NUEVA YORK.- Brian Dennehy, el fornido actor que comenzó interpretando a tipos rudos en el cine y más tarde recibió aplausos por su trabajo en el teatro en obras de William Shakespeare, Anton Chekhov, Eugene O’Neill y Arthur Miller, falleció. Tenía 81 años.

Brian Dennehy murió el miércoles por la noche de causas naturales en New Haven, Connecticut, según Kate Cafaro de ICM Partners, la agencia de representación del actor.

Te puede interesar

Conocido por su contextura maciza, su voz estruendosa y su capacidad de interpretar a tipos buenos y malos con igual aplomo, Brian Dennehy ganó dos premios Tony, un Globo de Oro y fue nominado a seis premios Emmy. En 2010 fue incorporado al Salón de la Fama del Teatro Estadounidense.

Personalidades de Hollywood y Broadway lo recordaron el jueves, incluído de Lin-Manuel Miranda, quien dijo que vio a Brian Dennehy dos veces en el teatro y lo calificó “un coloso”. El actor Michael McKean dijo que Brian Dennehy era “brillante y versátil, un actor potente y un hombre muy agradable también”. Dana Delany, quien apareció en una película con él, dijo que “ya no los hacen así”.

Entre sus cerca de 40 películas, el actor Brian Dennehy dio vida a un alguacil que encarceló a Rambo en “First Blood” (“Rambo”), a un asesino en serie en “To Catch a Killer” (“Atrapar a un asesino”) y a un sheriff corrupto matado a tiros por Kevin Kline en “Silverado”. También tuvo papeles benignos como el camarero que consuela a Dudley Moore en “10” (“10 - La mujer perfecta”) o el sensato líder de extraterrestres en “Cocoon” y su secuela.

Con el tiempo se cansó de la vida en los estudios. “Las películas solían ser divertidas”, dijo en una entrevista. “Cuidaban de ti, primera clase. Esos días se acabaron”.

Brian Dennehy tuvo una fuerte conexión con el teatro Goodman de Chicago, conocido por sus dramas fuertes. Apareció en “Galileo” de Bertolt Brecht en 1986 y luego en “Cherry Orchard” de Chekhov por un salario mucho menor al que percibía en Hollywood. En 1990 hizo el papel de Hickey en “The Iceman Cometh” de Eugene O’Neill, una obra que repitió en el Teatro Goodman con Nathan Lane en 2012 y en Brooklyn en 2013.

En 1998 apareció en Broadway en el clásico papel de Willy Loman, el estafador agotado en “Death of a Salesman” (“Muerte de un viajante”) de Miller, y ganó el premio Tony por su actuación.

En 2003 recibió otro Tony, por su papel en el montaje de teatro“Long Day’s Journey into Night” de O’Neill. En el podio, tras agradecerle a su familia, compañeros de reparto y productores y elogiar a sus contrincantes, dijo que “las palabras de Eugene O’Neill tienen que escucharse... Y les agradezco enormemente por haberme dado la oportunidad de enunciarlas”.

Brian Dennehy nació el 9 de julio de 1938 en Bridgeport, Connecticut, el mayor de tres hermanos. Comenzó a actuar a los 14 años en Nueva York mientras estudiaba en una escuela secundaria en Brooklyn. Protagonizó una puesta de “Macbeth”, jugó fútbol americano con una beca en la Universidad de Columbia, y luego pasó cinco años en la Marina.

De regreso en Nueva York en 1965, buscó trabajo como actor mientras realizaba otros oficios de lado. “Aprendí de primera mano cómo vive un camionero, lo que hace un camarero, lo que piensa un vendedor”, dijo al New York Times en 1989. “Tenía que ganarme la vida en esos trabajos, no sólo fingir”.

Sus padres — Ed Dennehy, un editor para The Associated Press en Nueva York, y Hannah Dennehy, una enfermera — nunca pudieron entender por qué su hijo eligió ser actor. “Cualquiera en una familia inmigrante de primera o segunda generación sabe que se espera que avances con el balón en el campo de juego”, dijo Dennehy a la publicación Columbia College Today en 1999. “Actuar no calificaba de ninguna manera”.

Brian Dennehy, con 1,90 metros (6 pies, tres pulgadas) de estatura, se fue a Hollywood para su primera película, “Semi-Tough” (“El... ella... y él”), protagonizada por Burt Reynolds y Kris Kristofferson. Le pagaron 10.000 dólares semanales por 10 semanas de trabajo, que entonces le pareció “todo el dinero del mundo”.

Entre otras cintas hizo “Looking for Mr. Goodbar” (“Buscando a Mr. Goodbar”), “Foul Play” (“Juego sucio”), “Little Miss Marker” (“El tahúr y su adorable prenda”), “Split Image” (“Capturado”), “Gorky Park” (“Parque Gorky”), “Legal Eagles” (“Peligrosamente juntos”), “Miles from Home” (“Lejos de casa”), “Presumed Innocent” (“Se presume inocente”), “Romeo + Juliet” (“Romeo + Julieta”) y “Assault on Precinct 13” (“Asalto a la prisión 13”). También dio vida al padre de Chris Farley en la comedia de 1995 “Tommy Boy”.

Interpretó al asesino en serie John Wayne Gacy en la película para TV de 1991 “To Catch a Killer” y al líder sindical Jackie Presser en el especial de HBO “Teamster Boss” (“El juego del poder”) un año después. “Trato de interpretar a villanos como si fueran tipos buenos y a tipos buenos como si fueran villanos”, dijo en 1992.

Trabajó entrados sus 70s, en proyectos como “Hap and Leonard” de SundanceTV, la película “The Seagull” (“La gaviota”) con Elisabeth Moss y Annette Bening, y la obra “Endgame” de Samuel Beckett en el Teatro Long Wharf. Su última aparición en Broadway fue en “Love Letters”, junto a Mia Farrow, en 2014.

Le sobreviven su segunda esposa, la diseñadora de vestuario Jennifer Arnott, y sus hijos Cormac y Sarah, además de tres hijas — Elizabeth, Kathleen y Deirdre — de un matrimonio previo con Judith Scheff.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

La Ciudad de Miami ha ordenado el uso obligatorio de mascarillas u otro tipo de protección facial en lugares públicos. Hialeah, Coral Gables y North Miami Beach adoptan medidas similares. Para Usted...

Es la única manera de evitar el aumento de los contagios
El uso de la mascarilla no tiene que ser obligatorio
Está bien usarla en mercados o centros de salud, pero no en la calle
Más que usar mascarilla, hay que controlar a los grupos de riesgo
ver resultados

Las Más Leídas