Desde tiempos inmemoriales, este bosque encantado es considerado un lugar mágico. Aquí se encuentra el Valle Sin Retorno, en el que el hada Morgana mantiene atrapados a los amantes infieles para siempre.

Aquí se encuentra el lago de Comper, donde el caballero Lancelot creció en un castillo submarino y recibió la espada Excálibur del rey Arturo. Aquí yace la tumba del mago Merlín, cuya madre era una monja y su padre, un demonio, según cuentan las leyendas.

Te puede interesar

La mayoría sospecharía que este bosque se ubica en algún lugar de Gran Bretaña. Pero la leyenda del rey Arturo es de origen celta y por ello tiene su hogar en la Bretaña francesa. Y justamente aquí, en la Alta Bretaña al oeste de Rennes, está el bosque de Broceliandia.

Un bosque que antes cubría amplias regiones de la península bretona y hoy apenas ocupa unas 7.000 hectáreas. Un bosque del que se suele decir que sale como de un sueño. Pero el bosque encantado de Broceliandia es tan real que se lo puede cargar en un navegador satelital. "Paimpont, Francia" es la dirección.

Es probable que la mayoría de los visitantes se dirija al bosque encantado desde uno de los centros turísticos en la costa bretona, en el noroeste de Francia.

Es un paisaje ligeramente ondulado con campos, pequeñas arboledas y pueblos dispersos. Durante buena parte del trayecto nada está señalizado, lo que hace al visitante pensar que se encuentra atrapado en un mito.

Pero de repente se llega a una colina desde la que se observa un vasto bosque. El punto de partida es el centro temático La Porte des Secrets (La puerta de los secretos) levantado en las dependencias de una antigua abadía en el pueblo de ensueño de Paimpont. Los más jóvenes, particularmente, aprenden allí de qué se trata la leyenda de Broceliandia.

La mística Bretaña, el bosque encantado de Broceliandia dpa
Tazas inspiradas en el rey Arturo en el mercado esotérico de Tréhorenteuc.
Tazas inspiradas en el rey Arturo en el mercado esotérico de Tréhorenteuc.

Tras adquirir un refuerzo para el resto del día en la panadería, lo mejor es seguir viaje a la aun más pequeña aldea de Tréhorenteuc, junto al bosque. Con algo de suerte toca día de mercado. Pero no de frutas y verduras. Se ofrecen pinturas de elfos y unicornios, figuras de brujas, vestimenta hippie y tazas con dibujos del rey Arturo o de hadas.

Los visitantes del mercado son conocedores: neodruidas, buscadores del Santo Grial, esotéricos, algunos de ellos llegados desde muy lejos. Algunos lucen túnicas y coronas de flores. Otros llevan el símbolo del sol celta colgando alrededor del cuello, son miembros de la Iglesia celta restaurada.

La pequeña capilla del pueblo se llama "L'église du Graal" (La iglesia del grial). Es una pequeña sensación turística, porque en todas sus ventanas y pinturas se mezcla la fe cristiana con la leyenda del rey Arturo. Lo más notable quizás sea una estación del Vía Crucis que muestra a Jesús junto al hada Morgana, ligeramente vestida y muy provocativa.

La mística Bretaña, el bosque encantado de Broceliandia dpa
El santo grial en el centro de uno de los vitrales de la Iglesia del Grial de Tréhorenteuc.
El santo grial en el centro de uno de los vitrales de la Iglesia del Grial de Tréhorenteuc.

Hasta Tréhorenteuc se puede viajar en auto, pero al Valle Sin Retorno con su estanque del Espejo de las Hadas sólo se llega a pie. "Se tarda por lo menos dos horas", estima un joven francés, quien ya estuvo allí junto a su novia. Si se sigue la leyenda, esto significa sólo una cosa: que él le es fiel a su compañera. De otra manera, el hada Morgana no lo hubiera dejado salir.

La próxima estación es el castillo de Comper. Construido con piedra de un marrón rojizo, vigila el lago que permite la entrada a otro mundo. Según la leyenda, no se trata de un lago verdadero, sino de una ilusión: una conjura del mago Merlín para evitar miradas curiosas al castillo de cristal de su amada Morgana que se encuentra debajo.

Un joven con barba, trenza y camiseta de lino blanco explica a los visitantes el trasfondo de la leyenda de Arturo.

"En el siglo V, los romanos en Gran Bretaña fueron cada vez más acosados por los anglosajones. Pero un comandante celta logró una vez más repeler a las masas atacantes". Él habría sido el modelo a seguir por Arturo. Más tarde, muchos celtas dejaron la isla para migrar a la Bretaña, con la leyenda de Arturo en el equipaje.

Una y otra vez se ven grandes grupos de visitantes en el bosque, que se paran allí y escuchan a un guía que les cuenta las antiguas leyendas. No hay mucho para ver, se debe animar el bosque con la fantasía propia. Quien no puede hacer eso, se equivocó de lugar.

La mística Bretaña, el bosque encantado de Broceliandia dpa
La Fuente de Barenton, el sitio donde se dice que el hada Morgana se enamoró del mago Merlín.
La Fuente de Barenton, el sitio donde se dice que el hada Morgana se enamoró del mago Merlín.

Los franceses llegan en autobús. El estacionamiento, desde el cual parte un pequeño sendero que conduce hasta la misteriosa Fuente de Barenton luce totalmente colmado un domingo de verano.

Después de una enérgica caminata de media hora, la fuente resulta ser un arroyo pequeño. Sin embargo, hay muchos visitantes que sumergen sus manos en el agua fría y clara.

Los registros más antiguos de la fuente se remontan al siglo XII. Numerosas leyendas lo rodean. Se dice que el hada Morgana -la guardiana de la fuente- y el mago Merlín se enamoraron aquí. Más tarde el hada lo dejó caer en el sueño eterno.

La tumba de Merlín fue realizada con los restos de algunos megalitos destruidos, esos dólmenes o menhires que se pueden encontrar por todos lados en la Bretaña.

La mística Bretaña, el bosque encantado de Broceliandia dpa
Un perro entra en la Fuente de la Juventud de Broceliandia.
Un perro entra en la Fuente de la Juventud de Broceliandia.

Muy cerca se encuentra la Fuente de la Juventud. El agua parece estar estancanda, por lo cual muchos visitantes se paran indecisos alrededor de la fuente de piedra pese a las altas temperaturas. De repente, un perro blanco sale disparado de la maleza y salta adentro.

Las personas presentes miran fijamente al animal que salpica. Cuando finalmente sale del agua no se nota ningún cambio inmediato. "No se convirtió en un cachorro", bromea alguien. A lo que el propietario responde: "¡Pero aún es muy joven!". Así que se puede seguir creyendo.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas