RIO DE JANEIRO.- La decisión de la Corte Suprema de Brasil de levantar el secreto bancario del presidente Michel Temer en el marco de un juicio por corrupción mantiene al jefe de Estado cercado por la Justicia y expuesto a críticas en el momento en que pretendía lanzar una campaña para mejorar la imagen de su Gobierno.

La decisión de levantarle el sigilo por primera vez a un presidente en ejercicio de su mandato en Brasil fue anunciada en la noche del lunes por el magistrado Luis Roberto Barroso, uno de los miembros del Supremo Tribunal Federal e instructor del proceso en que se investiga al gobernante por supuestamente haber recibido sobornos de una empresa portuaria.

LEA TAMBIÉN: Temer descarta lanzarse como candidato a la Presidencia de Brasil

La Corte Suprema investiga si un decreto sancionado por Temer y que alteró la ley de puertos benefició a la empresa Rodrimar a cambio de sobornos pagados al partido Movimiento Democrático Brasileño (MDB), que lidera el propio jefe de Estado.

Para el Gobierno, ese proceso parecía superado luego de que el entonces director de la Policía Federal, Fernando Segovia, afirmara en una entrevista en febrero pasado que lo más probable es que esa investigación sea archivada por "falta de pruebas".

LEA TAMBIÉN: Temer interviene la seguridad en Río de Janeiro y la entrega al Ejército

La declaración anticipando la absolución generó intensas polémicas y fue una de las razones que llevaron al Gobierno a sustituir hace dos semanas al jefe de la Policía Federal pero los ministros más cercanos a Temer pensaban que el proceso no avanzaría.

La decisión judicial que mantiene vivo ese proceso se produjo una semana después de que la Corte Suprema, en otro caso, incluyera a Temer entre los sospechosos en una investigación sobre los sobornos pagados por la constructora Odebrecht.

El asunto se refiere a supuestas comisiones ilegales pagadas por Odebrecht a cambio de "favores" políticos recibidos de la Secretaría de Aviación Civil entre 2013 y 2015, antes de que Temer asumiera su mandato, y que alimentaron las campañas electorales del MDB.

El Gobierno alega en este caso que la Constitución prohíbe que un jefe de Estado sea procesado por delitos ocurridos antes de asumir el mandato, por lo que espera que el caso no prospere.

El presidente ya había sido investigado el año pasado por unas alegadas irregularidades en torno al grupo cárnico JBS, que incluso llevaron a la Fiscalía a presentar dos denuncias por corrupción.

Esas denuncias, sin embargo, fueron rechazadas por la Cámara de Diputados, que por imperativos constitucionales tiene la potestad de autorizar el inicio de un juicio contra un jefe de Estado.

Según el diario O Globo, el Gobierno ya estaba listo para, a siete meses de las elecciones presidenciales, lanzar una intensa campaña publicitaria para destacar las medidas más aplaudidas de Temer y resaltar principalmente la recuperación de la economía tras dos años de profunda recesión.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas