MIAMI.- Con una carrera artística que supera las cinco décadas, el cantautor cubano Pablo Milanés tiene un espacio ganado en la lista de los imprescindibles de la historia musical de su país.

Mucho antes del s Milanés continúan siendo aclamadas en muchos escenarios del mundo, su nombre ha trascendido a la par de sus nexos, que nunca ha roto, con el régimen cubano.

Te puede interesar

Años atrás, un concierto de Milanés en Miami hubiera sido impensable. La presentación del sábado es la segunda del artista cubano en la ciudad.

El público que acudirá a su concierto el 17 de septiembre, en el Fillmore de Miami Beach, irá al encuentro del poeta cuyas canciones le remontan a sus años de juventud, que vivieron en una sociedad cerrada a toda influencia occidental. Habrá, también, quienes rechacen la presencia de Milanés.

Cuba está de moda, dijo Milanés recientemente en una de sus entrevistas. Pero en esa nueva “tendencia’’ surgida después de diciembre de 2014, Miami también resurgió como el destino obligado de todos los artistas de la isla que viajan hasta este punto geográfico para reencontrarse con esta parte de su pueblo.

-El pasado 2015 usted recibió el Premio Grammy a la excelencia musical, y en su discurso le dedicó este reconocimiento al pueblo cubano ¿Sigue siendo Cuba la fuente más importante de inspiración que da vida a su proceso creativo?

En general es la vida que uno hace y donde uno vive, y por supuesto Cuba es clave en ese sentido, la fuente de la inspiración. Pero muchas otras veces es también oficio, sentarse y trabajar un texto o una música durante horas.

-Recientemente se presentó por primera vez en Punta Arenas, Chile, ¿hay otras ciudades o países que nunca haya visitado y quisiera conocer? ¿Lugares en los que sueñe ofrecer un concierto?

En más de 50 años de carrera he tenido la suerte de visitar muchísimos países y ciudades, pero también pequeños pueblos a los que nunca hubiera soñado viajar. Creo que conozco buena parte del continente americano, que es junto con España, lo que más me interesa.

Embed

-Sabemos que muchísimos artistas jóvenes se acercan a usted para pedirle colaboraciones, ¿qué consejos o sugerencias les da usted para que ellos logren forjarse un estilo propio con el cual la gente los identifique?

Que luchen por sus creaciones propias, que no olviden sus raíces musicales, de donde vienen, que estudien. Es un trabajo duro y sobre todo frente a la música que hoy en día se hace, donde es más fácil caer en las producciones puramente comerciales, en esa música de usar y tirar.

-Se sabe que usted siempre está investigando, recopilando canciones, y estudiando las manifestaciones musicales de siglos pasados, ¿en qué proyectos trabaja actualmente?

Mi vida es la música y no paro de trabajar, la verdad. Acabo de hacer un disco hermoso con Haydée, por delante viene la presentación en diciembre en La Habana de un trabajo que acabo de realizar con Miguel Núñez, el pianista y director musical de mi banda, en el que él ha compuesto la música y yo los textos. Con el excelente pianista José María Vitier grabamos un disco recientemente, “Canción de Otoño”, pero nos quedamos con más ganas de trabajar juntos y el año próximo saldrá una producción dedicada a temas de la Trova Antigua, producto de un trabajo de investigación realizado por Vitier. Y también estoy haciendo algunos temas nuevo para mi próximo disco. En fin, no me aburro.

-Su hija Haydée recientemente hizo una recopilación de su obra de los años 60, un proyecto en cual usted también participó, ¿qué le pareció este trabajo y cuál ha sido la lección de vida que ha tratado de transmitirle a ella en su carrera musical?

Sí, Haydée ha producido y arreglado íntegramente un disco en el que dice que me quiere hacer un homenaje con cerca de 15 temas de mi repertorio, fundamentalmente de los años 70 y 80. Ha trabajado mucho, siempre le he inculcado que debía buscar su propio estilo y adecuarlo a cualquier género que quisiera interpretar. Haydée es muy versátil y llega a un gran número de géneros.

-El 2013 salió a luz su disco “Renacimiento”, luego vino “Canción de Otoño”, y posteriormente vino la producción y gira "50 de 22", celebrando los 50 años desde que compuso su obra “Mis 22 años”, ¿Qué tan difícil se le ha hecho publicar y proponer canciones nuevos a un público que en general siempre anhela escuchar sus temas clásicos”? ¿Cómo logra desligarse de las canciones que lo persiguen?

Tengo la suerte de que el público, al menos lo que yo siento, es muy respetuoso. Es verdad que siempre desean escuchar aquellos temas más clásicos pero siento que también han recibido bien otras propuestas musicales más recientes. En ese sentido sigo teniendo ganas de hacer composiciones nuevas porque el público, aunque tenga sus preferidas, las recibe con respeto y entrega.

-Desde el punto de vista musical, ¿cree que el acercamiento entre EEUU y Cuba ayuda a que la nueva ola de artistas cubanos puedan proyectarse internacionalmente?

La música cubana, junto a la estadounidense y la brasileña, son muy influyentes en el mundo, por eso creo que la presencia internacional de la música cubana siempre ha sido un hecho y lo seguirá siendo.

-Según su parecer, ¿qué es lo que ha hecho que la trova cubana, a pesar del paso de los años, aún perdure en el tiempo?

El estilo trovadoresco es la narración musicalizada de lo que ocurre a nuestro alrededor, en la vida privada, en la vida pública, en un paisaje y tiempo determinados. Siempre habrá cronistas que musicalicen lo que ocurre a su alrededor.

-¿Escribe sus canciones a lápiz y papel o frente a una computadora?

Con papel y grabadora de las antiguas. No me llevo bien con las computadoras.

¿Los medios sociales le hacen faltan, los utiliza?

Yo no las uso directamente ni las consulto. Mi equipo de trabajo si las utiliza para mantener informado al público de mi actividad musical. En ese sentido creo que son necesarias pero no soy activo en ellas.

-Usted siempre ha declarado ser un hombre agnóstico y ateo, pero ¿qué opinión y sensación le provocó la visita del papa Francisco a Cuba? ¿Qué opinión le merece como líder mundial?

Sí, en lo personal no me interesa porque como usted dice soy ateo pero atendiendo a aspectos sociales creo que ha sido positiva su visita. El talante y las acciones que ha tomado el papa Francisco creo que son respetables y admirables en algunos sentidos.

-¿Usted declaró recientemente que “Cuba está de moda”? ¿Cree que eso es positivo o negativo para las mejoras de los conflictos políticos y sociales que vive el país?

Simplemente dije que está de moda y las modas son pasajeras, tienen su tiempo. Esta es una observación de cara al mundo, todos quieren viajar allá pero eso no creo que tenga un impacto esencial en la vida de la mayoría de los cubanos.

NOTA: Pablo Milanés accedió a responder a preguntas de DIARIO LAS AMÉRICAS enviadas por correo electrónico.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.9%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.72%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.38%
23155 votos

Las Más Leídas