jueves 1  de  diciembre 2022
ANÁLISIS

Varadero: el Sun City de Cuba

Es hora de boicotear a Varadero, el Sun City cubano, a todos los Varaderos enclavados como una vergüenza en la isla

Por Regis Iglesias Ramírez 5 de septiembre de 2022 - 19:38

Desde que se adoptaron las leyes del apartheid en la Sudáfrica segregacionista a finales de los años 40s que promovieron políticas de “desarrollo separado” hasta que en 1992, luego de años de luchas y solidaridad internacional para acorralar al apartheid, un referendo le concedió facultades al gobierno para avanzar en negociaciones para una nueva constitución y devolver a la mayoritaria población de raza negra sus derechos inalienables.

Sun City fue un lujoso resort para blancos en el Noroeste de Sudáfrica. Pero por más de sesenta años otro Sun City, mejor conocido como la Playa de Varadero, ha estado a solo 90 millas de las costas del país que es referencia y líder del mundo libre.

Para más de 10 millones de cubanos que han sido sometidos por más de seis décadas a la segregación y la represión del Partido Comunista de Cuba no hay atención.

Por años los cubanos no tenían acceso a hoteles y playas, a hospitales y tiendas de alimentos y otras necesidades exclusivas para extranjeros y la clase de mandantes en el poder. No podían y aún no pueden tener empresas a no ser limitadas o sumamente controladas por el grupo de poder que solo a decidido hacer estas y otras controladas concesiones como la de “autorizar”, que no reconocer como derecho, viajar fuera de la isla a los ciudadanos o vender y alquilar automóviles y viviendas de su propiedad por la grave crisis económica, social y política en que mantienen a los cubanos. Los pequeños negocios familiares de servicios anunciados como signo de “apertura” son inaccesibles para los cubanos abiertamente contrarios al régimen del partido comunista y si alguno logra una licencia del Estado para emprender negocios que le permitan un poco de independencia del régimen, son asfixiados por la burocracia y se ven obligados a cerrar.

En Cuba en “zonas congeladas” en las que sólo pueden residir los jerarcas del régimen y algunos de sus acólitos.

El Partido Comunista es único, legal y según la constitución la “fuerza rectora de la sociedad”. El resto de tendencias políticas o ideológicas, cualquier asociación, sindical, cultural, deportiva, económica, académica independiente del régimen está prohibida y penalizada.

En Cuba, de vez en vez según lo estima la tiranía, se impide a la población del oriente más pobre de la isla, a quien despectivamente se llama “palestinos”, trasladarse a centros urbanos como la ciudad Habana, capital del país, para residir en ella en busca de mejores oportunidades económicas.

En Cuba están prohibidas las huelgas a todos los trabajadores.

Los cubanos que piensan diferente al régimen no tienen acceso al espacio público de la televisión, la radio o la prensa solo a disposición del partido comunista y sus satélites pese a pagarlos todo el pueblo.

En Cuba, durante los años sesenta se relocalizaron poblaciones enteras del centro de la isla a lugares sin condiciones de vida en occidente para evitar el apoyo popular a los grupos guerrilleros que combatían el régimen comunista.

Uno de los eslogan y medidas represivas del régimen del partido comunista de Cuba es que “la universidad es para los revolucionarios….”

En Cuba las personas pueden ser arrestadas de manera indefinida, también pueden ser condenadas sin haber cometido delito alguno.

Pero la vida de los cubanos independientemente de su raza, parece no importar.

La Asamblea General de Naciones Unidas en 1968 pidió a todos los estados y organizaciones miembros que suspendieran sus intercambios culturales, educativos, deportivos y de otro tipo con instituciones y organizaciones de Sudáfrica.

El Movimiento Cristiano Liberación de Cuba, (MCL) ha propuesto once acciones concretas en solidaridad con el pueblo cubano y de boicot y aislamiento al régimen, sus instituciones y organizaciones, en especial el Partido Comunista como ideólogo y ejecutor de la represión y la segregación contra los cubanos, en la misma línea que el mundo una vez actuó contra el criminal régimen del apartheid.

Un grupo de personalidades recientemente han hecho un llamado a instituciones y organismos internacionales para que se cree un corredor humanitario capaz de llevar directamente al pueblo cubano ayuda en alimentos, medicinal y otras necesidades urgentes bloqueadas o controladas como medio de sometimiento de la población.

Hay que Sudafricanizar el tema cubano, Es hora del boicot internacional al régimen comunista de Cuba, hasta que los presos sean liberados, los desterrados podamos regresar, las leyes no sean opresivas y podamos elegir y ser elegidos al gobierno de nuestro país.

Es hora de boicotear a Varadero, el Sun City cubano, a todos los Varaderos enclavados como una vergüenza en la isla, de no permitir a una tiranía continúe segregándonos y reprimiéndonos a los cubanos blancos, negros, mestizos, humanos.

Por Regis Iglesias Ramírez y John Suarez

Regis Iglesias Ramírez

Spokesperson

Movimiento Cristiano Liberación

https://mcliberacion.org/

John Suarez

Executive Director

Centro por una Cuba Libre

http://www.cubacenter.org/

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

DESCARGÁ LA APP

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar