miércoles 10  de  julio 2024
ENGAñOS

Casi la mitad de los empleos que se publican en internet son falsos

Las víctimas de este tipo de fraude exigen que estas trampas de la competencia empresarial y de estafadores deben sancionarse con severidad por la ley

Por Leonardo Morales

MIAMI- El desarrollo de internet y ahora el uso de la inteligencia artificial ha traído innegables ventajas, pero también un sinfín de desaciertos, y en especial muchos peligros y estafas.

En los últimos años, luego de la pandemia de COVID-19, se han agudizado los robos y engaños a personas de la tercera edad. Tampoco están exentos los jóvenes y otros adultos necesitados de servicios, préstamos, ayudas legales, obtención de documentos y sobre todo de un buen empleo que sea suficiente para cubrir el alto costo de vida actual en Estados Unidos, después de más de tres años la peor inflación en casi cinco décadas.

Hace menos de 20 años, el aspirante a una posición laboral realizaba su aplicación de manera presencial y en el mismo lugar, luego lo llamaban o no a una entrevista, y en el momento o días después recibía la respuesta por correo postal o vía telefónica. Ya esos tiempos de certidumbre parecen haber terminado definitivamente, salvo escasas excepciones.

Hoy esto se ha convertido en un gran negocio e importante fuente de estafas, entre otras cosas, por parte de agencias, empresas y entidades y organizaciones que reciben fondos del gobierno.

El gran negocio

Decenas de miles de empresas se han sumado a este negocio en los últimos tres años, en los que logran subvenciones de los gobiernos estatales y federal para supuestamente ayudar a las personas a encontrar un empleo. Y lo hacen, pero en la mayoría de los casos exageran las cifras de asistencias y servicios para mantener o aumentar sus dividendos a costa del dinero de los contribuyentes.

Casi la mitad de las ofertas de empleo en internet (online) en EEUU son falsas.

¿Por qué ocurre esto?

La crisis actual de vacantes falsas exige que las entidades gubernamentales incrementen el control y la supervisión sobre qué hacen realmente estas agencias que llaman a cientos de personas para dar la imagen de un servicio esmerado a los desempleados, les prometen que los llaman y sólo un tercio de los aspirantes terminan con un empleo.

Otras empresas lo hacen para dar una imagen de crecimiento económico irreal y mantener con esperanzas de mejoramiento a los empleados en plantilla. De esta forma también evitan la salida masiva de trabajadores hacia otros sectores de la competencia.

En el 2022 en EEUU la cifra de plazas vacantes de trabajo llegó a los 11,9 millones, el mayor registro en la historia del país. Esto incrementó, entre otras causas, el éxodo de empleados en busca de mejores ofertas de salario y beneficios, un fenómeno que los dueños de negocios intentan evitar a toda costa; de ahí los incrementos salariales vistos en años recientes en diferentes sectores de la economía.

Además de lo anterior, surgen empresas fantasma que cobran durante un tiempo subsidios estatales y federales hasta que son denunciadas y llevadas a Corte por fraude federal. Son las que más rápido caen en manos de la Justicia, con excepciones de las que logran evadir la ley a veces durante varios años.

El negocio del engaño de puestos vacantes funciona ahora en medio de una brutal competencia y con ribetes de cierta similitud respecto a los robos al Medicare y al Medicaid por parte de dueños inescrupulosos de clínicas de salud, centros terapéuticos y de diferentes servicios del sector.

Las alarmas

En estos momentos, el asunto es de tal magnitud que ha llamado la atención de las agencias reguladoras federales y de defensa al consumidor.

Los profesionales de contratación y las víctimas de las “publicaciones fantasma” indican que la práctica perjudica a todos, incluidas las empresas que las crean.

Según una investigación, las empresas utilizan ofertas de trabajo falsas en línea para proyectar una imagen de crecimiento, mantener motivados a los empleados existentes y cultivar un grupo de posibles futuros candidatos sin intención de contratar. También favorece el atractivo de inversionistas que a su vez le dan mayor valor bursátil al comprar acciones.

La modalidad de engaño representa el 43% de las ofertas de trabajo en línea en múltiples industrias.

Una investigación de Clarify Capital realizada con más de 1.000 gerentes de contratación un tercio de los profesionales afirmó que utilizaba publicaciones fantasma para aplacar a los empleados con exceso de contenido laboral por causa de la reducción de costos en mano de obra.

En promedio, un solicitante de empleo puede tardar hasta ocho semanas en recibir una oferta, después de enviar una solicitud por internet, de acuerdo con el sitio de ofertas de empleo Indeed.

El proceso regularmente incluye la adaptación del currículum, solicitudes extensas y múltiples rondas de entrevistas, lo que significa que los solicitantes pierden decenas de horas tratando de ser contratados por empresas que en realidad no buscan a nadie.

La frustración

Esta nueva manera de timo ha generado una enorme frustración entre millones de estadounidenses que buscan empleos o intentan mejorar su estatus de vida. Nadie les da una explicación y siguen en un limbo hasta que la suerte les acompaña o un amigo les recomienda de forma directa y personal en alguna empresa interesada en emplear.

El 55% de los estadounidenses dice que que está "completamente agotado y decepcionado" por la búsqueda de empleo, revela un informe de la empresa de personal Insight Global.

También la mayoría de los profesionales de contratación afirman que las publicaciones fantasma perjudican a las empresas que verdaderamente buscan nuevos talentos.

Muchos profesionales de contratación opinan que las publicaciones fantasma perjudican a las empresas que en realidad buscan nuevos talentos.

“Las ofertas de trabajo falsas dañan las empresas que intentan de manera legítima contratar a personas”, dijo a The Epoch Times Ben Lamarche, gerente general de Lock Search Group.

"Estas bolsas de trabajo no sólo abarrotan y dificultan que los candidatos encuentren y se postulen a puestos vacantes genuinos, sino que también causan frustración y desconfianza entre los candidatos".

Lamarche ha sido testigo del aumento de puestos de trabajo falsos. Un exreclutador amigo suyo confesó haber publicado "trabajos fantasma" para impresionar a los clientes y mejorar sus métricas de desempeño. Lamarche notó que el reclutador no parecía preocupado por la calidad o el nivel de interés de los candidatos, sólo buscaba información de contacto.

Aspirantes engañados

Las empresas de tecnología, los reclutadores y las agencias de empleo se encuentran entre los mayores promotores de publicaciones falsas de empleos, señala Stephen Greet, director ejecutivo de BeamJobs.

“Con la rapidez con la que avanza la industria, es clave mantener un grupo de candidatos potenciales listos para comenzar. De esa manera, si surge un nuevo proyecto o alguien se marcha, tienen personas calificadas disponibles”, dice Greet.

Las víctimas, por su parte, exigen que este tipo de trampas de la competencia deben sancionarse con severidad por la ley; sería la única forma de exterminar estas prácticas fraudulentas o al menos reducirlas al mínimo para beneficio del mercado laboral estadounidense y la confianza de quienes desean y necesitan trabajar.

El otro método utilizado por gerentes de contratación es que mantienen durante muchos meses después la publicación de la plaza vacante que ya ha sido cubierta, explica Conor Hughes, consultor de recursos humanos.

El objetivo es "únicamente dar la apariencia de que esas empresas contratan y crecen de manera continua".

Hughes alerta que los listados de empleo falsos no se limitan a los grandes sitios web de búsqueda de empleo, sino también a medianos y pequeños negocios, que mantienen las mismas ofertas de trabajo publicadas durante casi un año sin planes de entrevistar a nadie.

A pesar de que según la administración Biden el desempleo se encuentra por debajo del 4%, cada vez se hace más difícil encontrar un trabajo real en internet y obtener el puesto deseado de trabajo a pesar de cumplir con todos los requisitos, cuando más del 90% de las empresas hoy exigen que las aplicaciones y la búsqueda sea únicamente online.

Cientos de miles de personas se encuentran atrapados cada año en esta enorme encrucijada y espera indefinida, sin que haya acciones efectivas de las autoridades federales respecto al fraude de las vacantes falsas.

[email protected]

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar