BARCELONA.- El FC Barcelona goleó (4-0) este domingo al Sevilla en el cierre de la jornada 8 de LaLiga Santander, un triunfo en el Camp Nou que le alza a la segunda posición de la tabla ante un rival directo y le devuelve autoestima y poderío a base de golazos, gracias a los zarpazos del primer tiempo y al estreno de Leo Messi.

Pintaba de nuevo regular un partido del Barsa esta temporada, el más plano y casi aburrido de los últimos años, cuando en una avalancha de goles el vigente campeón de liga recuperó galones. El cuadro andaluz, que sumó 17 años ligueros sin ganar en el Camp Nou, perdonó tres claras ocasiones, con un De Jong que sufre el peor gafe de la competición, para verse después con el 3-0 al descanso.

Te puede interesar

Una maravilla de chilena de Luis Suárez, una larga posesión que terminó con gol de Arturo Vidal y una demostración de potencia y calidad de Dembélé, que le quitó el sitio a Griezmann en el once, destaparon las esencias azulgranas en menos de 10 minutos. Los goles antes que el juego pero a tiempo de espantar las dudas de este curso, aunque en casa son todo victorias.

En la reanudación siguió llegando el Sevilla, también perdonando, hasta que Messi vio puerta de falta directa con el Barsa más dominador sobre el césped. Los de Ernesto Valverde, que terminaron con nueve por las expulsiones de Araujo y Dembélé, suman 16 puntos tras ocho jornadas, por los 13 con los que se queda el cuadro andaluz, aprovechando el empate del Atlético poco antes para colocarse segundos a dos del líder Real Madrid.

Un Barsa en busca de fiabilidad e incluso identidad volvió a sufrir, con el turno para Arturo Vidal, tras su importancia en la remontada contra el Inter de Milán en Champions, y Dembélé, además de De Jong haciendo de Busquets. Los de Julen Lopetegui, quien volvía al escenario que le costó el puesto como entrenador del Madrid hace un año, apretaron y mucho en la presión.

FUENTE: Con información de Europa Press

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario