jueves 11  de  julio 2024
ARTES VISUALES

Muestra de la obra de Cruz-Diez llega a Costa Rica

La exposición RGB: los colores del siglo fue diseñada y curada en 2010 por el maestro que se propuso comunicar en su arte la alegría del descubrimiento y el asombro

Por Edgar Cherubini Lecuna

Celebrando el centenario de Carlos Cruz-Diez (1923-2019), el Museo de Arte Costarricense acoge la exposición RGB, los colores del siglo. Es la primera vez que se presenta en Centroamérica, después de ser exhibida en Venezuela, China, Corea del Sur y Europa.

La muestra, que se puede visitar hasta el 1ro de septiembre, se vuelca hacia las calles de San José con un paso peatonal o crosswalk y una Caminería Cromática, obras participativas que estimulan la imaginación de los transeúntes

RGB, los colores del siglo es una muestra de obras digitalizadas, contenidas en una data enviada por Internet y elaborada in situ con impresoras digitales, una aplicación para tabletas digitales y elementos ensamblados por el personal de la institución receptora. Esta exposición fue diseñada y curada por el maestro Cruz-Diez en 2010. Ese mismo año fue enviada por primera vez a China, convirtiéndose en una exitosa muestra itinerante en importantes museos y universidades de ese país.

Cruz-Diez utiliza el término RGB haciendo referencia a un sistema basado en la suma de los colores lumínicos primarios. En español se suele usar el acrónimo inglés RGB (Red, Green and Blue). A este modelo cromático se le conoce como síntesis aditiva, ya que al sumarse los colores crean uno nuevo. El color se consigue utilizando la luz. Muchos desconocen que sus monitores, pantallas LCD, tabletas, teléfonos móviles y otros medios digitales, utilizan este modelo para visualizar los colores; cualquier color que se vea en una pantalla se compone de porcentajes variables de cada uno. Por ejemplo, si los tres colores están iluminados, obtienes el color blanco, mientras que, si ninguno está iluminado, obtienes el negro. Cuando los tres colores se combinan entre sí, producen los colores secundarios amarillo, cian y magenta.

Cuando en 2010, Cruz-Diez concibió esta exposición, escribió: “Antes de que apareciera la televisión en color, todas las imágenes que veíamos impresas, se obtenían gracias a los colores amarillo, azul, rojo y negro. Son colores químicos para un soporte opaco como lo es el papel. La televisión y todos los artefactos numéricos generan imágenes luminosas, por lo tanto, los colores son físicos, los colores del prisma. En estas obras, de concepción sistemática y programada, solo he utilizado los colores rojo, verde, azul y negro, más el blanco del soporte opaco. El resultado es aparentemente contradictorio, pues no siendo un soporte luminoso, obtengo los colores del prisma, los colores de la luz. Es un discurso investigativo que he venido desarrollando desde 1959 hasta hoy, y cada vez me sorprendo de los resultados imprevistos que surgen. Esa alegría del descubrimiento y del asombro, es lo que intento comunicar al espectador en cada una de mis obras”.

RGB, los colores del siglo, comprende obras bidimensionales de la serie Color Aditivo, fundamentada en la yuxtaposición de dos o más colores que producen nuevas gamas cromáticas según la luminosidad y la distancia del espectador. Por su parte, las tituladas Inducción Cromática, se relacionan con el fenómeno de post-imagen, donde el ojo es inducido a percibir los colores complementarios de los que se encuentran en el plano. Los colores virtuales son tan reales como los pigmentos utilizados en el soporte. Las obras denominadas Color al espacio, complementan la muestra.

La sala cuenta con un programa interactivo para tableta digital creado por el artista y su hijo Carlos en 1995, mediante el cual, los asistentes pueden interpretar sus obras. Como bien lo expresara el artista: “La Experiencia Cromática Aleatoria Interactiva, es una aplicación para ordenadores y tabletas, que permiten al usuario entrar en el mundo expresivo de mi obra, como lo haría un intérprete ante una partitura. Por eso, cuando se imprime la obra dice “Cruz-Diez, interpretado por…”.

Pasos peatonales y caminería en San José

Entre las ideas innovadoras de Carlos Cruz-Diez en el arte contemporáneo se encuentran sus “intervenciones efímeras” en el espacio urbano. Desde 1975, sus pasos peatonales y caminerías se han presentado en diversas capitales del mundo. En estas obras, Cruz-Diez utiliza Inducciones Cromáticas y Colores Aditivos. Sobre sus pasos peatonales, el artista afirmaba: “Dado que el arte es un complejo mecanismo de comunicación, pienso que la calle es un soporte ideal para hacer llegar mi discurso a un mayor número de personas. Con la intervención cromática de los pasos peatonales en las calles, pretendo cambiar la rutina de los pasantes en su trayecto cotidiano, ya que suscitan sorpresa al modificar los inmutables códigos que empleamos al atravesar la vía. Lo más importante es que logro que el citadino interactúe con mis obras a su paso, convirtiéndose en coautor de éstas, ya que es él quien hace surgir nuevas gamas de colores mientras se desplaza. Al contrario de la pintura que detiene el tiempo, mis obras producen acontecimientos en el espacio y en el tiempo del trayecto. Es toda una reflexión sobre la inestabilidad y ambigüedad del color y eso produce asombro. El artista tiene que proponer situaciones inéditas y provocar sorpresas, despertar percepciones dormidas en el que las observa, estimulando su imaginación a otras lecturas de la realidad”.

El paso peatonal está ubicado frente a la escuela Buenaventura Corrales, conocida como el Edificio Metálico. La segunda intervención es una caminería en la plazoleta del Museo de Arte Costarricense. Estas intervenciones cuentan con los diseños originales, planos y supervisión del Atelier Cruz-Diez París, dirigido por Carlos Cruz-Diez Jr.; el apoyo logístico del equipo de Logistic Fine Arts Miami, encargado de imprimir las obras, así como de la participación del voluntariado de EPA y de la Municipalidad de San José.

“La llegada de RGB: Los colores del Siglo a nuestro museo es un acontecimiento muy significativo para la escena costarricense, es una oportunidad para acercar a la población a las obras de uno de los artistas más influyentes del siglo XX e inspirar a las nuevas generaciones para que exploren las posibilidades infinitas del color, junto con una serie de actividades didácticas que hemos preparado para quienes nos visiten”, expresó Esteban Calvo, director del Museo de Arte Costarricense, ubicado en el Parque Metropolitano la Sabana, en San José, su horario es de martes a domingo, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. La entrada es gratuita.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar