MADRID.- El Real Madrid se agarró a Karim Benzema para agarrar aire y regatear las críticas a la mala pretemporada en su amistoso frente al Fenerbahçe (5-3), un alocado partido que permite a los merengues estrenar su casillero de victorias y ganar en confianza tras la derrota ante el Atlético de Madrid en Estados Unidos, muy difícil de olvidar.

El equipo de Zidane por fin respiró, a la quinta, en Alemania y en el envite por el tercer puesto de la Audi Cup. Su rival no fue el mejor termómetro, pero resultó más que suficiente para restablecer las ilusiones antes de afrontar el mes de agosto. O quizá, un oasis que siga nublando el futuro del conjunto blanco a dos semanas de empezar la Liga. Sólo el tiempo lo dirá.

Te puede interesar

El partido arrancó con desajustes y más síntomas de preocupación para los blancos. El cuadro turco se adelantó con un disparo por bajo que sorprendió a Keylor Navas, el mejor ante el Tottenham en la primera semifinal del torneo. El "tico" no estuvo tan fino como el martes en la pelea que mantiene con Courtois para hacerse con la titularidad. Garry Rodrigues puso su firma al 0-1 a los cinco minutos.

Embed

Ahí florecieron las dudas de un Real Madrid que apenas ha cambiado la estructura que le hizo sufrir hace sólo unos meses. El mismo equipo, con más salidas que entradas, será el que comience la temporada. En ese momento el Fenerbahçe olió sangre y quiso pinchar a su rival. Varane tuvo que sacar bajo palos un remate a bocajarro del ariete otomano y Marcelo volvió a sufrir en cada cobertura.

En ataque, sin noticias de Hazard, sólo apareció Benzema, secundado en algunas ocasiones por Vinicius, pero con más atrevimiento que otra cosa. De sus botas nació el empate. El brasileño asistió al "9", controló y ajustó con el interior al palo largo. El tanto tranquilizó al Madrid y provocó que Zidane cerrase el puño en señal de satisfacción y rabia.

Benzema fue también el protagonista de la remontada con un cabezazo sensacional en el corazón del área. A la media hora, el Real Madrid ya mandaba en el marcador conteniendo a su rival. El Fenerbahçe, que acabó séptimo en su liga la temporada pasada, volvió a meterse en el partido con algo de fortuna. Dirar tiró desde un costado golpeando a Odriozola. La trayectoria cambió por completo y el gol puso el 2-2 antes del descanso.

Embed

Benzema logra un "hat-trick"

En la segunda parte, el equipo de Zidane mejoró en intensidad y apretó un poco más en la salida del balón del equipo dirigido por Ersun Yanal. Benzema, otra vez, marcó el tercero de la tarde con un testarazo inapelable. Esta ocasión fue asistido por un Lucas Vázquez que ganó enteros con el rival mermado por el cansancio.

Ahí se soltó la melena el Real Madrid, espoleado por un gran Mariano, de lo mejor en el acto final con cinco ocasiones de gol. El delantero canterano, que tendrá muy difícil quedarse en la plantilla, demostró su hambre con un gol y otras intervenciones de mérito. Zidane parece que no quiere darle muchos minutos y está decidido a desprenderse de él.

Pero antes de que llegara el gol de Mariano hubo otro de Nacho, que también mejoró sus prestaciones tras la aciga gira americana. El alcalaíno aprovechó un rechace -con instinto de killer- para hacer bueno un rechace del meta visitante a disparo de Mariano. El gol asentó la remontada y sirvió como punto de inflexión. Nacho también sacó su rabia.

De esta forma, el Real Madrid cerró su breve estancia en tierras muniquesas con cinco goles y un maquillaje integral con efecto reparador. La victoria calma las aguas, tranquiliza a la grada y permite vislumbrar el futuro con más seguridad. El siguiente test del equipo de Zidane será en Austria, el miércoles 7 de agosto, frente al Red Bull Salzburgo.

FUENTE: Con información de Europa Press

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuestiona Ud. la actuación policial tras el robo a una joyería en Coral Gables y donde murió un chofer de UPS, rehén de los dos atracadores?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas