viernes 12  de  abril 2024
CIENCIA Y ASTRONOMÍA

Año bisiesto: ¿Por qué cada cuatro años febrero tiene 29 días?

Este 2024 será un año bisiesto, debido a que como sucede cada cuatro años se suma un día más al calendario para hacer coincidir las fechas astronómicas y cronológicas, tal es el caso de este 29 de febrero

Por Lydnel Reyes

MIAMI.- Cada cuatro años se agrega un día adicional al calendario, y a estos se les denomina “año bisiesto” debido a que tienen 366 días en lugar de los 365 habituales. Cuando esta particularidad aparece, como es el caso de 2024, el mes de febrero que generalmente es el más corto del año al tener 28 días pasa a tener 29.

Esto se debe, a que cada año solar, el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del sol, tiene tiene 365 días, además de 5 horas, 48 minutos y 56 segundos que no son contabilizados. Sin embargo, el calendario gregoriano establece que un año tiene 365 días, lo cual provoca un desajuste significativo. Por lo que este día fue añadido para corregir este retraso periódico y poder sincronizarlo con el año cronológico.

La palabra bisiesto proviene del latín "ante diem bis sextum Kalendas Martias", que significa “sexto día antes del mes de marzo”. El 24 de febrero era el sexto día antes del 1 de marzo, debido a que los romanos no contaban los días del mes del 1 al 31, sino que tomaban las fechas Kalendas, Nonas e Idus como referencia, incluyendo el día de referencia.

Origen del año bisiesto

Los orígenes de este día extra del año se remontan al calendario juliano introducido por el emperador romano Julio César en el año 46 a.C, quien se basó en el calendario egipcio para agregar un día de más al año que inicialmente era intercalado entre el 23 y el 24 de febrero, y establecer la duración del año en 365 días y 6 horas, cuando en realidad era de 365 días.

Por ello, el año 46 a.C., conocido como "año juliano" o "año de la confusión" se convirtió en el más largo de la historia con 445 días, logrando compensar los desajustes. Así se introdujo en Roma el año solar de 12 meses conformados por 30 días cada uno, con cinco días menos al año y uno bisiesto cada cuatrienio.

Sin embargo, fue a partir de 1582, que para corregir esta inexactitud en el calendario juliano, cuando el papa Gregorio XII decidió colocar este día fijo al final del mes de febrero, creando así el calendario gregoriano que es por el cual nos regimos actualmente.

¿Por qué los años bisiestos son cada cuatro años?

Para hacer que los días y las estaciones del año se pudiesen medir con mayor precisión, el calendario gregoriano incluyó una nueva regla que determinó la eliminación de ciertos años bisiestos. Esta constituye que un año solo se considera bisiesto si es divisible entre 4 excepto si termina en “00″, que en este caso también debe ser divisible entre 400.

Mientras que para el gregoriano un año es bisiesto si es divisible entre 4, a menos que termine en 100. Por ejemplo, los años 800, 1200 y 2000 fueron bisiestos, pero 1700 y 1900 no lo fueron porque no son divisibles por 400.

Según los expertos, este sistema elimina los años que determinan el fin de cada siglo y que terminan en 00, cuyo siglo no es múltiplo de 4. Además de divir el tiempo en ciclos de 400 años en los que hay 97 años bisiestos y 303 años comunes. Con el calendario juliano los años duraban 365,25 días, mientras que con el gregoriano duran 365,2425 días.

De acuerdo con este ajuste, los próximos 10 años bisiestos son 2028, 2032, 2036, 2040, 2044, 2052, 2056.

Debido a que en la actualidad, se continúa usando el calendario gregoriano, sigue habiendo una inexactitud en la sincronización del avance de los días y el cambio de las estaciones con el año solar.

La superstición detrás de los años bisiestos

Durante décadas los años bisiestos han sido catalogados como de mala suerte, debido a que algunos de los eventos históricos más importantes para la humanidad han sucedido durante su transcurso.

Desde el hundimiento del Titanic en 1912, los asesinatos de Mahatma Gandhi y Martin Luther King, terremotos hasta eventos más recientes como la pandemia COVID-19 que azotó al mundo durante el último año bisiesto que fue 2020, se encuentran en la lista de los desafortunados sucesos que se han vinculado con estas supersticiones.

Refranes como "año bisiesto, año siniestro”, "año bisiesto, pocos huevos en el cesto” son algunos de los que definen esta arraigada creencia desde tiempos romanos, en donde se relacionaba el mes de febrero directamente con los muertos, por lo que se consideran estos años como fatales.

@Lydr05

FUENTE: Con información de Europa Press, El Confidencial y El Mundo

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar