NUEVA YORK.- Nueva York y Los Angeles cerrados, espectadores atemorizados por la pandemia: el cine en los Estados Unidos, el motor para difundir los éxitos de taquilla, pide ayuda desesperadamente a estudios y políticos, sin éxito por el momento.

Signo de los tiempos que corren, la red de cines Regal, la segunda más grande del país, cerró oficialmente sus puertas el jueves pasado tras una breve reapertura en agosto.

Te puede interesar

Cineworld, su casa matriz, citó como principal factor el prolongado confinamiento en Nueva York.

"Los estudios realmente necesitan la ciudad de Nueva York para lograr un crecimiento decente de una película. Y sin Nueva York no pueden hacerlo", dijo Joseph Masher, director de operaciones de Bow Tie Cinemas, una cadena de cine tamaño mediano.

"No estamos en una etapa en la que podamos retomar una vida normal", declaró a mediados de septiembre el gobernador demócrata del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, para justificar su negativa a reabrir los cines, aunque autorizó la reapertura parcial de los restaurantes.

El nuevo coronavirus ha matado a más de 33.000 personas en todo el estado desde marzo.

"Para mí, una persona sentada en una sala de cine durante dos horas con una mascarilla es más seguro que sentarse en un restaurante durante una hora sin barbijo, hablando y riendo", protestó Andrew Elgart, propietario de tres cines en Nueva York.

Hasta la fecha, no se ha documentado ningún contagio en una sala de cine en Estados Unidos, el mercado cinematográfico más grande del mundo.

En todo el país, cerca de 400 operadores, que representan más de 33.000 salas de un total de 40.000, adoptaron un estricto protocolo llamado CinemaSafe, que incluye reglas sobre distanciamiento, ventilación y mascarillas.

"La tasa de contagio va en aumento, por lo que la idea de reabrir ahora, cuando todavía hay tantas preguntas sin respuesta, me parece irresponsable", indicó Christian Grass, director del Metrograph, un cine independiente de Manhattan.

Los espectadores también están divididos.

"No me siento cómoda yendo (al cine) antes de que haya una vacuna", dijo Julia, una actriz de 23 años que vive en Nueva York. "Hay tanto para ver por streaming, que puedo esperar".

Michelle, de Brooklyn, llevó a su hijo a ver "Tenet" en la vecina Nueva Jersey, donde se permitió la reapertura de los cines.

"Se ve muy limpio y parece que están tomando todas las precauciones", expresó tras la función, a la que asistió un puñado de personas.

En Los Angeles, el principal mercado de Estados Unidos, los cines también permanecen cerrados, aunque las autoridades no descartan reabrir si mejoran los indicadores sanitarios.

En ese contexto, los estudios cinematográficos aplazaron el lanzamiento de sus filmes para 2021, incluyendo "Black Widow"; "No Time to Die", del agente 007; "West Side Story"; y "Top Gun: Maverick".

"Los estudios deben estar dispuestos a lanzar un hit para alimentar a la industria y evitar el colapso de los operadores", dijo Eric Wold, analista de B. Riley Financial.

"Mantenerse a flote"

Los operadores de las salas también reclaman apoyo al Congreso de Estados Unidos para que incluya al sector en un paquete de ayuda que es negociado y que quizás no llegue a aprobarse este año.

"Sin apoyo político, nacional o local, y sin un sacrificio por parte de los estudios cinematográficos, los cines van a cerrar definitivamente", pronosticó Masher, y estimó que al menos una docena ya tiró la toalla en Nueva York.

"La cadena AMC, la mayor de Estados Unidos, debería al menos poder resistir hasta mediados de 2021", estimó Wold.

Pero son los operadores menores los que le preocupan.

Bow Tie Cinemas, por ejemplo, ya se desprendió de 900 de sus 950 empleados.

"Estamos haciendo lo posible para mantenernos a flote y controlar nuestros gastos; con suerte, estaremos bien", dijo Masher.

Elgart, dueño de varias salas, indicó no poder pagarle a nadie por la falta de ingresos, aunque agregó desafiante: "no cerramos".

Mientras esperan una eventual luz verde para retomar la actividad, algunos cines buscan alternativas.

El edificio de Cobble Hill Cinemas, propiedad de Elgart, por ejemplo, se ha convertido en una especie de anexo de la escuela primaria del vecindario.

Y el Metrograph lanzó proyecciones en línea, lo que le permitió triplicar su número de suscriptores.

"Nos estamos adaptando a un nuevo mercado", dijo Grass.

Pese a todo, tanto los operadores de las salas como los espectadores están de acuerdo en una cosa: el cine no morirá.

"A la gente le gusta ver las películas en pantalla grande", comentó Grass. "Es una experiencia compartida. No tengo ninguna duda de que (los cines) se recuperarán por completo".

FUENTE: AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 40.79%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 32.41%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 26.8%
12728 votos

Las Más Leídas