MIAMI.-Hace 20 años la música latina perdió a uno de sus grandes: Tito Puente. El corazón del Rey del Timbal dejó de latir después de una cirugía, pero su legado ha trascendido generaciones.

Su contagiosa energía, inigualable estilo y destreza ejecutando el instrumento le valieron reconocimiento mundial y la admiración de sus colegas y de jóvenes a quienes su ejemplo sirve hoy de guía. También conocido como el Rey de la Música Latina (King of Latin Music), Puente fue una figura central en la fusión del jazz con la música latina.

Te puede interesar

En la década de los 50 impulsó el mambo junto a Dámaso Pérez Prado y Tito Rodríguez. Puente se transformaba en el escenario mientras tocaba y sus expresiones faciales lo demostraban. Meses antes de morir, el 31 de mayo de 2000, le preguntaron sobre la peculiaridad de su estilo, y contestó:

“¿Qué más podría vender? No soy Ricky Martin para menear mis caderas y mostrar mi ombligo. No tengo a una muchacha que cante en la banda. Necesito que la gente vea que me estoy divirtiendo”, cita el New York Times en el obituario que dedicó al legendario músico, publicado dos días después de su muerte y en el que se informó que Puente falleció luego de sufrir complicaciones en la cirugía a corazón abierto a la que fue sometido.

Su nutrido repertorio quedó plasmado en unos 118 álbumes de estudio en los que, además de la salsa, incluyó los ritmos afrocubanos, el sonido del merengue dominicano, la bossa nova brasileña y el chachachá cubano.

Oye como va, que popularizara Carlos Santana, fue su tema más emblemático.

Puente también se interpretó a sí mismo en la película The Mambo Kings (1992). A lo largo de más de 50 años de carrera musical, obtuvo cinco Grammy y atesoró la amistad y admiración de muchos en la industria.

Con Celia Cruz sostuvo una entrañable amistad y una conexión que se desbordaba en el escenario para el deleite de quienes los vieron actuar juntos en vivo. Pero también grabaron juntos. El disco Very Best of Tito Puente and Celia Cruz recoge los mejores momentos en los estudios de grabación de estos dos titanes de la salsa.

Nacido en Nueva York de padres puertorriqueños, Ernesto Antonio Puente (Tito Puente) creció en el barrio hispano de Harlem. Despuntó en la música con 13 años. Aprendió a tocar piano y saxofón. Pero desde esa edad ya llevaba en la sangre el sonido de los timbales y por ellos conoció la gloria musical, años después de iniciarse en el instrumento practicando con cazuelas. Y el Palladium nightclub fue testigo de su encanto.

Cuenta el articulo de The New York Times que tanto sonaba la descarga del pequeño Tito en la cocina de su madre, que los vecinos le sugirieron a ésta que su hijo tomara clases de música. De ahí que la madre de Tito Puente buscara 25 centavos en los bolsillos de su esposo cuando éste dormía para pagar las lecciones de timbal de su hijo.

Su paso por la orquesta Machito le sirvió de aprendizaje para luego formar la suya en 1947, unos años después de haber servido en la Marina estadounidense cuando la Segunda Guerra Mundial.

Desde ese entonces Puente se mantuvo activo en los escenarios neoyorquinos y alrededor del mundo convirtiéndose en un gran líder de orquesta, un músico con quien anhelaban grabar o tocar en vivo muchas de las grandes figuras de la época del bebop (un estilo del jazz) y luego de la salsa .

Tito Puente Jr. ha seguido los pasos de su padre para mantener vivo su legado musical.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

La Ciudad de Miami ha ordenado el uso obligatorio de mascarillas u otro tipo de protección facial en lugares públicos. Hialeah, Coral Gables y North Miami Beach adoptan medidas similares. Para Usted...

Es la única manera de evitar el aumento de los contagios
El uso de la mascarilla no tiene que ser obligatorio
Está bien usarla en mercados o centros de salud, pero no en la calle
Más que usar mascarilla, hay que controlar a los grupos de riesgo
ver resultados

Las Más Leídas