Tanto nadar para morir a la orilla… Esa es la historia de todos los equipos que caen en la Serie Mundial. Alguien tiene que ganar y alguien tiene que perder.

Este año le tocó la amargura a los Rays de Tampa Bay, pero también su temporada termina en medio de una decisión polémica y muy cuestionada al mánager Kevin Cash.

Te puede interesar

Con los Rays ganando por 1-0 y un Blake Snell lanzando de forma impecable al ponchar a nueve Dodgers y ceder apenas dos hits en cinco entradas y dos tercios, Cash optó por relevarlo luego de 73 lanzamientos en el sexto inning después que permitió un imparable a Austin Barnes.

En cuestión de segundos las redes sociales se encendieron y en mi caso sentí un calentón apoderarse de mi cuerpo, de pies a cabeza. ¡No puede ser! No tengo una bola de cristal, pero ya estaba resignándome a ver un séptimo encuentro porque Snell estaba como decimos ‘en la zona’ y frustrando a los bateadores de los Dodgers.

El disgusto de Snell era evidente con la decisión de Cash. No necesitabas saber como leer labios para descifrar la palabra impublicable que soltó Snell. Movía la cabeza de lado a lado sin entender la movida al igual que seguramente millones de personas viendo el partido en sus hogares.

https://twitter.com/MLBONFOX/status/1321275997757595651

Entró Nick Anderson, uno de los mejores relevistas de los Rays, e inmediatamente la decisión se convirtió en una pesadilla, y cuando terminó la entrada la ventaja de 1-0 se transformó en una desventaja de 2-1. Ahí fue la clave del partido.

Okay, así es el béisbol. Si la decisión de Cash le salía bien pues es un genio, pero le salió mal. Punto. Ahora le toca cargar con esa decisión sobre sus hombros durante todo el invierno. Habrán noches que se desvele y pensará en ello. Habrán personas en el supermercado, el cine o un restaurante que le brindarán palabras de aliento, pero el recuerdo estará ahí.

Sé que los Rays seguirán tomando decisiones como si estuvieran oprimiendo botones en una computadora basándose en la cibermetría, pero el martes sencillamente se equivocaron en el peor momento.

Algunos dirán que es muy fácil sentarme detrás de mi laptop y criticar la movida, pero la realidad es que el béisbol está perdiendo su esencia con todas estas estrategias basadas en numeritos y la tecnología.

Snell estaba lanzando el juego de su vida en un momento crucial para los Rays y Cash lo echó a perder porque se le olvidó ser un dirigente de béisbol. Optó por una estrategia dictada por la cibermetría y no por la lógica del béisbol.

Después del juego, Cash explicó que la decisión de remover a Snell se tomó porque con Mookie Betts en turno significaba que la alineación estaría viendo por tercera ocasión a su pitcher. Ahora mira estos numeritos por aquello de pasarme de “cibermétrico”: Betts, Corey Seager y Justin Turner -los siguientes tres bateadores que enfrentarían a Snell- se fueron de 6-0 y seis ponches contra el as zurdo.

(Antes de leer los siguientes comentarios posjuego de Cash y Snell, imagínese que estás escuchando la “Marcha Fúnebre” de Chopin).

“Respeto y entiendo totalmente las preguntas que vienen con esto”, indicó Cash al ser cuestionado sobre la movida. “Blake nos dio todas las oportunidades para ganar. Fue sobresaliente. No son decisiones fáciles … No quería que Mookie o Seager vieran a Blake por tercera vez. No hay un plan fijo. Por mucho que la gente piense, no hay un plan fijo”.

Me encanta esta parte: “No quería que Mookie o Seager vieran a Blake por tercera vez”. ¿Sabes algo Cash? Apúntalo ni Mookie ni Seager ni el resto de los Dodgers ni el mánager Dave Roberts ni los fanáticos de Los Ángeles querían ver a Snell por tercera vez. Y Cash los complació. Es más que la gerencia angelina le envié un anillo o una porción de la tajada ganadora porque se la merece.

(Ahora sigue imaginando que estás escuchando la “Marcha Fúnebre” de Chopin).

Snell dijo que “definitivamente estoy decepcionado y molesto. Solo quiero la pelota. Me sentí bien. Hice todo lo que pude para demostrar mi caso y luego que lo perdiéramos es una mier... Quiero ganar, y quiero ganar la Serie Mundial, y para nosotros perderlo es una mier...".

“No voy a cuestionarlo. Es un gran mánager, así que no voy a cuestionarlo, y solo puedo esperar lo que voy a lograr esta temporada muerta, pero nos quedamos cortos y lo único en que puedo concentrarme es en lo que puedo mejorar el próximo año”, agregó.

Un gran toallazo de Snell a su mánager. No tienes que “cuestionarlo” ya que todo el mundo está haciéndolo por ti.

La realidad es que la cibermetría llegó para quedarse en el béisbol. Entiendo que el deporte está evolucionando, pero tampoco puede perderse de perspectiva lo que es el JUEGO DE BÉISBOL. ¿Qué es lo próximo? ¿Tendremos un genio de 20 años de Harvard o Princeton dirigiendo con una corbata y un Ipad en el dugout?

ME ALEGRO que los Rays perdieron. Quizás todavía hay alguna esperanza de que no se haya perdido para siempre el deporte que crecí jugando en la calle, y viendo por televisión y en los estadios donde los numeritos que contaban eran los tradicionales no todo esta “locura estadística” que le quita sabor y emoción al béisbol.

Click aquí para acceder a más contenidos de UNANIMO Deportes

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas