SAO BERNARDO DO CAMPO.-El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva afirmó hoy que va a atender el mandato de prisión del juez Sergio Moro, durante un discurso ante simpatizantes que le acompañan en el sindicato metalúrgico de Sao Bernado do Campo.

"Voy a atender el mandato de ellos. Y voy a atenderlo porque quiero mostrarles lo que es responsabilidad y para poder probar mi inocencia", dijo Lula.

"No estoy por encima de la Justicia. Si no aceptase la justicia no habría creado un partido político sino promovido una revolución", afirmó al tiempo que añadió "creo en la Justicia, pero en una Justicia justa, con un proceso basado en pruebas concretas".

"Voy a atender el mandato para que no digan mañana que soy un prófugo y que me estoy escondiendo. Voy para que sepan que no tengo miedo y que voy a probar mi inocencia", insistió.

Más temprano, se conoció que Lula da Silva había salido de la sede del sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo, donde se había acuartelado para dilatar su ingreso en prisión.

Lula se instaló en la sede del sindicato, donde se forjó su carrera sindical y política, en el noche del jueves, después de que el juez Sergio Moro dictara un auto de prisión inmediata y le conminara a entregarse antes de las 22.00 GMT del viernes.

El exmandatario, que siempre ha reivindicado su inocencia, desafió al magistrado y se mantuvo en la sede sindical, arropado por la cúpula del Partido de los Trabajadores (PT), familiares y amigos.

Sin embargo, esta mañana Lula salió de la sede sindicalista y asistió a una misa en memoria de su esposa, Marisa Leticia, que se ofició cerca del sindicato.

Desde temprano, dirigentes del PT y el diario Folha de Sao Paulo, informaron que Lula habría negociado entregarse a las autoridades tras asistir a esa ceremonia religiosa.

"Él no se va a entregar, no. Va a ser preso", dijo a medios locales el senador Humberto Costa, del PT, que apuntó que el expresidente ingresará en prisión en las próximas horas.

Orlando Silva, del Partido Comunista de Brasil y exministro de Deportes en el Gobierno de Lula, también dijo que "la decisión judicial será cumplida" tras la ceremonia.

Según Silva, el expresidente está entero y sereno, "está más consolando a las personas que van a conversar con él, que siendo consolado", comentó.

Justicia niega último recurso

Entre tanto, se conoció que el juez Edson Fachin, instructor en la Corte Suprema del caso Lava Jato negó hoy otra acción intentada por la defensa para evitar el encarcelamiento del exmandatario.

El recurso había sido presentado por el abogado José Roberto Battochio, del equipo de defensa de Lula, apenas unas horas después de que venció el plazo que la Justicia dio para su entrega.

En el documento, Battochio pedía que el arresto fuera postergado hasta tanto se juzguen otros recursos que Lula pudiera presentar en las tercera y cuarta instancia, después de que la sentencia fuera confirmada en dos tribunales inferiores.

Tensión en Curitiba

Un grupo de detractores y uno de simpatizantes de Luiz Inácio Lula da Silva, discutieron airadamente a las puertas de la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde se espera la llegada del exmandatario brasileño para su ingreso en prisión.

Los gritos de "Lula en la cárcel" se mezclaron con los de "Lula, guerrero del pueblo brasileño", momento en el cual algunos manifestantes entraron en discusiones paralelas sobre el asunto con un elevado tono de voz.

"Vivo en la periferia, si tengo una casa, un carro, si mi hijo puede estudiar fue gracias a Lula", decía uno de los militantes defensores del exjefe de Estado.

"No fue por Lula, fue por el empresario y la industria", respondía un detractor del líder del PT.

En otra de las discusiones, uno de los contrarios se acercó a un militante de Lula para preguntarle por qué habían venido hasta el local, a lo que el último le respondió que "tenía derecho" de manifestarse.

"¿Cuál es tu autoridad para decirme eso? Ustedes no me intimidan yo soy trabajador, petrolero. Ve andando por ahí", le dijo el simpatizante de Lula a su interlocutor, que iba con gafas de sol.

En la víspera, medio centenar de manifestantes contrarios al presidente más carismático de la historia de Brasil se concentró en el mismo punto para apoyar las acciones de la Policía Federal en el marco de la Operación Lava Jato y defender la prisión de Lula.

No se registró entonces ningún incidente, ni episodios como los vividos este sábado.

La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, convocó a la militancia de izquierdas a "ocupar" Brasilia y Curitiba hasta que el expresidente sea liberado.

"Ahora mismo comenzamos la campaña. Vamos para Curitiba, vamos para Brasilia, vamos acampar allá hasta conseguir la liberación del compañero Lula", dijo Hoffmann a las puertas del sindicato metalúrgico de Sao Bernardo Do Campo.

FUENTE: EFE
 

Deja tu comentario