martes 27  de  febrero 2024
ESTRATEGIA

Rousseff y Lula proseguirán reunión para decidir posible nombramiento

La oposición ha reaccionado y anunciado que, de confirmarse el nombramiento, pudiera hasta acudir a los tribunales para intentar impedirlo, con el argumento de que Lula estará intentando escapar de la justicia o por lo menos darle largas a los procesos en su contra

BRASILIA. - EFE 

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, acordaron reunirse nuevamente para discutir el posible nombramiento del exmandatario como ministro de su sucesora, informaron fuentes oficiales.

Rousseff y Lula tuvieron una reunión este martes de cerca de cinco horas en el Palacio de la Alvorada, la residencia privada de los jefes de Estado de Brasil, y se despidieron hacia las 23.30 hora local (1.30 GMT del miércoles) sin dar declaraciones ni hacer ningún anuncio.

La asesoría de prensa de la Presidencia informó de que ambos decidieron continuar su encuentro a primera hora del miércoles, cuando Lula debe anunciar si acepta o no un cargo como ministro, algo que es defendido por varios integrantes del Gobierno y duramente criticado por la oposición.

En la reunión de este martes también participaron el ministro de la Presidencia, Jaques Wagner, y el ministro de la Secretaría de Gobierno, Ricardo Berzoini, dos importantes dirigentes del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

Según versiones de prensa, Lula puede sustituir a Wagner para actuar como la mano derecha de Rousseff u optar por el cargo de Berzoini para responsabilizarse por las negociaciones entre el Gobierno y el Congreso.

En cualquiera de los casos será la primera vez que un expresidente brasileño asume un cargo como ministro de uno de sus sucesores.

El único ex jefe de Estado brasileño que se ha subordinado a un sucesor fue Itamar Franco (1992-1994), quien ejerció como embajador de Brasil en Lisboa durante parte del Gobierno de Fernando Henrique Cardoso.

José Sarney (1985-1990) y Fernando Collor (1990-1992) volvieron a la vida pública pero con mandatos como legisladores.

La posibilidad de que Lula pase a ocupar un ministerio ha sido ventilada en los últimos días y cobró fuerza hoy, cuando el ex jefe de Estado se desplazó desde Sao Paulo hasta Brasilia para reunirse con quien fue su ministra de Minas y Energía y de la Presidencia y luego le sucedió en el cargo.

Wagner confirmó hoy que Lula ya ha sido sondeado y dijo que su presencia en el Gabinete reforzaría la "capacidad de articulación política" y de diálogo del Gobierno con el Congreso, que se apresta a retomar el trámite para un eventual juicio político contra Rousseff.

El abogado general de la Unión, José Eduardo Cardozo, quien hasta hace diez días era ministro de Justicia, también apoyó el posible nombramiento para algún cargo en el Ejecutivo.

"El Gobierno ganaría un gran líder", dijo Cardozo a periodistas sobre esa posibilidad, que ha sido condenada de antemano por líderes de la oposición.

Lula ha sido acusado formalmente ante los tribunales de delitos de supuesta corrupción y su eventual condición de ministro le daría foro privilegiado y obligaría a trasladar las causas en su contra de la justicia común a la Corte Suprema, lo que dilataría el proceso.

La oposición ha reaccionado y anunciado que, de confirmarse el nombramiento, pudiera hasta acudir a los tribunales para intentar impedirlo, con el argumento de que Lula estará intentando escapar de la justicia o por lo menos darle largas a los procesos en su contra. 

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar