MADRID.- No es la primera vez que los Hombres de Negro intentan reverdecer los noventeros y extraplanetarios laureles de su primera y aún inalcanzable entrega. Ya probaron suerte, y no la encontraron, hace más de un lustro con una tardía tercera película que no cumplió las expectativas. Ahora vuelven a la carga con Men in Black International, la primera ocasión en la que la saga busca fortuna lejos del paraguas -una protección todavía casi infalible, y si no que se lo pregunten al nuevo Aladdin- de su gran estrella: Will Smith.

Para ocupar su vacío el elegido es Chris Hemsworth, una opción, al menos sobre el papel, indiscutible. El australiano, y su hasta entonces casi inédita bis cómica, fue lo único que quedó para el recuerdo del reboot femenino de Cazafantasmas. Gracejo natural encerrado en un cuerpo cincelado al detalle basado en una deliberadamente artificial pose de fuertote medio atolondrado pero con buen fondo. La fórmula que fue explotada con mucho tino por Taika Waititi en Thor: Ragnarok y llevada al extremo en Vengadores: Endgame, donde los Russo usaron sus ya evidentes dotes humorísticas para componer la más heterodoxa versión del Dios del Trueno de Marvel.

Te puede interesar

Y junto a él, una vieja conocida, Tessa Thomson, que armada con mejores herramientas interpretativas que su compañero, y con una historia de fondo más atractiva y mejor cimentada, busca repetir esa química que tan bien les funcionó en algunos pasajes del omnipresente Universo Cinematográfico Marvel. Pero aquí, pese a que también hay un martillo -literalmente- la magia no es la misma. O mejor dicho... esa química entre Thomson y Hemsworth, que existe y es lo más disfrutable en una película absolutamente olvidable, no es capaz de por sí sola soportar el peso de las honestas, casi descaradas, veraniegas y ligeras pretensiones de la nueva entrega de una saga que nunca quiso engañar a nadie y no busca ser otra cosa que un producto diseñado como mero entretenimiento de masas en estos meses de calor y blockbusters.

Un esfuerzo tan digo como cualquier otro, sí, pero en el que el filme dirigido por F. Gary Gray (Fast and Furious 8, Straight Outta Compton) se queda a medio camino, en tierra de nadie. Él está simpático no... lo siguiente, y ella, como su personaje, no puede estar más comprometida con la causa y con su papel preponderante como verdadero motor de la historia, pero no es suficiente. Thomson y Hemsworth no son suficientes: Men in Black International no es ni lo entretenida, ni lo espectacular, ni lo descacharrante que debiera ser para compensar su disparatado y previsible guión, su humor romo o su deficiente montaje. Las caprichosas idas y venidas, las inconexas secuencias de acción, los chistes, los nuevos bichos, todo se va acumulando sin mucho sentido hasta convertirse en mera rutina dentro de un viaje de apenas media sonrisa y para el que no hacían falta estas alforjas.

FUENTE: EUROPA PRESS
 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas