. El llamado a la reflexión del liderazgo y de todos los ciudadanos que han aportado su grano de arena (…) Hay que llamar a las cosas por su nombre. Hay que llamar a Maduro dictador, no hacerlo es lavarle la cara a él y al régimen que dirige (…) Sin Estado de Derecho, con persecución, con despilfarro de recursos y por eso es importante la protección de los activos. Llamarlo dictador es la perfecta caracterización o clave para enfrentar a este régimen, llamarlo de otra manera es relativizar la tortura, la autocensura”.

No obstante, para varios analistas es necesario redimensionar este debate. Para el economista Francisco Rodríguez que el fin del gobierno interino se deriva del texto del Estatuto que rige la Transición a la Democracia aprobado por la Asamblea Nacional el 26 de diciembre de 2020 es claro. (...) Sin embargo, esta no es una discusión meramente jurídica. La realidad política es que existen serios cuestionamientos a la utilidad de la figura del gobierno interino en la estrategia actual y futura de las fuerzas democráticas venezolanas. Si el problema fuese solamente jurídico, no debería haber problema solucionándolo con otra extensión temporal”.

Para Rodríguez “además de su efecto sobre la dinámica política, la decisión de qué hacer con el gobierno interino puede tener implicaciones económicas y financieras significativas. Una transición mal manejada podría poner en aún mayor riesgo a miles de millones de dólares en activos venezolanos en el exterior, y generar un vacío en las relaciones internacionales con los países que hoy reconocen al gobierno interino. No es casualidad que las fuerzas políticas que respaldan a Juan Guaidó hayan resaltado precisamente estos riesgos en su argumento a favor de mantener el reconocimiento internacional”.

Según la perspectiva de Rodríguez “el problema de fondo es que cada día queda más claro que el grupo que promueve la continuidad del gobierno interino parece carecer de apoyo político para lograr una extensión en el seno de parlamento”

Eugenio G. Martínez

Especial

@Puzkas

Juan-Guaido-presidente-venezuela.jpg
El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar