Te puede interesar

Después de una reparación que duró alrededor de cuatro años, el icónico Mercado Único de La Habana, conocido como Cuatro Caminos, abrió sus puertas el 14 de noviembre como parte de los festejos por el medio milenio de la capital cubana. Sin embargo, la alegría duró poco para los capitalinos en busca de productos que no están presentes en otros centros comerciales de la ciudad.

Tras las grandes aglomeraciones, la desorganización —que necesitó de presencia policial— y la evidente falta de preparación de la administración, la corporación CIMEX, entidad perteneciente a los militares cubanos y dueña del establecimiento, solicitó "comprensión" a los clientes y anunció el cierre de la instalación este sábado, justo el día del 500 cumpleaños de La Habana.

Embed

"Ante la masividad de público se precisa realizar ajustes propios de la puesta en marcha", dijo Ania Peralta de Armas, gerente general del centro comercial. Aseguró que Cuatro Caminos "reabrirá sus puertas en el transcurso de la próxima semana".

DIARIO DE CUBA estuvo el sábado, antes del cierre, en el establecimiento y pudo comprobar el despliegue de más de un centenar de policías para intentar frenar el caos reinante. Los agentes eran los encargados de custodiar la entrada a todas las tiendas.

En el local donde se vendían productos enlatados, en especial el puré de tomate (de prolongada escasez en los mercados), la Policía acordonaba y guiaba la cola. A aquellos que deseaban atravesar la larga fila para seguir camino, los agentes los hacían desviarse.

El restaurado Mercado de Cuatro Caminos, en La Habana-diario de cuba.jpg
El restaurado Mercado de Cuatro Caminos, en La Habana.

El restaurado Mercado de Cuatro Caminos, en La Habana.

"No entiendo por qué hay tanta cola, al final lo que están vendiendo aquí es lo mismo que puedes encontrar en otras tiendas de la ciudad, la mayoría viene por ver algo nuevo, pero novedad como tal en los productos no hay gran cosa", dijo Rosa Vega, quien había recorrido varios departamentos del gran centro comercial.

"Llevo aquí dos horas para ver si entro a la tienda de electrodomésticos y me ha sido imposible, la cola es inmensa, la Policía solo deja pasar a un grupo pequeño de personas, a pesar de los grandes espacios de esa tienda. Cuando compre el ventilador no pienso venir más hasta que pase la furia de la novedad", señaló Fernando Alemán, otro de los visitantes al Mercado de Cuatro Caminos.

A una pregunta de este reportero, una trabajadora que no reveló su nombre confirmó a DIARIO DE CUBA que en las nuevas cafeterías de Cuatro Caminos no hay acceso a internet por WiFi, un servicio común en centros de este tipo en otras partes del mundo. De igual manera, las colas en las cafeterías eran largas.

Embed

"Todo esta muy bonito, muy limpio y acondicionado, pero los precios y los productos siguen siendo los mismos. No vi diferencia alguna con otras tiendas, solo que aquí los estantes por el momento están llenos, veremos más adelante si así se mantienen", dijo Odalys Martínez, una de las curiosas que se acercó al lugar.

Tanto fue el caos y el tumulto, que CIMEX se quejó de "indisciplina social" por parte del público y cerró el mercado.

Son "nuevos mercados con viejos problemas. Y ya van dos: las cuentas en divisas+tiendas dolarizadas y el mercado de Cuatro Caminos. Dos nuevos mercados que producen efectos no deseados, pero previsibles", escribió en su cuenta en Twitter el economista Pedro Monreal.

"En los dos casos opera el fenómeno conocido como inflación reprimida", consideró Monreal. "Si no se entiende bien qué es la inflación reprimida, entonces es aconsejable no ponerse a 'experimentar' con mercados".

La idea básica, explicó, es que "en una economía con persistente exceso de demanda respecto a la oferta, los precios tienden a crecer. Si eso se impide, lo que ocurre es escasez y expansión del mercado informal".

"Los controles de precios pueden ser racionales en una serie de circunstancias y cuando se aplican de manera limitada, pero un esquema generalizado de precios 'administrados' crea más problemas que los que intenta resolver", advirtió.

"Cuando los planificadores generalizan los precios 'administrados', estos realmente no logran eliminar la inflación, sino que pretenden que lo han hecho. La inflación cambia su forma de manifestarse", continuó Monreal.

"La solución de la inflación reprimida es el incremento de la oferta, especialmente la producción interna (…) pero eso no está sucediendo: el agro es un ejemplo típico", dijo.

Pero "parece que los economistas cubanos tenemos alguna dificultad en comunicar el punto de la inflación reprimida", ironizó.

Por otra parte, el "rejuvenecimiento" del Mercado Único contrasta con el estado de las edificaciones vecinas, notablemente deterioradas como la mayor parte de La Habana.

FUENTE: DIARIO DE CUBA

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la decisión de Trump de imponer aranceles al aluminio y al acero provenientes de Brasil y Argentina?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas