BARCELONA.- El Barcelona venció este domingo 1-0 al Atlético de Madrid en un partido decisivo de la Liga española de fútbol gracias a un gol de Lionel Messi con un magistral lanzamiento de falta que decidió un choque falto de ocasiones y vibración.

El duelo, correspondiente a la visegimoséptima jornada del torneo español, sirvió para que el Barcelona aumentara a ocho puntos su diferencia respecto al Atlético de Madrid al frente de la clasificación gracias al gol 600 de Messi en su carrera como profesional.

Embed

El partido nació con la posibilidad del Atlético de poder situarse a dos puntos del Barcelona, pero tiró una hora de partido antes de intentar ir decididamente a por el contrario. El Barcelona, tan pragmático como suele, se impuso simplemente con Messi y con defensa.

La primera parte ya fue la esperada de los dos equipos que menos goles reciben en España. Salió un choque trabado, sin ritmo y, sobre todo, con poco interés por las áreas. Especialmente por parte del lado rojiblanco, que en todo el encuentro no probó ni una sola vez al arquero alemán Marc-André Ter Stegen.

El Barcelona vivió muy cómodo durante los primeros 45 minutos. No arriesgó nada y se encomendó en ataque a la inmensa clase de Messi. Una fórmula muy simple que le está dando enormes réditos esta temporada.

Realmente, y más allá de los kilómetros recorridos por los jugadores, lo único destacable de la primera mitad fue el gol azulgrana. Las pizarras más intransigentes se suelen romper por un error individual o por la aparición del talento individual. O las dos cosas, como ocurrió a los 26 minutos.

Sucedió que Thomas hizo una falta completamente innecesaria y Messi lanzó magistralmente para alojar el balón en el arco de un Jan Oblak que se tiró muy tarde. Y no ocurrió nada más hasta el intermedio porque pareció que ambos equipos hubieran firmado un pacto de no agresión. Un partido muy decepcionante para los espectadores más neutrales. Lo peor para el Barcelona fue la lesión muscular de Andrés Iniesta, que estará varias semanas de baja.

Embed

La segunda parte mostró a un Atlético más ambicioso y así lo ratificó el técnico rojiblanco, Diego Simeone, al poner a Ángel Correa por Sime Vrsaljko. Sin embargo, su propuesta no se traduciría en ocasiones de peligro. La defensa del Barcelona se impuso claramente a los atacantes rojiblancos.

El Barcelona eligió replegarse. Lejos de manejar los partidos con la autoridad de antaño, ahora suele resolver muchos encuentros por su rocosidad. Hasta Messi y Coutinho se esforzaron en tareas defensivas.

Los minutos se fueron marchando con la sensación de que el Barcelona no sufriría por más hombres que acumulara el Atlético cerca del área azulgrana. Con Antoine Griezmann desconectado, el equipo de Simeone nunca encontró la forma de romper el muro azulgrana y el resto, el gol del triunfo, fue asunto de Messi.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas