La vida al interior de las casas cambia todo el tiempo: hoy en día, casi todas las construcciones nuevas tienen menos paredes que separen ambientes en su interior. La cocina suele estar comunicada con el comedor, y éste con la sala de estar. El sector de los sanitarios también intenta desde hace tiempo convencer a la gente de construir baños abiertos, en comunicación con los dormitorios.

¿Cómo seguirán las cosas? Aquí te exponemos algunas ideas sobre las nuevas tendencias en la construcción:

Cocina y sala de estar = una cocina habitable

En las nuevas construcciones están integradas en un solo ambiente hace rato. Los fabricantes de electrodomésticos lo entendieron hace tiempo: los lavaplatos, lavadoras y batidoras son cada vez más silenciosos. Además, los muebles de cocina son cada vez más elegantes, de modo que combinen con los del salón de estar. En vez de tres salones, uno para comer, otro para cocinar y uno para vivir, ahora los tres se integran en uno.

La función de lo que antes era el salón de estar va cambiando continuamente. En vez de contar con un televisor delante del cual se reúnen todos, ahora es un espacio pensando para que cada uno pueda adaptarlo, llevando consigo su propia laptop o tablet.

¿Más espacio común? ¿A costa de qué?

La mesa en la que se come suele ser el centro de la vida familiar en cualquier salón. Allí se almuerza y se cena, allí se habla, allí muchos montan su home-office. Y allí también juegan los chicos, estudian y hacen manualidades. Por eso, hoy en día, las mesas ocupan un lugar central. Incluso en casas más pequeñas se dedica más metraje a estos espacios comunes que a los cuartos de los niños. A fin de cuentas, es más probable que ellos arrastren sus juguetes hasta el salón de estar en vez de jugar encerrados en su cuarto.

Sin embargo, esto funciona sobre todo para los niños pequeños. Cuando los chicos se vuelven adolescentes, hay que tener en cuenta que requerirán un espacio propio para poder retirarse allí cuando así lo deseen.

Un baño más grande... ¿un dormitorio más pequeño?

Cuando se observan los anuncios de las publicidades de baños, se parecen a un spa: una bañera imponente, una ducha que simula una lluvia en la selva, al lado un minisauna... incluso cambian los muebles, que son cada vez más elegantes y no se parecen tanto a los muebles de baño de antes.

Estos cambios están a tono con las nuevas costumbres: de acuerdo con varios estudios, pasamos bastante tiempo en el baño, al menos 40 minutos diarios. El baño se usa para vestirse, para acicalarse e incluso para relajarse los fines de semana.

Antes, por ejemplo, los baños no solían tener ventanas. Pero en el futuro, se estima que no sólo serán uno de los ambientes más representativos del hogar, sino que incluso tendrán una de las mejores vistas de la casa.

Por eso, los arquitectos dedican cada vez más espacio al baño. En la mayoría de las casas es hoy en día el espacio más pequeño. El dormitorio, en cambio, tiene más espacio, incluso cuando la única parte de él que realmente se usa es la cama. Por eso, para algunos diseñadores, en el futuro bastará con contar con un rinconcito para dormir pero con un baño espacioso y un salón de estar grande.

Hacer ejercicios ¿en el baño?

Cada vez más personas hacen ejercicio en casa con cintas o bicicletas fijas. La tendencia es construir baños más grandes en los que se puedan integrar los elementos de ejercitación. Es decir que junto a la bañera y el lavabo irán la cinta, las anillas e incluso la bicileta fija.

FUENTE: Simone Andrea Mayer / dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas