martes 16  de  julio 2024
CHILE

Rechazo a la propuesta de una nueva Constitución abre escenario de incertidumbre

Es difícil predecir qué camino tomará el país, que necesita avanzar en reformas para atender las demandas sociales y construir un futuro más próspero y justo

Por Iraima Gómez Ramírez

Dos procesos constitucionales en cuatro años, sin éxito. La ciudadanía chilena ha vivido un intenso proceso para redactar una nueva Carta Magna, que finalmente no ha llegado a buen puerto.

El domingo 17 de diciembre, en un segundo plebiscito constitucional, la opción de rechazar la propuesta de nueva Constitución se impuso con un 55,76% de los votos frente a un 44,24% que la apoyaba.

La actual Constitución chilena, vigente desde 1980, fue redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet y, si bien ha experimentado 70 reformas, sigue siendo vista por muchos como un símbolo del legado autoritario del dictador y un obstáculo para avanzar en reformas sociales y económicas.

El futuro del proceso constituyente en Chile es incierto. El presidente Gabriel Boric ha llamado a un diálogo para buscar soluciones. Se barajan diferentes opciones, como realizar reformas.

Tras cuatro años de discusión constitucional que contó con dos procesos fallidos, Chile cerró un capítulo de incertidumbre política y económica que comenzó con el estallido social de octubre de 2019.

Mandato del pueblo

Según los analistas, los puntos de ventaja que logró la opción en contra, apoyada por los partidos de izquierda, por sobre la opción a favor promovida por la derecha, oxigena el gobierno del presidente Boric y significa un duro golpe para el Partido Republicano y su líder, José Antonio Kast.

Los republicanos fracasaron en el esfuerzo por convencer a los chilenos que esta era una mejor Constitución que la vigente y el camino más seguro para terminar con la incertidumbre política, económica y social.

José Antonio Kast, el líder del ultraconservador Partido Republicano, indicó, luego de conocer los resultados del plebiscito, que no había nada que celebrar, pero que gracias a su partido se pusieron sobre la mesa los problemas más urgentes del país como la seguridad y la inmigración.

“Este resultado le da al mismo presidente Boric un mandato claro: trabaje, gobierne y se haga cargo de los problemas urgentes de los chilenos”, sentenció.

Acuerdos y reformas

Todo indica que el resultado demuestra que los chilenos más que un cambio constitucional, les preocupa la situación que enfrentan en lo económico y social, como el auge de la delincuencia y el narcotráfico, por lo que quieren que el gobierno se ocupe de los problemas que los aquejan.

El rechazo a la nueva Constitución ha evidenciado una profunda desconfianza de la ciudadanía en las instituciones políticas. El estallido social de 2019 puso de manifiesto la necesidad de reformas sociales y económicas profundas y, por otra parte, el plebiscito ha profundizado la división política y social en Chile.

El presidente Gabriel Boric, apenas cuatro días después del resultado del plebiscito, hizo un llamado a clase política para llegar a acuerdos en las reformas emblemáticas, específicamente en pensiones.

“Creo que es momento de abrir una nueva etapa de acuerdos, de resultados que sean palpables para las familias chilenas. De dejar los cálculos mezquinos y no pensar solamente en la próxima elección, sino en las soluciones, que la democracia dé resultados”, recalcó.

Agregó que es necesario llegar a acuerdos que mejoren la calidad de vida de las familias chilenas. Por lo que considera que en materia de pensiones ha llegado el momento de poner manos a la obra.

Desestabilizar a Chile

El presidente de la encuestadora PARTNER 305, Daniel Quirós, indicó que no logran ninguna ventaja los partidos de izquierda el hecho que haya ganado en el plebiscito constitucional la opción en contra.

“Es un golpe para los partidos de izquierda, porque no se trata de un tema que quieran una nueva constitución o no. Ellos nunca han estado a favor de una nueva constitución, sino a favor de un proceso para desestabilizar a Chile”, apuntó.

Sostuvo Quirós que la derecha, a pesar de no lograr que se impusiera la opción a favor de una nueva constitución, “logra un ganar ganar, porque tanto con la constitución que se promovía como conservadora, de derecha, como oportunidad para la libre empresa, libre mercado, salud y educación pública, privada, igual se mantiene con la segunda, es un ganar ganar que ha tenido la derecha y el pueblo chileno”, apuntó.

Afirmó Quirós que al gobierno de Boric ningún resultado le beneficia: “Un gobierno con una aprobación tan baja, de América Latina uno de los más golpeados, ninguna aprobación le funciona. Lo que sí hizo bien fue decir que este proceso se cierra, realmente todo el pueblo chileno ha estado solicitando que se centre en el tema país,”.

Dijo que luego del plebiscito constitucional el país sigue polarizado y se fragmenta aún más, con una derecha más extrema, un centro de derecha más moderado y la izquierda se sigue manteniendo. “Lo que queda claro es que es un país conservador”.

La incertidumbre

Para Quirós, este proceso constitucional demostró cómo la incertidumbre afecta a un país. Dijo que Chile a lo largo de los últimos cuatro años, esta situación ha afectado la educación, la salud, la seguridad. “La inseguridad en el país ha ido creciendo considerablemente”.

“Por fin se cierra este proceso, donde más allá de ganadores o perdedores, el gran ganador puede ser Chile, allí puede tener el presidente Boric alguna posibilidad de ir reacomodando su gobierno”. Agregó que este plebiscito deja un aspecto que considera muy relevante, “Chile es un país muy conservador, de valores tradicionales que lo prioriza en este momento”, añadió.

Subrayó que es muy contradictorio ver a la izquierda celebrando que no se hizo una nueva constitución, eso es muy extraño cuando llevan tres años fomentando establecer una nueva carta magna. “Creo que los más afectados es cómo se desdice la izquierda en este proceso”.

El futuro de Chile dependerá de la capacidad de sus líderes políticos y sociales para dialogar, escuchar y construir consensos. La unidad del país y el bienestar de la población están en juego. Se necesitan reformas profundas para atender las demandas sociales y lograr un Chile más justo y próspero.

[email protected]

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar