jueves 1  de  diciembre 2022
Baloncesto

NBA suspende a dueño de los Suns de Phoenix por racismo

Robert Sarver, dueño de los Suns de Phoenix estará suspendido por un año de la NBA por acusaciones de racismo y misoginia

14 de septiembre de 2022 - 11:44

NUEVA YORK-. La NBA suspendió al propietario de los Suns de Phoenix, Robert Sarver, por un año y lo multó con $10 millones, luego de una investigación por acusaciones de racismo y misoginia, dijo la liga el martes.

Al anunciar el castigo, la liga dijo que la investigación independiente encontró que Sarver "participó en una conducta que claramente violó los estándares comunes del lugar de trabajo, como se refleja en las reglas y políticas del equipo y de la liga".

"Esta conducta incluyó el uso de lenguaje racialmente insensible; trato desigual de las empleadas; declaraciones y conductas relacionadas con el sexo; y trato severo de las empleadas que en ocasiones constituía intimidación", añadió en una declaración.

La NBA encargó la investigación independiente de Sarver, luego de que ESPN publicara un artículo en noviembre de 2021 citando a más de 70 empleados de los Suns que alegaron que el empresario usó repetidamente un lenguaje racialmente insensible y se involucró en un comportamiento misógino e inapropiado.

Sarver también es propietario de Phoenix Mercury de la WNBA (básquetbol femenino).

Sarver se disculpa

"Un buen liderazgo requiere responsabilidad", dijo Sarver en un comunicado publicado el martes a través de los Suns.

"Para las organizaciones Suns y Mercury, eso comienza conmigo. Si bien no estoy de acuerdo con algunos de los detalles del informe de la NBA, me gustaría disculparme por mis palabras y acciones que ofendieron a nuestros empleados", señala la misiva de Sarver.

"Asumo toda la responsabilidad por lo que he hecho. Lamento causar este dolor y estos errores, y estos errores de juicio no son coherentes con mi filosofía personal o En el juicio no son consistentes con mi filosofía personal ni con mis valores", aseveró.

La NBA dijo que la multa de 10 millones de dólares es el máximo permitido por la constitución y los estatutos de la liga y será donada "a organizaciones que se comprometan a abordar cuestiones de raza y género dentro y fuera del lugar de trabajo".

Pero Sarver escapó del destino del expropietario de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, quien en 2014 fue expulsado de por vida de la NBA después de que lo grabaran usando lenguaje racista en una conversación privada. Posteriormente, la liga obligó a vender el equipo a nuevos propietarios.

La NBA dijo que la investigación incluyó entrevistas con 320 personas, incluidos empleados actuales y anteriores de los Suns, así como el propio Sarver.

También se examinaron más de 80.000 documentos y otros materiales, incluidos correos electrónicos, mensajes de texto y videos, y la liga dijo que Sarver y los clubes cooperaron plenamente con el proceso.

La investigación encontró que Sarver "participó en instancias de conducta injusta hacia las empleadas, hizo comentarios relacionados con el sexo en el lugar de trabajo, hizo comentarios inapropiados sobre la apariencia física de las empleadas y otras mujeres, y en varias ocasiones tuvo una conducta física inapropiada hacia los empleados".

En un caso citado en el informe, Sarver le dijo a una empleada embarazada que no podría hacer su trabajo al convertirse en madre porque estaría "amamantando" y un bebé "necesita a su madre, no a su padre".

La investigación también confirmó casos de mala conducta en el lugar de trabajo por parte de otros empleados de Suns y "la falta de políticas y controles organizacionales adecuados".

Múltiples testigos dijeron a los investigadores que el comportamiento agresivo de Sarver a menudo parecía tener la intención "únicamente de provocar una reacción de los empleados, para avergonzarlos o afirmar su dominio sobre ellos", dijeron los investigadores en su informe.

Sin embargo, agregaron que la investigación "no concluye que la conducta de Sarver haya estado motivada por animosidad racial o de género".

El comisionado de la NBA, Adam Silver, dijo en un comunicado que encontró los hallazgos "preocupantes y decepcionantes". Pero la liga señaló que la mayoría de los empleados implicados en mala conducta ya no son empleados de los Suns.

La suspensión de Sarver significa que no estará presente en ninguna instalación de equipo de la NBA o la WNBA, incluidas oficinas, estadios o instalaciones de práctica.

Tampoco podrá asistir ni participar en ningún evento o actividad de la NBA o la WNBA, incluidos juegos, prácticas o actividades de socios comerciales, ni puede participar en las actividades de baloncesto de los clubes.

La liga también ordenó a Sarver que complete un programa de capacitación "centrado en el respeto y la conducta apropiada en el lugar de trabajo".

FUENTE: AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

DESCARGÁ LA APP

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar