lunes 30  de  enero 2023
REACCIONES

Manchar o agredir arte, ¿activismo o anarquía?

Artistas, expertos y académicos en Miami condenan la reciente ola de agresiones por parte de grupos ambientalistas a importantes obras de arte

Diario las Américas | WILMA HERNÁNDEZ
Por WILMA HERNÁNDEZ

MIAMI.- El arte no se toca. Podría ser ese el sentir de cualquiera que haya presenciado Los girasoles de Van Gogh rociados de sopa de tomate, en Londres, o el cuadro más valorado de Claude Monet, Los almiares, cubierto de puré de papa, en Postdam, cerca de Berlín.

Estas fueron apenas dos de las cada vez más frecuentes agresiones a famosas obras de artistas clásicos, que han ocurrido en algunos de los museos más destacados del mundo a manos de grupos activistas que, en nombre de abogar por el medioambiente, descargan contra el arte frustraciones por la inacción de gobiernos ante el cambio climático, cuestión sobre la cual buscan llamar la atención.

Ni La maja desnuda ni La maja vestida, dos pinturas de Goya exhibidas en el Museo del Prado de Madrid, escaparon de las acciones del grupo ecologista Extinction Rebellion.

Just Stop Oil, en Reino Unido, Última Generación, en Italia, o Dernière Rénovation (Última Renovación), en Francia, son otros de los colectivos ambientalistas que se dedican a agredir estas obras maestras de inmensurable valor cultural.

Tampoco estuvo exenta La mujer de la perla, obra del pintor Johannes Vermeer expuesta en la galería Mauritshuis, en La Haya, que fue atacada con pegamento y lo que parecía ser salsa de tomate. Dos de los tres activistas responsables fueron condenados por un tribunal holandés a dos meses de cárcel.

Según informa la agencia AFP, miembros de la Red A22, que opera en 11 países occidentales con el respaldo financiero del Fondo de Emergencia Climática, también se han propuesto intensificar sus acciones.

El ataque más reciente fue contra un BMW de 1979 intervenido hace más de cuatro décadas por el artista estadounidense Andy Warhol. Cuatro integrantes de Última Generación arrojaron ocho kilos de harina sobre el vehículo, expuesto en un centro cultural de Milán que alberga una retrospectiva sobre este maestro del pop-art.

Con motivo de esta ola de agresiones que se han multiplicado contra las artes visuales, DIARIO LAS AMÉRICAS conversó en Miami con artistas de la plástica y expertos, quienes defienden la conservación del arte como parte del legado universal que debe ser resguardado.

Para el pintor Agustín Gainza se trata de actos inconcebibles que bajo ningún concepto podrían justificarse, ni aun tratándose de defender una noble causa como la de preservación del planeta, porque simplemente la vía que estos grupos han encontrado para llevar adelante su misión no es la adecuada.

“Cualquier tipo de manifestación contra el arte es muy condenable. No tienen por qué. Me indigna, porque creo que no hay por qué manifestarse contra una obra de arte de esa forma ni de ninguna forma. Para mí, el arte es una cuestión contemplativa, que no daña a nadie, sino que está ahí presente para que la disfruten, no hay por qué dañarla. No hay motivo para atacar el arte, ¿por qué contra algo que es histórico, representativo, que ayuda a la humanidad a contemplar la vida? No creo que cuando Van Gogh pintó Los girasoles estaba pensando en destruir el medioambiente”, expuso Gainza.

“Me siento muy mal por todo esto que está sucediendo. Hay que tener cautela y mucho cuidado con lo que pueda pasar con cualquier obra de arte en cualquier museo, en cualquier lugar del mundo donde esté. Y no solamente con las artes plásticas, sino con cualquier tipo de manifestación artística. Nosotros, los artistas, nos sentimos muy indignados por esto, es preocupante”, agregó.

El artista cubanoamericano, que se instaló en Miami hace más de cuatro décadas, recordó que el arte también sirve como vitrina para contar hechos históricos, tal como lo han hecho maestros como Picasso.

“Yo creo que el arte, la pintura, es una manifestación visual que hay que proteger, porque sella una época en la vida cotidiana. Cuando ves Los girasoles de Van Gogh dices cómo es posible que este hombre haya hecho esto en ese momento. Y así sucesivamente todo tipo de obra, como hizo Picasso con Guernica, que creó una pauta con referencia a la destrucción por la guerra. Eso es parte de la historia y no se puede dañar. Es inconcebible que haya gente que pueda dañar una obra de arte”, dijo.

Gainza recalcó que es importante preservar el arte intacto por todo lo que representa para la humanidad.

“Por la historia, cuántos años tienen una obra de Van Gogh, Los girasoles, por ejemplo. Cuántos años tiene la obra de Monet. Ese es un legado que dejaron los impresionistas a través de lo que es el arte, del impresionismo. Y eso debe quedar presente siempre por los siglos de los siglos”, afirmó.

Si estuviera frente una de las acciones de estos activistas, serviría de escudo para proteger el arte de cualquier tipo de agresión.

“Yo abrirían mis brazos como si fuera un protector del arte, me pusiera entre ellos y la pintura; abriría mis brazos y les dijera: ‘basta, dejen de mortificar, de dañar una obra de arte’”, aseguró Gainza.

"Como en ese cuadro de Goya, que es impresionante, que hay un hombre vestido con un camisón blanco abriendo los brazos protegiendo contra un fusilamiento o lo están fusilando; no sé qué sea, pero yo protegería el arte de cualquier situación de maltrato”, añadió, tomando como referencia a la obra Los fusilamientos del 3 de mayo, de Francisco Goya.

Asimismo, Fredy Villamil, artista plástico cubano radicado en Miami, reiteró el valor de estas piezas y la importancia de cuidarlas para el deleite de futuras generaciones.

“Estas obras son parte de la historia de una época del arte. Son muestra de la existencia de un maestro y que están a disposición de la humanidad para ser vistas y admiradas. Si no son cuidadas desde ahora, nuestros hijos nunca tendrán el placer visual de observarlas”, dijo Villamil.

Al igual que Gainza, repudia estos actos que lejos de validar la lucha por la conservación del planeta o intentar resolver una situación, causan indignación, generan polémica o crean otro problema.

“Como artista, ver esas obras de arte siendo dañadas sin la más mínima condolencia me causa un dolor. Solo el que realiza este trabajo sabe lo difícil que es lograr una obra finalizada. Algo tan importante que ha pasado a través de los años para que el mundo lo admire y de pronto ser semi destruido”, lamentó Villamil.

“Las obras de arte es algo que queremos preservar para la posteridad, y los ambientalistas desean obviamente llamar la atención sobre el inminente cambio climático y el cuidado del medio ambiente para que el planeta también sea preservado, pero no es la forma correcta. Están destruyendo algo tratando de solucionar otro problema”, expuso.

Por su parte, Isabel Medina, curadora de arte y archivista del museo Favalora, de St. Thomas University, sostiene que estas acciones afectan la labor de los museos y la exposición del trabajo de artistas.

“Esas agresiones van en contra de la misión de todos los museos, que es preservar el arte y sus colecciones para actuales y futuras generaciones. Los museos preservan obras no solo por su valor monetario, sino por el valor histórico y creativo de cuando son hechas. Esas obras son creaciones únicas de artistas que han sido altamente reconocidos. Muchos museos preservan este tipo de obras también por su popularidad, pero sobre todo por la calidad, ejecución y valor cultural”, manifestó Medina.

“Muchos artistas podrían dejar de exponer sus obras por miedo a que sean destruidas. Si esta situación persiste, puede llegar a ser riesgoso para los museos o centros de arte que expongan obras prestadas. De alguna forma se está perdiendo la libertad de exponer la creatividad artística de grandes artistas”, continuó.

La experta considera que estos grupos ambientalista deberían apostar por educar sobre la causa que están defendiendo, algo que, incluso, ya se hace a través del arte.

“En vez de arremeter contra instituciones culturales, deberían trabajar en conjunto para educar y mejorar el medioambiente. En el museo hemos tenido exposiciones sobre el medioambiente y muchos se han interesado en el tema. Yo misma, como curadora, he aprendido más sobre cómo preservar nuestro planeta y las especies”, expuso Medina.

“Creo que [los ambientalistas] piensan que se está poniendo más esfuerzo en la preservación de obras de arte y no del medioambiente”.

Al académico Emilio J. Sánchez los ataques contra el arte le provocan dos fuertes emociones y un cuestionamiento.

“Indignación y pena. La primera por el crimen de lesa cultura; la segunda, por contemplar la ignorancia y falta de sensibilidad de estos jóvenes. ¿Acaso no es culpa de una deficiente educación? Después, razono: estas personas quieren llamar la atención sobre el cambio climático (lo cual es lícito y conveniente) y recurren al escándalo y la violación de la propiedad (lo cual es ilegal e inconveniente). Los activistas medioambientales no escogen el debate de opiniones, la publicación de un libro, un artículo en la prensa, el debate de ideas: ¡al parecer, es demasiado laborioso!”, reflexionó Sánchez.

El también conductor del programa Comentando, que cada domingo transmite el canal 17, WLRN-TV, considera que es “imprescindible rescatar estudiar y preservar todo el arte de la humanidad, desde la antigüedad hasta hoy”.

Consultado sobre el incidente de vandalismo en Miami contra las esculturas del artista costarricense Jiménez Deredia, comentó que no parece haber sido un ataque de los ambientalistas.

“Lo de Bayfront Park parece más bien un juego de adolescentes, ya acostumbrados a esa práctica de “marcar territorio”, ahora impulsada por la cobertura mediática de lo que sucede en los museos de Europa. De todos modos, emprenderlas con las estatuas —sean las figuras del Ejército Confederado, Cristóbal Colón, Fray Junípero Serra, Miguel de Cervantes, padres fundadores— y obras de arte, nunca podría justificarse. Si guardan valor artístico, histórico o antropológico, deben ser intocables. Los agravios no se eliminan derribando estatuas o manchando cuadros”.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar