viernes 19  de  abril 2024
SALUD

Cada 4 de marzo se celebra el día contra la obesidad: Una epidemia global en aumento

La obesidad se ha convertido en una epidemia global que afecta a personas de todas las edades, sexos y niveles socioeconómicos.

Por Iraima Gómez Ramírez

MIAMI.- Más de 1.000 millones de personas sufren de obesidad en el mundo. Tener esas libras de más no es solo un problema estético, también trae consecuencias y puede conllevar a otras enfermedades y problemas de salud. Por ello, la Federación Mundial de Obesidad, declaró que el 4 de marzo se celebre el día mundial crear conciencia ante esta epidemia mundial.

Cada año, la federación propone un lema y este año es “Hablemos de obesidad y…”.

En un informe publicado en días recientes en colaboración con la Organización Mundial de la Salud la revista científica The Lancet, se señala que entre 1990 y 2022 la incidencia de esta enfermedad se cuadruplicó entre niños y adolescentes y se ha más que duplicado entre los adultos.

La obesidad se ha convertido en una epidemia global que afecta a personas de todas las edades, sexos y niveles socioeconómicos. Se caracteriza por una serie de síntomas que pueden afectar la calidad de vida de las personas que la padecen. Los cambios en los hábitos diarios sumados a una alimentación incorrecta hacen que año tras año las cifras aumenten y que el impacto sobre otras enfermedades como la diabetes sea mayor.

Algunos de estos síntomas incluyen apnea del sueño, un trastorno respiratorio grave que puede ocurrir en personas con obesidad. EL exceso de peso puede ejercer presión sobre las articulaciones, lo que puede causar dolor e incomodidad. También puede causar fatiga, y aumentar el riesgo de desarrollar depresión.

La obesidad es una enfermedad crónica compleja y multifactorial que puede provocar un aumento de la mortalidad debido a otras patologías como enfermedades cardiovasculares, diabetes o ciertos tipo de cáncer.

Durante la pandemia de COVID-19, el sobrepeso era un factor de riesgo para los contagiados.

Disparidad en la obesidad, un deafío persistente

Según datos que maneja Trust for America´s Health, cerca de 40% de los adultos en Estados Unidos y 18,5% de los menores padecen de obesidad, y el aumento en las tasas es alarmante. De hecho, en menos de dos décadas, la tasa de obesidad entre los adultos aumentó 30%, en tanto que entre los menores, aumentó 33%.

En Estados Unidos particularmente la obesidad es un problema en todas las ciudades y poblaciones del país, afecta a personas de todos los niveles de ingreso y escala social. Sin embargo, su impacto es más notorio en comunidades en las que las condiciones para acceder a alimentos saludables y actividad física son más difíciles.

Si bien la obesidad aumenta a nivel nacional, su impacto es más severo en comunidades con menores recursos, afrodescendientes, latinas y residentes de zonas rurales. Aproximadamente el 47% de latinos y afrodescendientes son obesos, con más de la mitad de las mujeres en ambos grupos padeciendo la enfermedad (54,8% y 50,6% respectivamente), en comparación con el 38% de las mujeres blancas.

Las altas tasas de obesidad entre las comunidades afrodescendientes y latinas se asocian a la presencia de "desiertos alimentarios", donde solo hay acceso a comida rápida y barata, y a la falta de espacios seguros y accesibles para la actividad física.

Brecha preocupante en la obesidad Infantil

Las alarmantes diferencias en las tasas de obesidad infantil exigen atención urgente. Aproximadamente el 26% de los niños latinos en Estados Unidos son obesos, en comparación con el 22% de los niños afrodescendientes, el 14% de los niños blancos y el 11% de los niños de origen asiático.

La obesidad infantil es un factor determinante para la obesidad en la adultez. Si la tendencia actual continúa, más de la mitad de los niños de hoy podrían ser obesos a los 35 años, lo que representa un panorama sombrío para la salud pública a largo plazo.

Causas de la obesidad son multifactoriales

Algunas personas tienen una predisposición genética a la obesidad. Una dieta alta en calorías, azúcares y grasas saturadas puede contribuir al aumento de peso. La falta de ejercicio regular puede aumentar el riesgo de desarrollar Indice de Masa Corporal (IMC). Algunos medicamentos pueden causar aumento de peso como efecto secundario. Condiciones médicas, como el hipotiroidismo, pueden aumentar el riesgo de desarrollar obesidad.

También medicamentos tales como píldoras anticonceptivas, antidepresivos y antipsicóticos. Las mujeres pueden subir de 12 a 15 libras (de 5.5 a 7 kg) durante la menopausia.

El diagnóstico se realiza mediante el cálculo del Índice de Masa Corporal (IMC). Un IMC de 30 o superior se considera obesidad. El tratamiento generalmente implica una combinación de: Adoptar una dieta balanceada y baja en calorías es fundamental para perder peso. La actividad física regular ayuda a quemar calorías y mejorar la salud en general. La terapia conductual puede ayudar a las personas a identificar y cambiar los hábitos que contribuyen a la obesidad.

En algunos casos, se pueden utilizar medicamentos para ayudar a perder peso. La cirugía bariátrica puede ser una opción para personas con obesidad mórbida que no han logrado perder peso con otros métodos.

La mejor manera de prevenir la obesidad es llevar un estilo de vida saludable. Tener una dieta balanceada, consumir alimentos nutritivos de todos los grupos; realizar ejercicio regularmente, se recomienda realizar al menos 150 minutos de actividad física moderada a la semana. Es importante controlar el peso regularmente y tomar medidas para perder peso si es necesario.

La obesidad es una enfermedad compleja que requiere un enfoque multifacético para su tratamiento y prevención. Es importante que las personas con obesidad busquen ayuda profesional para obtener el tratamiento adecuado y mejorar su calidad de vida.

[email protected]

FUENTE: Confirmado.com. Trust for America´s Health, Medline Plus, INFOBAE

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar