miércoles 17  de  julio 2024
HOGAR

Cómo eliminar manchas de cal

Las mancha de cal que deja el agua en la casa afectan en gran proporción la presencia e higiene del hogar

Las manchas de cal pueden convertirse en un verdadero suplicio. Por supuesto, lo ideal sería limpiar la ducha cada vez que se utiliza, pero ¿quién lo hace? Y así es como la cal se va depositando tanto en la ducha como en los azulejos y los fondos de las teteras. Cuanto más dura es el agua, más cal contiene y más manchas genera. ¿Cuál es la mejor forma de quitarlas?

Las manchas más difíciles de quitar suelen producirse en las paredes de la ducha. No sirve de nada fregar y aplicar mil productos. Lo mejor es utilizar alguno fabricado en base a ácidos orgánicos, con un pH de entre uno y cuatro.

Los productos en gel o crema también son muy buenos porque se adhieren a las superficies verticales o inclinadas y de ese modo prolongan su efecto. De todos modos, no se los debería dejar actuar demasiado tiempo. Todo lo contrario: ni bien el producto se seca, retírelo con humedad para proteger los materiales.

Es más, si lo que debe limpiar es la grifería, se recomienda utilizar productos que no contengan demasiados ácidos y sean algo más suaves. Tampoco deberían contener ni sales, ni vinagres, ni ácido fórmico porque podría corroer la superficie y quitarles brillo a los grifos.

Y, nos guste o no, el mejor consejo que dan los especialistas es pasar un trapito ni bien se termina de utilizar la ducha o un recipiente, ya que al secarlo se evita que quede algún tipo de mancha.

De todos modos, si uno deja la tarea para más adelante, vale la pena tener en cuenta otras recomendaciones útiles: a la hora de limpiar los azulejos del baño, de la cocina o el suelo, el principio es: menos es más.

Por lo general, hasta las manchas más duras salen con un limpiador neutro. Los especialistas incluso sostienen que los productos más sofisticados pocas veces logran su cometido y que, muy por el contrario, pueden llegar a dañar las superficies.

Si usted limpia con regularidad los restos de cal pero no nota resultados, pruebe con alguna solución hecha a base de vinagre. Más simple, imposible: rocíe el lugar con vinagre diluido y déjelo actuar durante unos minutos. Luego enjuague muy bien la zona y, como último paso, proceda a secarla.

Si la mancha de cal es muy difícil de quitar, puede colocar el vinagre sin diluir o recurrir a los productos especializados.

Pero no someta las junturas a ese mismo tratamiento, porque el ácido hace que el cemento se vuelva muy poroso. Para evitar efectos colaterales indeseados, humedezca las junturas antes de iniciar el proceso de limpieza. De ese modo evitará que el material seco absorba demasiado producto.

FUENTE: DPA

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar