domingo 14  de  julio 2024
SÉPTIMO ARTE

Película "Everything Everywhere All at Once" se prepara para los Óscar

La película, dirigida por Daniel Kwan y Daniel Scheinert, ha emergido como el más improbable peso pesado de los Premios de la Academia

NUEVA YORK.- Soñaron con universos con dedos de salchichas, rocas con ojos saltones y Raccaccoonie. Pero Daniel Kwan y Daniel Scheinert nunca imaginaron el tipo de éxito arrollador que tendría la película Everything Everywhere All at Once (Todo en todas partes al mismo tiempo) rumbo a los Óscar.

En el último año, desde que la película debutó en el festival SXSW, el dúo de cineastas conocidos como The Daniels ha estado viviendo lo que por momentos les parece una dimensión paralela. Nunca esperaban que su alocada historia de universos los llevaría a los Óscar. Todavía ahora hay momentos en los que no lo pueden creer.

“A veces se siente como que estamos en nuestra propia película”, dijo Scheinert. “Que en algún momento nos van a sacar de esta broma y vamos a volver a nuestras propias vidas y diremos ‘¡Oh!, ¿no sería increíble eso?’”.

Pero Everything Everywhere All at Once ha emergido como el más improbable peso pesado de los Premios de la Academia. Una película independiente absurdista que combina existencialismo y todo tipo de bagel, estrenada en marzo del año pasado, que no sólo se encamina a posibles triunfos en los Óscar el 12 de marzo, sino que parece que arrasará en la premiación.

Es la favorita para ganar el premio de mejor película, mejor dirección para los Daniels, mejor actriz para Michelle Yeoh, mejor actor de reparto para Ke Huy Quan y posiblemente mejor actriz de reparto para Jamie Lee Curtis. Una película con cangureras (riñoneras) y kung fu sobre una mujer de mediana edad que presenta su declaración de impuestos está encaminada a superar a grandes cintas taquilleras como Top Gun: Maverick y a Spielberg con The Fabelmans (Los Fabelman).

Si Everything Everywhere All at Once — la más nominada compitiendo en 11 categorías de los Óscar y ganadora de los premios predictivos de los sindicatos de productores, actores y directores — gana el premio de mejor película, será uno de los filmes más anti-Óscar en ganar en los Premios de la Academia. Entre otros logros históricos, será la primera ganadora de mejor película en tener juguetes sexuales anales.

“Hablando en defensa de la gente que celebra la sexualidad, puedes ponerte casi todo lo que quieras en el trasero”, dijo Scheinert riendo. “Así que de alguna manera, cada película del Óscar tiene un tapón anal. Simplemente tienes que ser creativo”.

Ser creativos ha sido parte del método de los Daniels desde que se conocieron y mientras estudiaban cine en el Emerson College en Boston. Kwan, quien es originario de Massachusetts, y Scheinert, de Alabama, comenzaron haciendo videos musicales y cortos. Su ópera prima Swiss Army Man (Un cadáver para sobrevivir) de 2016 era protagonizada por Daniel Radcliffe como un cadáver que emite flatulencias. Everything Everywhere All at Once es su segunda película. Los Daniels tienen 35 años cada uno.

El éxito inesperado, — un estreno de A24 que ha acumulado más de 100 millones de dólares a nivel mundial contra un presupuesto de 14,3 millones — está mucho más allá de cualquier trayectoria que los Daniels imaginaron que pudiera tener. En una reciente y rara pausa entre premios y ceremonias hablaron por Zoom desde el estudio en la casa de Kwan. El director se disculpó por el desastre, el cual recordaba a su filme.

“Sigo diciendo que lo arreglaré cuando terminemos de promover la película”, dijo Kwan, casi un año después de su estreno.

Sin importar cuántos Óscar gane Everything Everywhere All at Once, Kwan sabe que nada será lo mismo después de su entrada inesperada al más alto podio de Hollywood.

“He pasado por tantos ciclos de euforia y depresión y episodios maniáticos”, dijo Kwan, quien es un alma gentil e introspectiva. “Me di cuenta de que nunca volveré a mi vieja vida. Eso me pegó en uno de mis puntos bajos y tuve que vivir el luto de la pérdida de nuestras vidas. Eso puede ser increíble y triste al mismo tiempo”.

Cuando el filme se estrenó en cines, reactivó la industria de los filmes de nicho después de dos años de pandemia, atrayendo a cinéfilos a las salas de arte y convirtiéndose en el mayor éxito de taquilla de A24. Pero incluso entonces, hablar de premios era algo sumamente remoto. No fue sino hasta finales de año, cuando ganó el premio de mejor película en los Gotham Awards que el revuelo sobre la película comenzó. Y desde entonces el afecto por ella siguió acumulándose. Las dudas sobre que la película era demasiado rara para los votantes de la academia de mayor edad fueron disipadas.

Scheinert recuerda irónicamente decirle al elenco en el set: “No estamos haciendo una película de Óscar aquí. Esta película se trata de cantidad, no de calidad”, y a pesar de esto, por un giro del destino, un filme realizado sin ninguna pretensión de los Premios de la Academia se encamina a conquistarlos.

“La industria en general está pasando por mucha reflexión”, dijo Kwan. “Lo que pasó con los estrenos en cine durante la pandemia, lo que está pasando ahora con el streaming, el hecho de que el movimiento OscarsSoWhite ha hecho que la configuración de la academia cambie. Estamos en un momento tal de flujo que creo que de alguna manera esta película ha tocado una fibra sensible”.

“Sentimos que esta película refleja cómo se siente la realidad, para nosotros, al menos”, agregó Kwan. “El hecho de que la gente está respondiendo a ella es realmente reafirmante: ‘¡Oh!, ustedes ven lo mismo que yo’”.

Everything Everywhere All at Once es también una película llena de originalidad en una época en la que el principal producto de Hollywood son las franquicias, reversiones y secuelas, por ejemplo, este es el primer año en los Óscar que dos secuelas Maverick y Avatar: The Way of Water (Avatar: El camino del agua) están nominadas a mejor película. Un voto para Everything Everywhere All at Once es un voto por algo diferente.

“Hay algo muy importante con ampliar tu propia imaginación en tu vida diaria. Creamos estas narrativas sobre nosotros mismos y después quedamos accidentalmente atrapados en ellas”, dijo Kwan. “Crecí con muchas dudas sobre mí mismo y mucho desprecio por mí mismo. El hecho de que ahora soy un director que es capaz de encontrar el éxito es una idea que conmociona la narrativa y agranda tanto la imaginación que nunca habría podido imaginar hace unos años”.

Para Scheinert el arma secreta de la película es su elenco. Incluso si la película no es de tu gusto, dice: “No puedes odiar a Ke y Michelle”. Yeoh, quien por años ha sido una potencia de las artes marciales en la gran pantalla, ha dicho a lo largo de la temporada de premios que Everything Everywhere All at Once le abrió una nueva puerta como actriz. Quan, quien fue actor de niño y prácticamente había renunciado a la interpretación después de años sin audiciones, ha dicho que el Óscar no era su meta, simplemente quería un trabajo.

“Si nuestra película puede sacar a la gente de su encasillamiento y sacar a la comunidad de su encasillamiento, eso está increíble”, dijo Scheinert.

En una entrevista telefónica la mañana de las nominaciones al Óscar, Yeoh dijo que nunca se imaginó, cuando comenzaron a filmar Everything Everywhere All at Once, que estaban destinados a los Premios de la Academia.

“Somos una pequeña película con un gran corazón que late, sin duda”, dijo Yeoh. "Teníamos ambiciones porque sentíamos que nuestra historia necesitaba ser contada. En épocas de caos y turbulencia, esta es una película sobre sanación. Se trata de amor. Es sobre cualquier persona ordinaria, como lo somos todos, que tiene la oportunidad de ser un superhéroe con superpoderes que son amor y compasión”.

En cada escenario en el que se paran los Daniels, Yeoh, Quan y otros han causado sensación con discursos conmovedores sobre la representación asiática. El domingo en los Premios del Sindicato de Actores de la Pantalla, Quan dijo: “A todos los que están viendo en casa, que pasan por problemas y esperan a ser vistos, por favor no se rindan porque la atención los encontrará un día”.

El actor James Hong de 94 años, quien interpreta al malhumorado patriarca de la película, reflexionó en los Premios SAG sobre la desalentadora historia de Hollywood y su retrato de la vida asiática y asiático-estadounidense. Después declaró triunfal: “¡Mírennos ahora!”.

Everything Everywhere All at Once, una metáfora excéntrica de la experiencia inmigrante de los asiático-estadounidenses, ha presentado su argumento a favor de un universo cinematográfico diferente, con héroes como la Evelyn Quan Wang de Yeoh o el Waymond Wang de Quan.

“Si hubiera crecido con una película como esta o con una conversación como la que se está generando, sería una persona muy diferente y un asiático-estadounidense muy diferente”, dijo Kwan. “La mayor parte de mi vida, la parte asiática de mi experiencia, era algo que debía ser borrado o algo que ignorar porque se sentía más como un lastre que una fortaleza”.

Así que hay muchas realidades alternativas para las vidas detrás de Everything Everywhere All at Once — la mayoría habrían sido menos felices si esta película no existiera para ellos o para nosotros.

Regresemos exactamente a un año y un día antes de los Óscar del 12 de marzo. Los Daniels y compañía están de pie en el escenario del SXSW en Austin, Texas, sin tener idea de lo que ocurrirá. Cuando un miembro del público les pregunta qué quedó fuera en la edición, Scheinert con un poco de arrepentimiento sugirió un universo completamente diferente: El Chico Spaghetti Baby Noodle, un macarrón que habla y no entiende por qué no es un espagueti, con la voz de Jenny Slate.

Un camino que no se tomó, sí, pero como señaló Scheinert, siempre está el DVD.

FUENTE: AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar