jueves 20  de  junio 2024
BELLEZA

Wanda Fernández: "Sentirse bella es tener salud mental"

Como explica la esteticista Wanda Fernández, sentirse bella es beneficioso para la salud mental, pues un cambio de imagen inspira a tener más seguridad
Diario las Américas | GRETHEL DELGADO
Por GRETHEL DELGADO

MIAMI.- Tras un procedimiento estético opera un proceso psicológico potente que realza la confianza y la seguridad en mujeres y hombres. Lograr ese cambio es el motor impulsor del trabajo de Wanda Fernández, esteticista certificada y especialista en microblading y pigmentación del cuero cabelludo. Al frente de su spa Beiamed, en Miami, esta joven empresaria dice que el momento más satisfactorio en su trabajo es cuando una clienta le dice “gracias”. Ya lo decía el escritor inglés Charles Reade: “La belleza es poder”.

Todo comenzó desde que era niña, en su natal Bayamón, Puerto Rico. “Desde chiquita miraba a mi vecina, por ejemplo, y yo sentía que tenía que maquillarla, hacerle un cambio. Y cuando llegaba su esposo, le decía: ‘mire a su esposa, qué cambio’. Las mujeres, por la cultura, eran más dependientes de los hombres. Yo veía el maltrato, cómo ellas estaban con el oficio del hogar y cuidando a los niños, y no tenían tiempo ni recursos para cambiar su imagen”, reveló Wanda a DIARIO LAS AMÉRICAS.

En la escuela secundaria decidió estudiar cosmetología. “Le dije a mi mamá: ‘me tienes que dar de baja de la escuela porque quiero estar en el mundo de la belleza’. Por poco le da un infarto”, confesó. “Averigüé en la Modern Academy, muy reconocida Puerto Rico, que si pasaba un examen ellos me aceptaban como estudiante. Así fue”, sumó.

Un día asistió como estudiante a un hogar para mujeres maltratadas donde se estaban haciendo cambios de imágenes. Allí conoció a un ejecutivo de Estée Lauder Companies que le ofreció trabajo. “Luego me ofrecen una posición como maquillista internacional en Miami. Así fue como llegué, con esa posición”, recordó Wanda, quien por entonces fue incluida por la revista Elle entre los 50 mejores maquillistas de EEUU.

Wanda Fernández - Cortesía
La cosmetóloga Wanda Fernández, dueña del spa Beiamed, en Miami.

La cosmetóloga Wanda Fernández, dueña del spa Beiamed, en Miami.

Su pasión por el maquillaje permanente le llevó a formarse en esa área. “En Miami no había muchas personas que ofrecieran maquillaje permanente. Tomé la decisión de independizarme y ahí tuve la idea de Beiamed, que nació en 2013”, explicó.

Beiamed, como su nombre lo indica, es ese lugar donde se encuentran la belleza y la medicina. Pero, sobre todas las cosas, es un sueño hecho realidad. Con más de diez años de trayectoria, en este spa todos los clientes son VIP, o muy importantes.

Este trato especial se nota desde el recibimiento con una mimosa y, literalmente, todos los mimos que ayudan a la persona a sentirse como en casa y relajada antes de un procedimiento.

“Ganarse la confianza del público que te viene a visitar es lo más importante, porque es tu rostro, debes tener confianza y sentirte cómoda”, subrayó la esteticista, que ha atendido en su spa a Ivy Queen, Yeilín ‘la más viral’, Michelle Lewin, Yarishna Ayala (la entrenadora de Karol G), entre otros.

Aquí se contemplan numerosos tratamientos, e incluso paquetes para combinar varios procedimientos no quirúrgicos que suelen coincidir en el proyecto de una nueva imagen. Hay tratamientos con láser, maquillaje semipermanente y permanente, rellenos para lograr balance facial, delineación de los pómulos, del contorno facial, corrección del aspecto de la nariz (como en una rinoplastia, pero sin cirugía), e incluso procedimientos para reducir la piel debajo del cuello, o papada. Los resultados son inmediatos y con pocas complicaciones en tanto no se trata de cirugía, sino de procedimientos poco invasivos aprobados por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU).

Hay que resaltar que también imparte clases para aquellos interesados en realizar estos procedimientos.

beiamed spa1.
Vista parcial del spa Beiamed.

Vista parcial del spa Beiamed.

Cumplir las expectativas con el “filter effect”

“Ofrecemos los filter packages, donde si la mujer se quiere hacer un efecto lifting en las cejas, para levantarse los ojos, se le hace la combinación del maquillaje permanente con ese estilo del foxy, que está de moda, y se le hacen también los hilos. Sin necesidad quirúrgica puedes crear ese look”, dijo Wanda sobre un proceso que incluye inyecciones del popular ácido hialurónico.

“Muchas personas usan los filtros en redes sociales para tener como una doble personalidad. Tengo chicas que me envían fotos como son y me dicen qué es lo que cambian con los filtros, y yo trabajo para acercarlas en la vida real a esos cambios que quieren lograr”, agregó.

Una parte es lo que vemos por fuera, un rostro equilibrado, labios voluminosos, pero por dentro opera un proceso psicológico potente que realza la confianza y la seguridad. Para Wanda este camino es muy gratificante porque en su consulta en Miami ella se pone como ejemplo a la hora de explicar a las mujeres cómo era antes y qué cambios ha logrado.

“Al final se convierten en familia porque no hay nada más bonito que sentirte segura de ti misma”, aseguró Wanda, quien disfruta los resultados positivos en “muchas mujeres que están pasando por el divorcio, que se sienten decaídas y luego parecen nuevas”.

La cosmetóloga siempre realiza una evaluación con su equipo médico para determinar los procedimientos necesarios. “Todos los consejos que se dan son personalizados, todos los rostros son diferentes. Estamos buscando el bienestar y que a esa persona le vaya bien desde la primera. Sentirse bella es tener salud mental, y también inspira a tener más seguridad en sus casas y en el trabajo. Le cambia la personalidad, habla, camina y actúa diferente”, constató.

Como admitió, considera que su trabajo es un proceso artístico: “Tienes que combinar los colores, moldear la nariz; es como esculpir, porque estás cambiando la forma de la cara, teniendo en cuenta la armonía y el balance”. Como admitió, considera que su trabajo es un proceso artístico: “Tienes que combinar los colores, moldear la nariz; es como esculpir, porque estás cambiando la forma de la cara, teniendo en cuenta la armonía y el balance”.

Pero llegar a convertirse en la reina de su propio spa no fue un camino de rosas. “Cuando estaba empezando no tenía el dinero para abrir mi propio negocio. Nadie me tomaba en serio, primero por mi edad, y luego porque los procedimientos que proponía no se conocían mucho. Tomó mucho sacrificio”, contó. Por eso sigue actualizándose y estudiando los últimos avances y prácticas. A quienes desean seguir su camino, aconseja “tener consistencia, la disciplina de ser constante y de que todos los días vas a tener la misma calidad de tiempo hacia tu negocio. Tienes que ser responsable. No puedes hacer las cosas por dinero, sino porque lo amas”.

¿Qué es para Wanda Fernández el sueño americano?

“La libertad de tomar la decisión en lo que tú quieres. Aquí en Estados Unidos no hay límites en lo que puedes lograr”. “La libertad de tomar la decisión en lo que tú quieres. Aquí en Estados Unidos no hay límites en lo que puedes lograr”.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar