domingo 14  de  abril 2024
Transtorno de alimentación

Bulimia: comiendo sin medida

Estudios recientes confirman que el 20% de las mujeres siguen luchando contra la enfermedad diez años después de ser diagnosticadas

La bulimia, también llamada bulimia nerviosa, es un trastorno alimentario y psicológico caracterizado por el consumo excesivo de comida en periodos de tiempo muy cortos, que casi inmediatamente después de ser ingeridos, se eliminan de forma voluntaria a través del vómito o el uso de laxantes por temor a subir de peso. n

Se trata de una enfermedad crónica que afecta especialmente a las mujeres jóvenes, y que se manifiesta, por lo regular, a partir de los 18 años de edad, no distingue clase social y se le considera una amenaza global. nLa palabra bulimia procede del latín u201cb u016bl u012bmia u201d, que a su vez proviene del griego u201cboul u012bmia u201d, un término compuesto por u201c u03b2 u03bf u03cd u03c2 u201d que se traduce como buey y u201cl u012bmos u201d que quiere decir hambre, por lo que literalmente sería una referencia al u201chambre en exceso u201d.

Más allá de las consideraciones etimológicas, se usó por primera vez para describir este trastorno de alimentación en el año 1979, por parte del psiquiatra británico Gerald Russell. n

Síntomas y variedades n

Los llamados u201catracones u201d generan una sensación temporal de bienestar que pone de manifiesto el desequilibrio emocional de la persona con bulimia, y confirma su incapacidad para dominar el impulso que lo lleva a comer de forma desproporcionada. De hecho, los bulímicos tienen cerca de 15 episodios de atracones y vómitos por semana, llegando a consumir un promedio de entre 10.000 y 40.000 calorías. n

Con frecuencia, quienes padecen este trastorno, tienen un peso normal, lo que hace difícil un diagnóstico, pero al mirarse al espejo, los bulímicos solo pueden ver una imagen distorsionadas de sí mismos, sintiéndose obesos, culpables y llenos de vergüenza, aunque son conscientes de que su patrón de alimentación es anormal. n

La bulimia se clasifica según el tipo de acción que realicen los pacientes para compensar la ingesta exagerada de comida. Por un lado está la llamada purgativa, en la que el afectado vomita, consume laxantes o diuréticos, como mecanismo para perder peso; y por otro, está la no purgativa, en la que la base es el ayuno prolongado entre un atracón y otro. n

Origen desconocido n

Se desconocen las causas exactas de la bulimia, aunque se considera que los factores genéticos, psicológicos, traumáticos, familiares, sociales o culturales pueden jugar un papel determinante, por lo que se ha catalogado de trastorno multifactorial. nLos especialistas coinciden en que, regularmente, la bulimia se manifiesta tras haber realizado numerosas dietas dañinas y sin control médico, que al no lograr su propósito conducen a la persona a fuertes estados de ansiedad y a la necesidad patológica de ingerir grandes cantidades de alimentos. n

A nivel de tratamiento, la bulimia suele mejorar con terapia cognitiva conductual y atención nutricional, también se sugiere el uso de los antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, pero ninguna de estas medidas es 100% efectiva y los pacientes pueden pasar toda una vida luchando para mantener al margen este trastorno de carácter intermitente. n

Esta condición puede llevar a complicaciones de salud que abarcan: estreñimiento, deshidratación, caries, desequilibrios electrolíticos, hemorroides, pancreatitis, inflamación de la garganta, rupturas del esófago a causa del vómito excesivo. Asimismo, produce cambios físicos como debilidad, dolor de cabeza, inflamación del rostro debido al aumento de las glándulas salivales y parótidas, mareos, caída del cabello, irregularidades menstruales, y bruscos aumentos y reducciones de peso; además de daños emocionales como depresión y ansiedad.

Conductas habituales n

- Consumir o comprar grandes cantidades de alimentos. n

- Comer a escondidas.

- Provocarse el vómito.

- Hacer ejercicios de forma compulsiva. n

- Usar habitualmente laxantes, enemas o diuréticos. n

- Ir al baño de manera regular inmediatamente después de las comidas. nSometerse a ayunos prolongados sin justificación. n

- Mostrar desagrado por la propia imagen física.
n
- Referirse a si mismo como gordo u obeso.
Temas

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar