lunes 26  de  febrero 2024
CINE

Voces femeninas y protesta argentina en San Sebastián

Con 25 producciones, el cine del país sudamericano tiene una gran presencia en esta edición del Festival de Cine de San Sebastián

SAN SEBASTIÁN.- Las óperas primas de varias directoras marcaron la tercera jornada de cine en el Festival de San Sebastián, donde representantes de las producciones argentinas presentes en el certamen realizaron una protesta contra el candidato ultraderechista a las elecciones presidenciales, Javier Milei.

El actor Leonardo Sbaraglia o el director Santiago Mitre, arropados por el director del festival de la ciudad del norte de España, José Luis Rebordinos, posaron en las escaleras del Kursaal, la sede principal del evento, tras una bandera albiceleste con el lema "Cine argentino unido".

En un manifiesto difundido al mismo tiempo, los cineastas expresaron su "profunda preocupación por los dichos del candidato presidencial de un partido de ultraderecha que amenaza con el cierre del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales".

Con 25 producciones, el cine del país sudamericano tiene una gran presencia en esta edición del Festival, con dos películas dirigidas por directores argentinos en la Sección Oficial, además de copar buena parte de la sección Horizontes Latinos, dedicado al cine de la región.

Uno de los platos fuertes de este domingo es precisamente la proyección en esta categoría de "Blondi", la ópera prima de la conocida actriz y realizadora argentina Dolores Fonzi, que tras varias visitas como intérprete o miembro del jurado, regresa ahora a San Sebastián también como directora.

Fonzi, que fue una de las estrellas en la gala de inauguración del viernes, cuenta en su primer largometraje la historia de lo que parecen ser dos amigos cercanos que comparten gustos y aficiones, pero que en realidad son madre e hijo.

Debuts femeninos

El suyo no es el único debut femenino proyectado este domingo. En la Sección Oficial se proyectó la cinta animada "El sueño de la sultana", de Isabel Herguera.

El primer largometraje de esta artista visual española se presenta como "un cuento feminista" y narra el periplo entre dos mundos, España e India, de una joven creadora, alter ego de su directora, quien trabajó durante años como animadora en Los Ángeles.

La película lleva el título de un cuento de 1905 de la escritora bengalí Begum Rokeya Hossain, que describe un mundo gobernado por mujeres, y que sirve de hilo conductor al film de Herguera.

"La idea (...) surge en el mismo momento que me encontré con el libro, no habían pasado ni cinco segundos", explicó la directora, en rueda de prensa. "Nos dimos cuenta no solo que teníamos material para recrear el país de las mujeres de Rokeya en el libro, sino también ese viaje que estábamos haciendo nosotros en la India", agregó.

Además de ser una de las óperas primas de la sección oficial del certamen de San Sebastián (del 22 al 30 de septiembre), es la tercera animada, después de "Dispararon al pianista", de Fernando Trueba, y "El chico y la garza" ("Kimitachi wa Do ikiruka"), del maestro japonés Hayao Miyazaki, estas dos fuera de concurso.

El otro debut exhibido este domingo en competición por la Concha de Oro es "All Dirt Roads Taste of Salt", de la poetisa estadounidense Raven Jackson.

La historia trata de la vida de una mujer corriente en el sur de Estados Unidos, y es un film de largos silencios, muchos saltos en el tiempo y vocación esteticista.

Un poco de Hollywood

La tercera película a concurso de la jornada fue, sin embargo, "Ex-Husbands" ("Ex maridos"), segundo largometraje del realizador neoyorquino Noah Pritzker, que narra las crisis vitales que atraviesan las diferentes generaciones de hombres de una familia en plena deconstrucción.

La cinta, con gran parte de su acción ambientada en la mexicana Tulum, es además una de las pocas que trajo estrellas estadounidenses a San Sebastián en esta edición, a la que las huelgas en Hollywood le han restado brillo a las alfombras rojas. Entre estas, se encontraban Griffin Dunne, James Norton y Miles Heizer.

"No hubiéramos venido sin hablar con mi sindicato antes", explicó en rueda de prensa Dunne, que además de protagonizar la cinta participa en la producción. "Escribí directamente a SAG, les pedí permiso y ellos entendieron que esta película no tenía un distribuidor, había sido financiada de forma independiente y no interfería con las cuestiones capitales que están negociando", agregó.

El veterano intérprete deseó que la negociación llegue a buen puerto para actores y guionistas, enfrascados en una batalla con estudios y cadenas por los salarios y otras condiciones laborales, ya que las partes más débiles de la industria están sufriendo.

"Está siendo más duro para actores más jóvenes, que viven más de un proyecto a otro (...) Ojalá se resuelva pronto", agregó.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar