MIAMI.- Redescubrir la música ha sido para Danay Suárez una forma más fuerte de conectar con su interior y de convertirse en una exponente de todo lo que acontece a su alrededor. Pero no ha sido solo el mensaje social y la responsabilidad que sus letras llevan lo que ha permitido que la compositora haya hecho de la música ese puente por el que camina hacia la verdad: su interés radica en mostrar lo importante que es ser honesta.

Es así que Suárez llegará este sábado a las 8 p.m. al Fountain Terrace del Hialeah Park Casino para celebrar la riqueza de la música, sus cuatro nominaciones a los Latin Grammy y repasar los temas de sus discos Havana Cultura Sesssions, Polvo de la humedad y Palabras Manuales, el más reciente de su carrera.

Embed

“Interpretaré temas de mi último disco Palabras manuales. En las letras de este trabajo hay más sabiduría, y puede verse desde la composición hasta la asociación de las palabras. Creo que he madurado en eso. También el sonido es de estudio, grabamos instrumento por instrumento en un trabajo que expone mi propia visión”, indicó.

¿Cuál es la esencia de Palabras manuales?

Fue un trabajo demorado. Tuve que buscar en todo lo que había escrito qué era lo que realmente decir. Escribo mucho, pero no grabo todo porque tengo una responsabilidad con la palabra, y la música no es mi desahogo personal, sino mi tesis sobre un asunto.

¿Cómo fue el proceso de grabación?

Comencé a grabar este disco en Cuba, pero tuve que viajar a Estados Unidos para firmar un contrato que necesitaba que yo tuviera otro status legal, y en ese tiempo todo el material se perdió. En total tuvimos que grabarlo tres veces: la primera fue el momento en el que hilvané las maquetas, la segunda fue con Roberto Fonseca en un estudio y la tercera, cuando había perdido todo y comencé a sacar presupuesto de los conciertos para poder producirlo.

Cada trabajo tiene un valor ¿Cuál fue el de este disco?

Me encontraba sola, pero fue para bien porque la música es genuina y todo nació de mí. Para mí es muy importante hablar con la verdad y de las cosas que no encuentro en la discografía de otros artistas. Y eso fue algo que pude lograr con este disco.

¿Cuál ha sido el desafío de su carrera?

Mi reto dentro del género del hip-hop y el rap fue buscar palabras que encajaran en mi idioma. Yo no llevé ningún género hacia mí, me metí en él sin perder mi propia manera de cantar. El color de mi voz sigue siendo el mismo.

¿Qué la ayuda a vivir?

Me hace bien mi espiritualidad. Aunque siempre buscaba, no me gustaba creer en la religión ni en las opiniones de otras personas, y sentía un vacío que me hacía pensar que debía existir una fuerza divina superior a todo, incluso a la tecnología. Fue en este tiempo cuando encontré a Dios, después de haberlo criticado tanto”, recordó.

¿Qué sucedió con Danay Suárez? ¿Sigue siendo la misma?

Hubo un cambio total en mi persona y también en la música que comencé a hacer. Hay muchos puntos en mí que son los mismos, pero he tenido experiencias nuevas que han marcado mi hacer. Antes quizás estaba más propensa a estar influenciada por estilos o culturas del mundo, pero ahora lo único que busco es mi relación íntima con Dios y lo que me pasa.

¿Cuál es la canción que mejor la define?

Hay una canción que no está dentro de Palabras manuales que es Dejando al mundo. Comencé a escribirla en una noche y hasta que no la terminé no me paré de la silla. Me temblaba la mano, el cuerpo, me estaban sucediendo cosas que estaban fuera de mis procesos naturales. Ahí fue cuando supe que era especial. Primero porque demanda mucha honestidad en su letra, no es fácil expresar todo lo que dije en esa canción que es de renuncia al mundo.

¿Cómo definiría esa renuncia?

No es que me vaya a morir ni que me vaya a suicidar. Es una renuncia a las ambiciones banales de este mundo, es una renuncia a todo lo que nos tiene esclavos de una manera u otra. Es pedir perdón por todo lo que hice cuando me creía buena y autosuficiente. Es difícil ser honesta, pero hay que mantenerse en lo natural y en lo que eres.

¿Existió alguna situación que la hizo cambiar?

Reconozco que he tenido mucho ego y me he sentido virtuosa porque puedo escribir. Pero tanto ego es malo, porque sientes que eres superior. Después viene la vida y te golpea por otras áreas, por eso es mejor mantenerse humilde.

¿Con qué soñaba antes de triunfar?

Un día, cuando estaba grabando mis primeras canciones, le dije a mi padre que iba a llegar lejos, y la visión que yo tenía era de escenarios, luces y multitudes. Pero ahora si me interesan los premios del mundo, es porque yo sé que pueden abrir la puerta de un área que parece que no existe pero está ahí, a un área en donde hay cosas que tienen verdad y valores y pueden construir algo en la vida de las personas.

¿Qué significa regresar a Cuba?

Cuando vuelves a Cuba y ves todo tan viejo, de pronto te parece atractivo y rico, pero después cuando lo vives te das cuenta de que todo es lento y complicado. Cuba es una mezcla de sal con azúcar, pero allí está mi familia y mi casa, que construí desde el primer ladrillo.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario