MADRID.- El Real Madrid batió este sábado por 4-2 al Granada CF en la octava jornada de LaLiga Santander, haciendo buena su condición de líder en solitario del campeonato y viviendo una cita casi tan irregular como en el anterior compromiso delante de su público, mitigando poco la desazón por el empate previo contra el Club Brujas en la Champions League.

Así, los pupilos de Zinédine Zidane defendieron con éxito su posición de honor en la tabla clasificatoria, ahora ocupándola con 18 puntos y dejando al conjunto nazarí con 14. Los rojiblancos, que ya acostumbraban a salir goleados del feudo madridista en sus últimas visitas, fallaron en momentos clave de concentración y echaron en falta mordiente arriba.

Te puede interesar

El conjunto merengue dominó el ritmo desde el principio y abrió el marcador mientras su adversario todavía se acoplaba sobre el césped del estadio Santiago Bernabéu. Ni dos minutos habían transcurrido del cronómetro cuando el ariete galo Karim Benzema puso el 1-0, remachando de cerca y por raso una fabulosa asistencia de Gareth Bale.

Embed

El extremo galés, en el pico derecho del área, efectuó un centro al segundo palo con el exterior de su bota izquierda; ahí apareció el '9' blanco para anotar el octavo gol de su cuenta particular frente al Granada, que para redondear su mal arranque tuvo que sustituir de inmediato a Ángel Montoro tras un mal apoyo en un balón dividido.

Los locales, cuyo tanto inicial corroboró el VAR por si había dudas en la posición de Benzema, se vieron espoleados y protagonizaron otras dos claras ocasiones en el primer cuarto de hora. Una llevó la firma de Dani Carvajal, habitual lateral derecho, pero que esta vez actuó en el costado zurdo por las numerosas bajas de Zidane para dicha demarcación.

El '2' madridista hizo una 'pared' con Benzema y galopó hasta plantarse delante de Rui Silva, aunque su disparo por abajo fue desviado por el guardameta rival a saque de esquina. Apenas un par de minutos más tarde, Fede Valverde realizó un cabezazo en un lance a balón parado y dio más trabajo al cancerbero portugués, el más destacado de los visitantes.

Replicó arriba su compañero Antonio Puertas, con un testarazo desviado y que al menos sirvió para echar el freno a un partido que se le estaba escapando a su equipo nada más empezar. No obstante, fue casi un espejismo, pues Alphonse Areola ni se inmutó en toda la primera mitad del encuentro.

Enfrente lo intentó luego Sergio Ramos, de falta directa en la frontal, quedándose cerca de marcar porque su tiro tocó en un oponente y descuadró a Rui Silva, habiéndose estirado ya hacia el otro lado. No pararon ahí los arreones merengues, ya que Carvajal de nuevo, y en posición de delantero centro, tuvo el segundo en sus botas después de una triangulación suya con el omnipresente Benzema y con Toni Kroos.

Enésima vez que Rui Silva apareció ahí al rescate de los suyos, mandando a córner ese disparo. Pero es que también se mantuvo atento a los múltiples balones en largo que buscaban la espalda de los centrales granadinistas, que no dieron abasto para agarrar en velocidad a los Benzema, Bale y compañía, al tiempo que Eden Hazard entraba en faena.

El mediapunta belga tardó en entrar en calor, pero azuzó a la defensa de un Granada que optó por replegarse hasta el descanso. Su única opción de seguir con vida era mantenerse a un gol de distancia cuando llegase el intermedio, pero el Real Madrid se encargó de truncar ese pequeño sueño en el tiempo añadido.

Benzema forzó una pérdida de balón contraria en la línea de tres cuartos, llegándole la pelota a un Hazard que, con algo de suerte, se sacó un tiro mordido que sirvió para anotar de vaselina. Entre un 'churro' y un golazo, el belga parecía disipar los fantasmas de la reciente mala noche del Brujas.

Embed

Para mayor inri, Luka Modric colocó el 3-0 al regresar de vestuarios. El centrocampista croata había partido en el banquillo, pero saltó al campo cerca del descanso, sustituyendo al lesionado Kroos. Esa modificación otorgó vigor al ataque local, aunque igualmente desequilibró las líneas defensivas. Poco importó eso en el minuto 61, cuando el '10' merengue hizo el tercero con un derechazo fuerte, lejano y a la escuadra.

Embed

Golazo, ahora sí, sin discusión. Pero de inmediato el Real Madrid se enredó en sí mismo, ejemplificado por un error de Areola controlando un balón relativamente fácil. El portero francés calculó mal y Carlos Fernández le arrebató el esférico, siendo objeto de falta y por tanto de penalti; éste fue aprovechado por el venezolano Darwin Machís, con aplomo para recortar diferencias.

Embed

Los nervios del conjunto de Zidane volvieron instantáneamente, con Raphael Varane despejando de cabeza otro testarazo de Germán, como preludio de un córner que acabó en el 3-2. Su autor fue Domingos Duarte, muy atento en el segundo poste a la 'peinada' de cualquier compañero en el primer palo. La estrategia del técnico Diego Martínez dio sus frutos y provocaba un desenlace de infarto en un soleado día que al comienzo era plácido.

Embed

El guardaespaldas de siempre esta temporada en el Real Madrid, Benzema, tuvo en sus botas el 4-2 y la tranquilidad; sin embargo, el disparo del francés a pase de Álvaro Odriozola fue repelido por Rui Silva. Al contragolpe, con el Granada muy arriba y descosido por la urgencia de buscar el empate, sentenció James Rodríguez en una jugada similar en su origen por la derecha, remachando la diana del alivio.

Embed
FUENTE: Con información de Europa Press

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario