BUENOS AIRES.- El gobierno de Alberto Fernández enfrentaba el lunes otra multitudinaria protesta en distintos puntos de Argentina con variadas consignas que van desde el rechazo a la gestión de la pandemia, la crisis económica y la creciente influencia que le atribuyen a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Convocadas por redes sociales bajo la consigna “La hora de los patriotas” y con la adhesión de algunos dirigentes opositores, el epicentro de la movilización tenía lugar en el Obelisco, emblemático monumento en el centro de Buenos Aires, pero se replicaba en ciudades de las provincias de Córdoba, Entre Ríos, Mendoza, Río Negro, Santa Fe, Salta y Santa Cruz.

Te puede interesar

Un grupo opositor también se concentraba frente a la residencia presidencial de Olivos, suburbio al norte de la capital, donde más temprano se habían instalado manifestantes afines al gobierno, lo que había obligado a la policía a montar un operativo para evitar disturbios.

También se invitaba a protestar frente al domicilio del apartamento donde reside la expresidenta Fernández de Kirchner (2007-2015), actual vicepresidenta, lo que generó un fuerte repudio desde el oficialismo.

“Disentir con un gobierno es parte de la democracia. Movilizarse, aun con el riesgo que implica en una pandemia, también. Pero promover una convocatoria a una protesta en el domicilio de una persona solo fomenta la grieta y daña esa convivencia democrática”, dijo el presidente Fernández en su cuenta de Twitter, en defensa de la funcionaria pública número dos de su gobierno.

La protesta tiene lugar en momentos en que se percibe un creciente malestar en la población por los resultados sanitarios y económicos de la extensa cuarentena que rige desde el 20 de marzo por la pandemia de coronavirus.

Argentina se ubica en el sexto puesto de los países más afectados, con casi 900.000 contagiados y más de 23.000 muertos.

En lo económico, se estima una caída cercana al 12% del PIB mientras que la pobreza afecta al 40,9% del país.

En picada

Fernández, quien asumió en enero pasado, llegó a tener una imagen positiva cercana al 70% al inicio de la pandemia, pero ahora se ubica en 34,8%, según una encuesta de la consultora Giacobbe & Asociados sobre un total de 2.500 consultados en todo el país a fines de septiembre. El sondeo tuvo un margen de error de dos puntos porcentuales.

En el Obelisco se observaba una larga fila de automóviles con familias abordo que hacían sonar las bocinas mientras agitaban banderas argentinas, el símbolo patrio elegido para identificar la protesta.

Otros sostenían carteles en los que cuestionaban la restricción de libertades y duros mensajes contra Fernández de Kirchner, a la que acusan de impulsar una reforma judicial que le garantice impunidad en las causas por supuesta corrupción. La iniciativa tuvo media sanción en el Senado.

El primer “banderazo” tuvo lugar el 20 de junio, en coincidencia con el Día de la Bandera y pocos días después que el gobierno peronista anunciara la expropiación de la cerealera Vicentín, la sexta más importante del país, una medida que desde la oposición se calificó como un ataque la propiedad privada. En los meses siguientes se sucedieron casi una decena de protestas.

Si bien la convocatoria fue por redes sociales sin una cara visible, dirigentes de la coalición Juntos por el Cambio con la que gobernó Mauricio Macri (2015-2019) alientan y asisten a las manifestaciones.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Es una buena opción para enlazar Miami con Miami Beach 29.03%
Es una decisión apresurada con varios puntos pendientes 19.35%
Será bien recibido como un medio de transporte sostenible y accesible para residentes y visitantes 35.48%
No debería acometerse. Sería malgastar fondos sin resolver el problema 16.13%
93 votos

Las Más Leídas