MIAMI.- La música es la gran pasión del rapero peruano radicado en Estados Unidos Nando Chang, cuyo primer disco, "Cholito Samurai", sale al mercado este viernes, pero cortar pescado a la perfección en el restaurante de su familia no se queda atrás.

Ambas cosas, su música y la comida que ayuda a preparar, son "picantes", dice Chang en una entrevista con Efe.

A este peruano con raíces chinas le gustaría como "mínimo" una nominación a un Premio Grammy Latino, pero dice que, aunque lo consiga, no dejará de sacar las espinas de los salmones ni amontonar las lonjas que corta con esmero cada día.

"Le tengo algún tipo de fascinación a cortar un pescado a la perfección. Mantener el cuchillo en la espina para no desperdiciar nada. Desde joven me encantó ese trabajo, más que cocinar", dice el cantante en una entrevista con Efe en el restaurante de su familia en Miami, especializado en cocina japonesa, pero con influencias peruanas, lo que se conoce como "nikkei".

Nando nunca ha podido escoger entre una ocupación y la otra.

"Para mí, siempre fueron las dos cosas, porque la cocina era una necesidad, por vivir. Mi papá siempre estaba en todas las cocinas, y la música siempre estaba dentro de las cocinas. Nunca he podido separar lo uno de lo otro, siempre han sido parte de mi vida", asegura Chang, de 28 años.

Tenía 16 cuando entró por primera vez en una cocina a lavar platos, cuando su familia vino de Perú a Estados Unidos y "como toda familia inmigrante, no tenían nada". La misma edad con la que empezó a escuchar hip-hop.

Empezó los años siguientes a grabar canciones en casa de forma independiente, al mismo tiempo que dejó de lavar platos y oía que los cocineros decían: "Mira, Nandito sabe cortar pescado".

Esa afición, convertida en empleo, y el hip-hop le ayudaron a entender cómo era la cultura de los Estados Unidos.

"Cuando llegué a este país no me identificaba con nada. Me vestía totalmente distinto a los jóvenes de aquí, y para mí la forma más rápida de adaptarme a todo eso fue escuchando hip-hop", explica.

Hace cuatro años que se puso una meta seria, lanzar un disco profesional y, tras firmar con Universal Music, su álbum "Cholito Samurai" verá la luz con temas como "Tigre", que da nombre a un "roll" de sushi vegano del restaurante de su familia, "Itamae", situado en el Design District, el barrio de las grandes marcas.

Trabaja 60 horas a la semana con un delantal y 40 más en el estudio, pero aún así no considera que esté trabajando. "Estoy con mi papá y mi hermana, y es como llegar a casa y tener que ayudar. Amo lo que hago", asevera.

Su padre, que llegó sin saber cocinar a Estados Unidos, lo mira orgulloso, mientras traquetea con las salsas y recuerda que su hijo escuchaba al grupo argentino Soda Estereo, porque era lo que le gustaba a él.

Son salsas para condimentar el sushi con algún ají (pimiento) peruano. "Mi música y mi comida, las dos son picantes", asegura Chang.

Ya hace 15 años que vive en Estados Unidos, pero Perú está presente en todo lo que hace.

"Es parte de mi vida cotidiana. Tanto en la cocina, como en la música, ser peruano me ha dado mucho. En cada entorno, en cada sabor, en cada letra", afirma el rapero.

Uno de los sencillos de su primer álbum, "Oro", reflexiona sobre la conquista española de lo que hoy es Perú y el "resentimiento" que todavía existe.

"Si en algún momento el peruano fue conquistado, hoy en día salimos del Perú para conquistar otros mercados, en este lado del mercado estadounidense con la música y la comida", asegura Nando Chang.

Confía en que su nuevo álbum destacará como proyecto "urbano" y "alternativo", y ahora se toma este disco como la base para futuros proyectos, ya sean con un micrófono o con un cuchillo.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas